Sábado, 22 de Enero 2022

Bernardo Esquinca se sumerge en una mente criminal

El autor presenta “Asesina íntima”, libro donde recorre a través de la novela un hecho atroz sucedido en la realidad

Por: El Informador

Bernardo Esquinca. El escritor presenta en “Asesina íntima” una exploración a una de las asesinas que más impactó la cultura popular. El Informador/ A. Camacho

Bernardo Esquinca. El escritor presenta en “Asesina íntima” una exploración a una de las asesinas que más impactó la cultura popular. El Informador/ A. Camacho

En “Asesina íntima” (Almadía, 2021), su más reciente trabajo novelístico, Bernardo Esquinca (Guadalajara, 1972) retoma un caso emblemático de la nota roja que, hace quince años, cimbró al país gracias a la cobertura mediática pero, como parte de un proyecto que nació para una plataforma de audiolibros, se transformó también en una novela que explora desde diferentes voces a la asesina serial que conocimos como “La Mataviejitas”.

La serie de “anécdotas imaginadas” que se nos relatan por medio de sus personajes son producto, refiere el autor, de una investigación para “entender como había sido el caso; y había mucha información contradictoria, los periódicos de nota roja así lo consigna y, además, la investigación fue un desastre. Entonces, me di cuenta que la realidad no alcanzaba para narrar esto”.

Con todo, detalla en entrevista con EL INFORMADOR, “podía partir de esa base, pero tenía que echar mano de la imaginación.

Ahí donde la realidad no bastaba entraba la literatura, para arrojar luz en esos rincones oscuros. Es decir, no sabemos con exactitud que ocurrió en algunos momentos, pero podemos imaginar lo que pudo haber pasado; siendo fiel al espíritu de la historia y a un país como México, donde las cosas más inverosímiles suceden cotidianamente”.

Lo que tiene claro el narrador es que “no quería hacer un texto de valor documental, sino uno literario. Guardando toda proporción, claro, pero en el estilo de ‘Las muertas’, de Jorge Ibargüengoitia, que toma el caso de Las Poquianchis y lo convierte en literatura, sin traicionar el espíritu del suceso”.

Complejidad humana

“Cercanas a la realidad” son las anécdotas que recrea Esquinca, un proceso en el que la imaginación cubre aquello que no se ha podido averiguar, la ausencia del dato, en ocasiones “parto de un hecho real y lo llevo al delirio, pero a un delirio muy mexicano. Así, eso me permite no sólo ahondar en el personaje de “La Mataviejitas” sino en la idiosincrasia mexicana, en cómo somos y cómo reaccionamos ante distintas situaciones”.

De este modo, tampoco los personajes son asunto sencillo en “Asesina íntima”, por ello afirma el autor que “cualquier ser humano es una gama de sentimientos, de oscuridad y luz. Los personajes esquemáticos existen solo en la mala literatura. El ser humano tiene muchísimas capas, es muy complejo; eso es lo que -creo- la literatura más comprometida debe intentar reflejar. Y ‘La Mataviejitas’ responde a eso, podía ser una madre ejemplar y se partió el espinazo para dar de comer a sus hijos, pero también era capaz de matar a sangre fría”.

En esa exploración, puede ocurrir la empatía con el personaje, explica el narrador, todos aquellos que se involucran con la asesina son también seducidos por su carisma; de esta forma, “la idea de la novela es que nadie es inocente. Mucha gente vive tragedias pero no por eso terminan convertidos en asesinos seriales. Por eso creo que, por más que juzguemos a estos ‘monstruos’, también nosotros somos capaces de cometer actos de crueldad”.

Fuera de la zona de confort

La historia nace como proyecto para la plataforma Storytel, de audiolibros, comenta Esquinca, y “me comisionan para hacer una historia de crimen, pero debo elegir. Y escogí ‘La Mataviejitas’ porque también quise que fuera una novela -y la editorial estuvo de acuerdo- por eso el reto fue hacer un texto que se pudiera escuchar y leer”.

Por estos motivos, enfatiza, es que decidió escribir la historia bajo “el formato fue el de una novela polifónica (nunca había escrito yo una novela así), es decir, varias voces y personajes, pero narrando en primera persona. Fue un reto para mí, esta novela me sacó de mi zona de confort y eso es muy bueno”.

MQ

Temas

Lee También