Domingo, 31 de Mayo 2020

Crea historias atípicas

La dinámica se basa en la creatividad para la expresión oral, aunque también puedes aplicar el formato escrito

Por: El Informador

HOGAR. Acompaña el juego con un rico café o tu bebida favorita para disfrutar al máximo la creación de nuevas historias, de esta forma, los días en casa se pasarán volando junto a tu imaginación. ESPECIAL

HOGAR. Acompaña el juego con un rico café o tu bebida favorita para disfrutar al máximo la creación de nuevas historias, de esta forma, los días en casa se pasarán volando junto a tu imaginación. ESPECIAL

La imaginación puede ser tu mejor aliada durante esta temporada de resguardarse en el hogar, puesto que es una herramienta que sirve bastante bien para el entretenimiento cotidiano. Y el extra, es que para usarla, no requieres de materiales especiales ni de ningún objeto que no se encuentre ya en tu casa. 

Para divertirte un rato con tu creatividad, te proponemos el juego “Relaciones atípicas” —creado por Teresa Orozco, profesora e investigadora de la Universidad de Guadalajara—. La dinámica se basa en la creatividad para la expresión oral, aunque también puedes aplicar el formato escrito si te encuentras solo o deseas jugar sin nadie más. 

Para arrancar a jugar y crear, lo primero que deberás hacer es emparejar dos palabras que no tengan relación entre sí, ese será tu deber: Buscar el vínculo. Por ejemplo, perro y pata están enlazados lógicamente; sin embargo perro y berenjena no. Así que estas pueden ser tus dos palabras a relacionar con un poco de inventiva. 

Si deseas facilitar esta parte del juego o hacerlo más dinámico para los niños, cada participante de la actividad puede escribir palabras en papelitos: Alguien  se puede encargar de escribir sustantivos de objetos inanimados, mientras que el otro puede escribir nombres de animales. Al final, todos echarán sus palabras en un bote. Así, cuando sea el turno de un jugador, éste tomará un par de papelitos para arrancar con la creación de una relación entre las dos palabras que le tocaron al azar. 

Una vez que el participante crea la relación entre las palabras que por lógica no tienen ningún vínculo, cuenta una historia a partir de este enlace. Con el ejemplo pasado, el niño que juega puede unir las palabras perro y berenjenas con la historia de un perro que solo come berenjenas, y de ahí partir a toda una historia narrativa. 

JL
 

Temas

Lee También