Suplementos

El retorno de Paco Ignacio Taibo II a la ficción

El autor mexicano presenta dos libros en uno reversible: “El olor de las magnolias”, trama que parte de un recorte histórico, y “La libertad en bicicleta”, crónica que surge de la vida de su padre 

El retorno de Paco Ignacio Taibo II a la ficción
Reversible. El libro reúne dos obras de Paco Ignacio Taibo II.

Después de publicar la trilogía de “Patria”, Paco Ignacio Taibo II se aleja de la narrativa histórica para adentrarse a la ficción y a la crónica periodística con las historias “El olor de las magnolias” y “La libertad en bicicleta”; ambos presentados en un solo libro reversible, aunque las tramas no tienen ningún punto en común, más que al autor.

“Terminé ambas historias al mismo tiempo, es un libro que se cocinó en la fase final, aunque me tomó mucho escribir cada una de ellas por su lado, la fase final me la aventé entre mítines en Chihuahua o en Guadalajara, y regresaba a Ciudad de México, en las noches escribía”, cuenta el escritor.

Al llegar con ambos textos a la editorial Planeta, se encontraron con la encrucijada de cómo publicarlos: “Estaba la posibilidad de ponerlos en un mismo volumen, pero me negué porque son dos libros absolutamente diferentes entre sí que no caben en un solo libro; entonces propusieron publicarlos por separado, sin embargo esta opción era muy cara, pues son libros chiquitos; entonces la editorial decidió hacer un reversible, por lo que el libro son los libros, son diferentes, tienen portada diferente y se leen diferente, así que fue un mecanismo perfecto”.

Una novela de aventuras

“El olor de las magnolias” parte de un hecho histórico: durante el porfirismo se integran migrantes extranjeros como campesinos para apaciguar los conflictos indígenas relacionados con la tierra. “Encontré esta historia cuando estaba trabajando en una hemeroteca, vi el mensaje que decía ‘En el consulado de Milán están solicitando migrantes’ y me llamó la atención, vi que ahí había una historia. Cuando conocí Nápoles decidí que no sería en Milán, sino Nápoles, porque ésta es una ciudad absolutamente literaria y entonces tomé notas de esta ciudad en los diferentes viajes que hice cuando se publicaron mis libros en Italia, entonces fue saliendo así el inicio de la trama. Luego tuve que ponerla en la Veracruz de principios del siglo XX”.

Así, Taibo II presenta “una especie de novela de aventuras, histórico-política. Tiene un sustento de información histórica sobre la que yo levanto la historia de 11 migrantes italianos que llegan a Veracruz en pleno porfirismo, supuestamente para que sirvan de contención a los conflictos indígenas, pero que a la hora de la verdad, estos supuestos campesinos, provenientes de Nápoles, no son campesinos”.

Los espías del porfirismo comienzan a denunciar a los falsos campesinos napolitanos, pues éstos “se comían las semillas, se comieron al buey, andaban encuerados los domingos y hasta el cura que venía con ellos se desnudaba para tomar el Sol”. Entonces, surge el enigma de la trama, ¿quiénes son esos italianos y qué hacen ahí?

La trama está contada de dos maneras, una es “desde el punto de vista de un adolescente que viene en el grupo, Lucio, apodado ‘Il diavolo’”, este personaje comete un desliz que lo obligará a regresar a su natal Nápoles “70 años después, para morir”.

Además, al inicio de este libro, el autor hace una dedicatoria a sus amigos italianos, de quienes tomó nombres para sus personajes. Ellos recibieron con entusiasmo “El olor de las magnolias”, pues incluso llegó a Italia primero que a México: “Mis amigos italianos están muy contentos, el libro ya se publicó en Italia, salió primero allá porque yo estuve invitado en la Feria de Turín y en el Festival de Literatura de Perugia, entonces teníamos un reto, la editorial y yo, producir un libro y traducirlo al italiano en poco tiempo para que coincidiera con mis viajes a Italia y se pudiera hacer una gira, eso fue hace un mes y menos. Sin embargo, ahí sólo salió ‘El olor de las magnolias’” sin “La libertad en bicicleta”.

Periodismo de ciclismo

“La libertad en bicicleta” narra otra historia y surge de la propia vida de Paco Ignacio Taibo II, pues ésta se inspira en el primer Taibo, quien le contagió la pasión por el ciclismo, “aunque no sé montar en bicicleta.

“Fue la manera que encontré de traer a mi padre a la mesa y estar sentado con él durante horas. Es la historia de un joven periodista en España, es una historia real, es una historia que está basada en las crónicas, libros de recortes, fotos de mi padre y mis recuerdos de la infancia”.

El escritor utilizó los recortes de periódicos y fotografías que su madre le entregó a la muerte de su padre, “me dijo ‘tu padre quería que tuvieras esto’”. Sin embargo, estos no eran materiales suficientes, faltaban las crónicas, “que son un montón, son como 150 crónicas que realizó (su padre) a lo largo de tres años de dedicación al periodismo de ciclismo, y entonces, el problema era que no estaba en archivos en red, tuve que darme la beca Taibo, meterme en hemerotecas españolas, buscando los archivos”.

Después del clavado entre archivos, Taibo II se reencontró con su padre: “Fue una experiencia muy padre, traer a tu papá sentado a un lado tuyo y decir, ‘Paco I hacía esto por esto y por esto, y tenía el bigote así’, y contar cuando llegaba en la noche a la ciudad y yo le preguntaba ‘¿qué libros me trajiste?’, y cómo fue nuestra relación. Fue repasar una etapa de mi vida y una etapa de la vida de mi padre”.

El resultado fue la crónica narrativa “sobre un periodista en España que, ahogado en el franquismo por la censura, por la incapacidad de hacer periodismo de verdad, enloquece y decide ni más ni menos que convertirse en periodista deportivo, que nunca lo había sido, y específicamente de ciclismo, que ni siquiera se había subido a una bicicleta en su vida, y entonces, trata sobre esta búsqueda de libertad por los caminos del ciclismo deportivo, que es una metáfora muy potente que me ha acompañado a lo largo de los años”.

SABER MÁS

Actualmente, Paco Ignacio Taibo II cuenta con un par de libros empezados, sin embargo, aún no sabe cuál será el siguiente, lo que sí reconoce es su vuelta a la historia: “Posiblemente escribiré de historia, pero del lado de reportajes históricos, no de historia de narrativa, no necesariamente de temas mexicanos, sino de historia que a lo largo de muchos años que me han cautivado y que siempre quise saber más, y pues la mejor manera de conocer más de algo es escribiendo”.

Sigue navegando