Lunes, 19 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Cultura

El INAH Jalisco trabaja para abrir más zonas arqueológicas al público

Buscarán sumar a Teocaltitán, El Grillo y Santa Quiteria

Por: El Informador

Guachimontones. Esta zona arqueológica se ubica en el municipio de Teuchitlán. EL INFORMADOR/A. Camacho

Guachimontones. Esta zona arqueológica se ubica en el municipio de Teuchitlán. EL INFORMADOR/A. Camacho

La pandemia no ha detenido las labores del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Jalisco, así lo comparte en entrevista la directora de esta dependencia, Alicia García Vázquez, quien platicó sobre los proyectos que actualmente están en marcha. En particular se refirió a las zonas arqueológicas.

Señaló que las únicas zonas abiertas al público en Jalisco son: Guachimontones - municipio de Teuchitlán- y el Parque Arqueológico El Ixtépete —municipio de Zapopan—, y están trabajando para abrir más.

Sobre Guachimontones (que opera la Secretaría de Cultura de Jalisco y actualmente está cerrado por la pandemia), García comentó: “Mandamos todas las recomendaciones para la reapertura del sitio arqueológico. Ellos serán quienes definan el día de la apertura. Hace poco mandé un oficio preguntando cuándo piensan abrir esta zona… Todavía no tenemos respuesta”.

El caso del Ixtépete es particular, pues propiamente nunca ha estado cerrado al público: “Es un espacio abierto porque es un lugar de paso para las colonias aledañas, pero necesita mucho trabajo de intervención. Es un sitio que constantemente se ve afectado por la inseguridad. El trabajo que hemos hecho para restaurar la estructura principal no dura mucho, al siguiente día lo destrozan. Pero ya trabajamos un proyecto con el ayuntamiento Zapopan y con los ejidatarios para recuperar el espacio”. 

Añadió que los trabajos en El Ixtépete también enfrentan el problema de que algunos terrenos son propiedad de los ejidatarios, “ahorita estamos trabajando para que los den en comodato y que tengan participación en el proyecto. Estamos en etapa de realizar el proyecto para que lo voten los ejidatarios en asamblea. Si no lo dan en comodato difícilmente se puede trabajar en ese espacio, pues para realizar los proyectos se pide que los terrenos sean públicos”.  

Un caso similar, con mayor problemática, es la zona arqueológica de El Grillo —en Zapopan—: “Tiene estructuras maravillosas, es un sitio excelente. Ahora que están los universitarios en ese espacio sería increíble recobrarlo, pero hay problemas legales, denuncias en el juzgado. Cuando yo entré había ocho personas afirmando que eran dueños de ese espacio. Investigamos y son solo cinco, pero hemos tenido muchos problemas para llegar a un acuerdo y para abrir la zona e investigarla. Es un trabajo de gestión”.

El origen de los recursos 

Alicia García explicó que mientras los propietarios intervienen muchas veces con el comodato de las tierras, el Estado es quien participa con los recursos financieros: “Las zonas arqueológicas se abren cuando a los Estados o a los particulares les interesa; mientras que la participación del INAH se centra en proporcionar los recursos humanos: ponemos a todos los investigadores. A veces no se ve eso cuando dicen ‘El INAH no va a poner recurso’. El recurso humano es muy caro. El INAH pone todos los investigadores y los estudios que hacen falta. Por ejemplo, hace poco hicimos los estudios de resonancia, son muy caros. El recurso es muy caro, ahí se necesita participación del Estado. Por ejemplo, hace algunos años Guanajuato quiso abrir algunas zonas arqueológicas, porque no tenían ninguna abierta. El Estado dio el recurso y se abrieron cuatro en menos de 10 años. Eso es asombroso. En Jalisco tenemos buenas zonas arqueológicas, pero hace falta el recurso económico para trabajarse”.

Trabajan en dos zonas más 

Alicia recalcó que las zonas arqueológicas a cargo del INAH, también se logran abrir gracias al trabajo en conjunto entre instancias estatales y la iniciativa privada, como ocurre en el sitio arqueológico Santa Quiteria -en el municipio de El Arenal -.

Sobre este sitio resaltó la disposición que tienen de los empresarios de la zona agavera: “Están muy interesados en que trabajemos esa zona, y dependiendo de los recursos se podría abrir dentro de seis u ocho años”. 

Otro sitio es el de Teocaltitán —municipio de Jalostotitlán—: “Este sitio lo hemos trabajado poco a poco, nos ha costado mucho conseguir los recursos. Este año tuvimos que suspender las actividades, pero esperamos retomarlo en 2021. Estaríamos a cuatro años de abrirlo al público, si contamos con el recurso (3.5 millones de pesos al año). Es una zona muy bonita”.

De museos y otros proyectos

Además de las zonas arqueológicas y sus gestiones, el INAH tienen cuatro museos cerrados en los que trabaja: “Este año una de las metas era reabrir con exposiciones nuevas. No fue posible, pero en 2021 vamos a abrir los cuatro museos ubicados en Lagos de Moreno, Teocaltiche, Ciudad Guzmán y Puerto Vallarta”.  

El INAH en Jalisco también trabaja en proyectos de investigación, como uno que contempla a la comunidad Wixárika y sus lugares sagrados. Igualmente, buscan resaltar el Camino Real de Tierra Adentro, que va del centro del país hasta Texas y pasa por Jalisco en 100 kilómetros (Lagos de Moreno y Ojuelos), cuya declaratoria como patrimonio mundial cumplió diez años: “Históricamente tiene una gran relevancia, es importantísimo a nivel nacional”, finalizó.

PARA SABER

  • En Zapopan se encuentran siete zonas arqueológicas: El Grillo, La Coronilla, Tesistán, El Ixtépete, El Tizate-Los Cerritos, Los Padres y Santa Ana Tepetitlán.
  • El Ayuntamiento de Zapopan adquirió en el año 2000 nueve y media hectáreas de las 13, en donde se ubica El Ixtépete.
  • El Grillo fue delimitado por el INAH el 24 de marzo de 1977. Tiene como punto de referencia el cruce de Periférico y General Juan Domínguez. Cuenta con la clasificación como un polígono de protección al patrimonio histórico, por lo que su aprovechamiento inmobiliario está restringido.
  • En Jalisco existen mil 645 sitios históricos prehispánicos.

Temas

Lee También