Viernes, 27 de Enero 2023

Alfredo Martínez, una visión contemporánea de la moda mexicana

El diseñador tapatío ha forjado una de las firmas más vanguardistas en el mundo de las pasarelas

Por: Norma Gutiérrez

Colores, cortes y texturas fascinantes. ESPECIAL

Colores, cortes y texturas fascinantes. ESPECIAL

Una carrera en ascenso y consolidación es la que ha impulsado el tapatío Alfredo Martínez quien, con su propuesta estética enfocada a una mujer libre de clichés y las siluetas predeterminadas, ha forjado desde hace poco más de una década a una de las firmas de moda mexicana que ha cautivado al mundo por sus colores, cortes y texturas que, en cada costura, rinden un homenaje a la diversidad, al arte y la esencia cultural que han caracterizado a nuestro país y América Latina.

Desde Guadalajara y su principal boutique-taller, Alfredo Martínez ha enfrentado a una industria cambiante, a un consumidor cada vez más exigente para no estar sujeto a los moldes tradicionales, y aunque el camino no ha sido fácil, el tapatío se ha puesto en el escaparate mundial mediante estrategias que lo animan a llevar a su firma una expansión global, ya sea con la experiencia que ha impulsado en concursos nacionales e internacionales, pasarelas y distinciones de prestigio, así como de la mano de grandes celebridades como Rosalía, Jurnee Smollett, Lana del Rey, Cindy Crawford, Alexandra Shipp, Nicky Hilton, Coco Rocha o recientemente Lupita Nyong’o, actriz ganadora del Oscar (“12 años de esclavitud”), quien, en la pasada edición de la Comic-Con 2022, lució un vestido del tapatío, marcando nuevas oportunidades para el talento mexicano.

“Es ponerte como una marca mexicana que también está logrando hacer cosas fuera de nuestro país, que es una firma que representa a México con muchísimo orgullo. Esto nos ayuda mucho con respeto, de poder llevar este proyecto con mucha dignidad”, apunta Alfredo Martínez en entrevista con EL INFORMADOR al sentir orgullo de cómo su firma también nació junto a movimiento nunca antes visto en el país, ante entonces una nueva generación de diseñadores cambió la perspectiva de la moda nacional para competir cara a cara con las grandes firmas y franquicias, tanto de lujo como del consumo rápido y masivo.

“Creo que fue una generación muy importante, hay muchas personas que siguen ahí trabajando, como Lorena Saravia, Kris Goyri, Alexia Ulibarri, Mancandy, entre tantos otros que empezamos en ese momento y seguimos echándole ganas por nuestras marcas. Creo que ha sido un gran camino, han sido 11 años y a veces pienso que es poco tiempo, pero en realidad no lo es, todo forma parte de algo, porque es bonito ver que modelos también de esa época, junto a nosotros, ya estén trabajando con proyectos increíbles fuera de México”.

Alfredo Martínez. El diseñador, desde su taller en Guadalajara, ha enfrentado una industria de la moda cambiante y cada vez más exigente. ESPECIAL

Una mirada global y competida

Siendo egresado del Centro Integral de Moda y Estilo (CIME), Alfredo Martínez reflexiona sobre los desafíos de un industria y escaparates cada vez más globalizados, pero que también, ante sus bondades como conexión inmediata con el público, la ha vuelto más competitiva y retadora para sobrevivir ante una oferta diaria de nuevos talentos y conceptos sobre lo que implica vestir y reflejar la identidad a través de las siluetas, colores y texturas, sin perder de vista el esfuerzo que conlleva establecer un modelo de negocio redituable y capaz de detonar empleos que trasciendan desde lo local a lo internacional.

“He hablado con diseñadores jóvenes que están empezando su marca y creo que para ellos ha sido muy diferente a como lo fue para mí. Para ellos, en algún sentido, ha sido un poco más fácil, porque ya hay muchas opciones con las redes sociales para lograr que todo sea más rápido y conectar con este medio, pero en mi caso y de otros muchos compañeros, nos costó más, era muy complicado llegar a ciertos eventos, momentos y poder exponer nuestro trabajo”.

