Viernes, 21 de Febrero 2020
null
Jalisco

Un año más sin obras estratégicas para Jalisco

Promesas, informes y fechas se han dicho muchas, pero ninguna de ellas se ha concretado

El Informador

Si por promesas y discursos políticos fuera, hoy Jalisco sería un Estado completamente distinto.

En las últimas tres administraciones federales y estatales, las autoridades no sólo han gastado saliva, sino recursos públicos, para tratar de convertir a la Entidad en un sitio ejemplar en interconexión; en un espacio sin problemas de abasto energético y de agua potable, e incluso en un eje de desarrollo sustentable que ponga la muestra a escala global por estar libre de contaminación.

Pero la realidad y la política se han impuesto al discurso esperanzador de cada arranque de Gobierno, y como regularmente ocurre cada año, en enero se lanzan promesas que se olvidan para diciembre, una vez que la temporada vacacional arranca. Y el año pasado no fue excepción. De nuevo cerró un ciclo con pendientes importantes, heredados a la buena voluntad que fluya durante 2020.

Estas son algunas de las obras clave para la Entidad, cuya consolidación se ha estancado, otra vez, debido a pleitos políticos, por falta de recursos o cuya concepción fue únicamente un discurso que nunca tuvo sustento técnico.

Ampliación de la Línea 2

Desde 2016 se prometió una inversión de 200 millones de pesos para que la cobertura de la Línea 2 del Tren Ligero de Guadalajara creciera hacia el Oriente. La idea fue que, para 2018, ésta iniciara en el Centro Histórico tapatío (en la Estación Juárez) y creciera 400 metros desde la Estación Tetlán hasta el Parque de la Solidaridad. No ocurrió así. En abril de 2019, el Gobierno del Estado de nuevo anunció una inversión de 620 millones de pesos para intervenir ese espacio, recursos que de nuevo contemplan una partida para que el Tren Ligero llegue al parque.

Vía Corta a Vallarta

Inició su construcción en el ya lejano 2012. Las autoridades de entonces se comprometieron a que su ejecución demoraría sólo dos años, pero ha atravesado por diversos retrasos, y aunque actualmente ya tiene un avance importante que ahorra tiempos de traslado desde Guadalajara a Puerto Vallarta, todavía no queda concluida. El Centro Jalisco de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) prometió que a mediados de 2018 la terminaría; después dijo que a finales, y ahora la promesa más reciente es que estará lista en algún momento de 2020. En la Vía Corta a Vallarta se han invertido más de seis mil millones de pesos.

Un SIAPA de alta cobertura

Si hay un organismo público que ha padecido y sobrevivido a todo, ese el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA). Desde el fallido “Todos con Agua” de finales de la década pasada, que primero abrió calles e instaló tuberías en las colonias sin cobertura y después se vio en problemas al no hallar una fuente de suministro, pasando por la administración que intentó deshacerlo para dar luz a un ente que se llamaría “Metroagua” (lo que al final no pasó), la operadora metropolitana ha proyectado, desde 2013, crecer su cobertura al resto de municipios metropolitanos. De nuevo, no ocurrió.

El proyecto de verificación

Desde que inició la administración 2013-2018 del Gobierno del Estado, y ante el prácticamente nulo interés de los automovilistas de Jalisco para verificar sus vehículos, las autoridades se comprometieron a establecer un nuevo sistema de verificación que castigue las omisiones, que realice un chequeo metódico y, sobre todo, que mida los contaminantes que arroja un vehículo en movimiento. Como el sistema requiere de nuevos centros de verificación (conocidos como verificentros) y nueva tecnología, los dueños de talleres se han inconformado en repetidas ocasiones por el nuevo esquema. La administración anterior terminó y nunca se consolidó, pero la actual afirma que lo retomará, nutrirá y echará a andar en algún momento de este año.

El tren de Los Altos que no ha visto la luz

ras ser suspendidas las obras durante el sexenio de Miguel de la Madrid (1982-1988), el ex presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) se comprometió a retomar la vía férrea que enlazaría a Guadalajara con Aguascalientes, lo que le significó varias rondas de aplausos por parte de los productores de Los Altos de Jalisco, quienes advertían grandes beneficios al agilizarse los desplazamientos y las ventas de sus insumos. La promesa de campaña de Enrique Peña no se quedó allí, pues incluso se planeó una licitación, pero el Gobierno federal sufrió serios recortes presupuestales en 2015 y desde entonces no se ha vuelto a hablar de ese proyecto.

