Ideas

Diario de un snob

*Veranos en The Hamptons, Cap d’ Antibes... y Chapala
*La intuición y personalidad de un Presidente
*Manuel Cuesta Gallardo y su visión de pionero en Chapala

Aunque sabemos por haber tenido la suerte de llegar a pasar algunos Veranos en sitios míticos como The Hamptons en la Costa Este de los USA o en la más icónica aún Costa Azul francesa, que CHAPALA el sitio de veraneo de los Tapatíos de “tooooda la vida”, no se compara con aquellos resorts repletos de grandes villas de un lujo desbordante (en el caso de Francia) y de una imitación bien lograda en el caso de Newport y The Hamptons en el vecino país del Norte, dentro de todo tiene lo suyo y, que es (o al menos lo era hasta hace pocos años) un sitio sencillo, austero y a la vez elegante y que había pasado por las temporadas gloriosas de la llamada “Belle Epoque”, único lugar en México que de alguna forma lo “hermana” con los sitios del extranjero ya referidos. Como mudos testigos de tiempos pretéritos aún permanecen incólumes grandes mansiones que la aristocracia tapatía del porfiriato se hizo construir, a la orilla del más grande Lago de México a falta de un mar para esta Guadalajara y, siguiendo las modas y modos europeos que por vez primera instauraron los CUESTA GALLARDO... Chapala no fue nada fácil habitarlo ni ponerlo “a la moda” y, según nos refiere una persona digna de todo crédito fue a insistencia de que MANUEL CUESTA GALLARDO como ahijado de PORFIRIO DÍAZ que al invitarle a pasar los días de asueto por Semana Santa y Pascua, los siempre difíciles y “especialitos” (hoy como ayer) tapatíos por entonces es que se deciden a comenzar a fincar casas de veraneo en este lado del paraíso. Algunos extranjeros ciertamente ya habían descubierto el mar chapalico... pero los “apatíos” como es habitual reacios a unas cosas (y por cierto muy laxos a otras) no querían saber nada de Chapala y “su bola de locos extranjeros”. Repito, es a través de las gestiones de MANUEL CUESTA GALLARDO que entonces al aceptar que DÍAZ descansara por estos lares, entonces sí se desbordan por estar “en la foto” como se dice hoy en día “vacacionando con Don PORFIRIO y CARMELITA”, aunque este ni los pelara conociendo ya la bien sabida “double faced” e interesada actitud de muchos de los nacidos en este Valle y más de los que se autoproclaman/ban “bien de toooda la vida”. No por nada los DÍAZ pernoctaban en La Florida en Atequiza y, ya en Chapala se instalaban en El Manglar, la villa de LORENZO ELIZAGA, casado con SOFÍA la hermana de CARMELITA, socializando ciertamente con los tapatíos pero siempre -seguramente- muertos de envidia que a los que veían como de la familia eran a los CUESTA GALLARDO o a los parientes de estos como Don DIEGO MORENO y acaso a algunos más. Siempre desde luego venia su incondicional Don FEDERICO GAMBOA (algún tapatío que se las dé de elegante o cultivado sabrá hoy en día quién fue este gran personaje). La corte de ministros y familiares que le acompañaban de ordinario. A don FEDERICO le tuvo un especial afecto por ser uno de los pocos que siempre le dijo a Don PORFIRIO las verdades y ‘este intuitivo por naturaleza sabía que en GAMBOA (a pesar de las clásicas intrigas en la corte) Podía confiar y como tal jamás le falló. No era tapatío, sino hijo de tapatíos y de una honestidad, honorabilidad  y de un sentido común que hoy simplemente ni creemos que exista. Y entre su “atachee” militar figuraba VICTORIANO HUERTA, jalisciense también, pero de los meros “malos” para lo que se ofreciera en el rubro que HUERTA dominaba. Curiosamente en la Cd. de México DÍAZ se trasladaba de su casa en la calle de Cadenas a pie a su despacho en Palacio Nacional y en ocasiones sólo, su respuesta fue alguna vez que le preguntó GAMBOA si no tenía temor de algún atentado este respondió llanamente que “si me han de querer hacer daño ni duda cabe que lo lograrán y, más aun acompañado de muchos de los que lo insisten en servirme de escolta... si no es que uno de ellos mismos que se jura incondicional me agrede... prefiero correr el riesgo yo solo”... Inteligente como pocos, DÍAZ sigue siendo hoy en día un personaje por demás controvertido y con una intuición fuera de serie, al punto que ya por 1910 de último minuto decide no venir más a Chapala, vacaciona en la zona de La Barca y Ocotlán, Briseñas, Cumuato, Buenavista, Maltraña con los CUESTA, los CASTELLANOS... los MORENO  y sus buenas razones tendría. Pero ya nos fuimos muy atrás en los recuerdos, las imágenes de hoy corresponden a los Veranos juveniles que nos tocó vivir de un modo muy sencillo y sin pretensiones en CLUB DE YATES DE CHAPALA, cuando ya los sueños europeizantes de aquella BELLE EPOQUE habían cambiado y solo quedaban como un vago recuerdo. ¡Cooorte!

Por estas fechas de Agosto, el sobrio y ultrasencillo “Club de Yates de Chapala” reunía a todos los jóvenes conocidos de una época y una Guadalajara que comprende entre fines de los 70’s y toda la década de los 80’s. Cada fin de semana nos tocaba organizar una o dos fiestas durante los dos meses que duraba la temporada completa. Hace años no volvemos y no podría saber cómo es el ambiente actual, pero, entonces era aunque ciertamente exclusivo absolutamente cero pretencioso. Aquí una vista de la piscina un fin de semana del verano de 1983. ARCHIVO
Sigue navegando