En su transitar, Alfredo Martínez ha sumado destacados reconocimientos y experiencias a su trayectoria, obteniendo en sus primeros años el primer lugar en Modapremio, el Galardón Pierre Cardin, semifinalista del concurso Elle México Diseña (2011) y siendo estelar en pasarelas de Google + Fashion, Vogue Fashion’s Night Out (España), Intermoda y Fashion Week México, sin embargo, el tapatío indica estar en un proceso continuo de aprendizaje.

“Creo que estoy en el momento en el que ya no soy estudiante o un joven talento o promesa, pero tampoco creo estar como una marca como Carolina Herrera o Adolfo Domínguez, que son internacionales y tienen muchos puntos de venta. Siento que estoy en un proceso de estar en medio, en donde puedo estar en ambos mundos conviviendo”.

Innovar los elementos. El diseñador no tiene miedo de reinventar los patrones asimétricos. ESPECIAL

Estrategias clave

Desde sus primeros pasos como diseñador, Alfredo Martínez marcó su diferencia no solo al proponer siluetas femeninas fuera los cánones establecidos o las tendencias del momento, apostó por un trabajo más rudimentario, en el sentido de que sus prendas conllevan un proceso artesanal que luce por la pulcritud, por el detalle cuidado y hecho a mano, por bastillas perfectas, por telas extensas y moldeables, pero también dispuestas a reinventar los patrones asimétricos, con la consigna permanente de que todo tipo de cuerpo pueda hacer uso de esta elegancia y accesibilidad.

“Para mí es importante como marca, nos da un estatus como una marca mexicana que está haciendo cosas en y fuera de México, que lo va representando y eso me da muchísimo orgullo, eso nos ayuda muchísimo, es llevar a la marca con mucha dignidad”.

Pero no solo basta con llegar a los escaparates, generar confianza con el consumidor mexicano y vestir a las celebridades, pues Alfredo Martínez puntualiza que en la industria de la moda hay que tener en claro cuál será el sustento de una firma, cuál será el modelo de negocio a seguir y las oportunidades para lograr una verdadera expansión tanto en tiendas físicas como en los mercados digitales.

“Estoy trabajando mucho para que pasen cosas en cuestión empresarial, que la marca pueda dar un paso grande, que pueda tener más puntos de venta, que podamos lograr tiendas en Estados Unidos, en Latinoamérica, y el hecho de que estrellas como Lupita Nyong’o me estén volteando a ver quiere decir que vamos bien. En la parte comercial cada quien lo va aprendiendo solo. Hay quienes empiezan armando una marca solamente para venta y se van convirtiendo más en una firma de imagen, tratar de vestir celebridades y dejan un poco atrás la estrategia de negocio, cada marca tiene su camino”.

Una labor artesanal. Los diseños lucen pulcros y con una especial atención a los detalles. ESPECIAL

Nuevas lecturas e identidades

Alfredo Martínez recuerda que uno de los principales desafíos en su camino ha sido proyectar su esencia e identidad mexicana a una visión contemporánea, en la que no precisamente tiene que estar presente todo el tiempo la iconografía mexicana, los colores o texturas de referencia cultural o el concepto rústico o folclórico.

“Para mí aún sigue esa lucha, me ha costado muchísimo, creo que es de las cosas más difíciles que he tenido saber sortear en mi carrera, el tener que poner ese sello de México a una colección, pero que siendo honesto, nunca he podido, lo he hecho a mi manera. Muchas veces la gente no sabe por qué eliges un color o un corte”.

Aunque los halagos están presentes en cada colección que surge de la firma Alfredo Martínez, el diseñador recalca el reto que diversos diseñadores mexicanos de proyección global han tenido que enfrentar, en especial, cuando los aplausos llegan, pero aún se duda que esa prenda vanguardista y fuera de lo tradicional sea mexicana.

“Tengo muchas referencias mexicanas, pero las veo y reflejo de otra manera, no tanto desde una identidad étnica o con un concepto de lo que se entiende es lo ‘muy mexicano’. Me inspiro de lo que he vivido y crecido desde niño, lo que me ha tocado vivir. Creo que lo que yo hago ahora con mi firma es llevar a México con más dignidad, con algo que pueda representarlo a mi modo. He estado en concursos de moda, en diferentes partes fuera de México, y me han dicho que pensaban que -por ser de México- presentaría otra cosa, que les gustó lo que hice, pero tenían otra idea en mente, que sería una colección de manta”.

Tapatío

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones