Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Mayo 2019

Conoce a la hija favorita de Moctezuma

El escritor Eugenio Aguirre lanza la edición conmemorativa de la novela histórica “Isabel Moctezuma”, con motivo de los 500 años de la Conquista de México

Por: Ruth Romero

Conoce a la hija favorita de Moctezuma

Conoce a la hija favorita de Moctezuma

A 500 años de la Conquista de México, Eugenio Aguirre lanza la edición conmemorativa de “Isabel Moctezuma” (bajo editorial Planeta), novela histórica que narra la vida de la hija predilecta del tlatoani en turno a la llegada de los españoles a Tenochtitlán. Al seguir los pasos de la princesa, el lector se adentra al mundo azteca más allá de los conflictos bélicos de la época y conoce la vida cotidiana así como el lado femenino de esta cultura prehispánica. 

En entrevista, el escritor detalla que la “novela fue escrita con el propósito de que los lectores, y sobre todo las lectoras mexicanas, tuvieran una visión de la época en que se desarrolló el esplendor del señorío de México-Tenochtitlán, cuyo huey tlatoani era Moctezuma. Isabel, que originalmente se llamó Tecuixpo Ixtlaxóchitl, tenía acceso en la corte a mucha información privilegiada que no se conocía. Por tanto, escribir este libro es dar una visión del esplendor de este señorío y de los hechos de la conquista que le tocaron vivir a Isabel”.

"Isabel Moctezuma" bajo el sello de Editorial Planeta.

A través de las páginas del libro, el lector se encontrará con bastante información histórica, datos curiosos y pasajes interesantes; además, el autor recalca que “está escrito con cierta ligereza para que el lector pueda acceder fácilmente al contexto” y así disfrutarlo plenamente, pues esta parte del pasado “merece estar vigente con la rememoración de estos hechos para que la gente tenga una visión clara de cómo fueron. Todo este panorama que fue muy importante porque vino a cambiar las relaciones entre los pueblos del mundo, sobre todo con la incorporación e intercambio de muchos bienes que beneficiaron a ambas culturas”. 

Orgulloso del mestizaje 

Gracias a amistades especializadas en la historia y la arqueología mexicana, como Miguel León Portilla y Eduardo Matos Moctezuma, Eugenio Aguirre encontró a “un personaje fascinante” en la hija favorita de Moctezuma: “La bautizan como Isabel, la privan de su nombre, de su memoria histórica, de su grado… Después, la casan con Pedro Gallega de Andrada, con quien tiene un hijo, al año él se muere; Isabel se casa con Juan Cano de Saavedra, con quien tiene cinco hijos, cuya descendencia son los Condes de Miravalle, descendencia que construyó el Palacio de Moctezuma, en Cáceres (España), un recinto maravilloso que honra la memoria de Isabel”. 

La princesa azteca vivió tanto el esplendor de la corte como la guerra de conquista, por lo que para Eugenio, su vida es “sumamente interesante”. A través de su historia, los ciudadanos actuales pueden conocer la participación de la mujer durante esta época, “las mujeres participaron activamente en las batallas con arcos, flechas, lanzas, rodelas, macanas… porque Cuauhtémoc las convocó para que lucharan junto con los guerreros mexicas”. 

Además, Aguirre destaca que el primer mestizo nacido en Tenochtitlán no es Martín Cortés, como se suele contar, sino la hija de Isabel Moctezuma: Leonor Cortés, fruto de una violación hecha por Hernán Cortés a la joven princesa. Aunque, recuerda que el mestizaje comenzó antes de la Conquista: 

“Se inició no con la llegada de Cortés: se inició con González Guerrero, ocho años antes en Yucatán, cuando él se culturiza e integra a uno de los linajes mayas, se casa y tiene descendencia, vive 25 años con los mayas, muere peleando contra los españoles; este soldado es el padre del mestizaje en Latinoamérica. Es el héroe por antonomasia en la Península de Yucatán”. 

Así, conmemorando a los héroes del pasado, Aguirre afirma que “los latinoamericanos actuales somos culturas mestizas. Debemos ponderar que en nuestra genética participa un porcentaje importante de la sangre de los españoles. Somos culturas mestizas, sincréticas, culturas que han amalgamado cosas buenas y malas para hacer una composición de conducta social. No podemos pretender despojarnos de nuestra hispanidad porque todos tenemos sangre española, basta con ver nuestros nombres, apellidos y fisiología. Tenemos que estar orgullosos de este mestizaje que ha dado grandes aportaciones al mundo”. 

Consigna que se encuentra implícitamente en “Isabel Moctezuma”, pues la novela tiene la virtud de destacar a personajes dignos de orgullo, como Cuitláhuac, “quien fue el héroe de la resistencia, hermano carnal de Moctezuma y casado con Isabel; destaca su valentía, arrojo y determinación de no dejar que los castellanos se quedaran en las tierras, es quien los derrota en la llamada Noche Triste”. 

Ni celebrar, ni conmemorar: reflexionar

Para Eugenio Aguirre, la Conquista de México (y del resto de Latinoamérica) “no debe ni celebrarse ni conmemorarse, son hechos que se deben reflexionar, verlos con objetividad e inteligencia para destacar cuáles fueron las cosas importantes que sucedieron con la llegada de los castellanos a las tierras de Tenochtitlán, por ambos lados hay personajes importantes y destacados”.

Señala la llegada de la rueda y de los animales como aspectos positivos consecuentes a este periodo histórico. “Esto cambió las condiciones de trabajo y de transporte en las zonas indígenas, porque con la rueda pudieron transportar piedras, troncos, comida… y llegaron animales que no existían como los puercos, caballos, vacas… Muchos ‘bienes’ llegaron que fueron útiles para la sociedad. En reciprocidad, México específicamente dio el maíz al mundo, alimento que ha salvado a muchos pueblos de hambruna y se ha convertido en un alimento vital para las sociedades contemporáneas”. 

También plantea los hechos negativos que sucedieron, como la matanza en el Templo Mayor, “perpetrada, ni siquiera por Hernán Cortés, sino por Pedro Alvarado, quien ordenó masacrar a la nobleza que se encontraba en una ceremonia religiosa”.

 “Hay que analizar los hechos, reflexionar, sí hubo cosas terribles, pero también una serie de aportaciones importantes. Hay que ponderar las cosas buenas. Yo creo que hay ver estos hechos con una intención crítica”. 

Suplemento Tapatío

Temas

Comentarios