La eterna Línea 3

La obra, que anunció el ex presidente Enrique Peña Nieto desde su toma de protesta, arrancó en 2014, y desde entonces ha generado un amplio debate. No sólo se duplicaron los fondos invertidos en ella (pasó de 17 mil millones a más de 30 mil millones de pesos), sino que su ejecución dañó fincas, generó una seria crisis para el comercio en el primer cuadro de Guadalajara y, aunque han pasado cinco años, ésta no termina. Ante esas demoras, en noviembre de 2018 el ex mandatario Enrique Peña inauguró una placa conmemorativa que recuerda el “inicio de pruebas totales de la Línea 3 del Tren Ligero”. La promesa más reciente es que finalmente operará en algún momento de 2020.

La Central de Ciclo Combinado que enrique peña nieto prometió

Era una planta generadora de energía que figuraba en el Programa Nacional de Infraestructura (PNI) del Gobierno de Enrique Peña junto con su red de distribución. Era parte de una serie de proyectos que concentraba 37% de la inversión federal comprometida para Jalisco (más de 33 mil millones de pesos). No hubo más datos al respecto de esta obra.

La planta geotérmica de La Primavera

El Programa Nacional de Infraestructura (PNI) 2014-2018 consideraba la habilitación de “redes de energía sustentable” para depender cada vez menos de la energía fósil. Y entre los proyectos que le permitirían lograrlo estaba la planta geotermoeléctrica “Cerritos Colorados”, en el Bosque La Primavera. Según el PNI, publicado el 29 de abril de 2014, ésta requería una inversión de 567 millones de pesos, pero nunca se le asignó un peso. Ello, aunado a que la mala ejecución de las primeras obras, en la década de los ochenta, generaron un bloque opositor ciudadano. El proyecto continúa estancado.

Presa El Zapotillo

Aunque la obra está prácticamente concluida, por más de una década los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo han sostenido una férrea batalla jurídica contra el megaproyecto… y hasta el momento han resultado victoriosos. El embalse ha vivido de todo: oposición ciudadana, opacidad, la constructora (Abengoa) abandonó el proyecto al sumirse en una seria crisis, y promesas políticas. Tras quedar detenida desde 2015, y ante el riesgo de una eventual crisis de agua para Guadalajara, el Gobierno del Estado ha solicitado que la obra concluya y la represa, cuyo primer bosquejo data de 1995, finalmente opere.

Nueva pista del Aeropuerto

Por trabas jurídicas, y una amplia defensa legal del ejido de El Zapote, en Tlajomulco de Zúñiga (que reclama las tierras del Aeropuerto de Guadalajara como propias), la segunda terminal se ha diferido durante años gracias a amparos que ha concedido el Poder Judicial. Los ejidatarios solicitan que se les pague una cifra de miles de millones de pesos por las 360 hectáreas expropiadas hace más de 40 años para construir el puerto aéreo, cuyas obras iniciaron en 1951. Y en tanto el tiempo pasa y las obras no se ejecutan, el tráfico aéreo sigue aumentando.

La promesa de una Línea 4

En pleno proceso de construcción de la Línea 3 del Tren Ligero, y en el marco de las campañas a la gubernatura de 2018, el entonces candidato de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro, se comprometió a que la Zona Metropolitana de Guadalajara contaría con una Línea 4 que conectaría con Tlajomulco. Al rendir protesta refrendó su compromiso, y en mayo pasado informó que el proyecto ya había quedado registrado en la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda. La previsión, si algo extraordinario no sucede (como la falta de apoyo a Jalisco del Gobierno federal) es que la obra civil inicie este año y termine en, máximo, 2023.

El Peribús

Desde hace años, las autoridades estatales han puesto el ojo en el Periférico para construir sobre él un sistema articulado de transporte similar al Macrobús que opera sobre la Calzada Independencia. La intención es que éste tenga una longitud de 41.5 kilómetros lineales, 46 estaciones y que realice 350 mil viajes diarios. Recorrerá Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque, y con rutas alimentadoras conectará a Tonalá y Tlajomulco. Las obras del que será llamado “Mi Macro Periférico” iniciaron a inicios de noviembre y se prevé que terminen hasta la segunda mitad de 2021. El gobernador, Enrique Alfaro, prometió que no habrá demoras en la entrega, como sí ha ocurrido con la Línea 3 del Tren Ligero.

La derivadora El Purgatorio

Para que el agua del Río Verde llegue a Guadalajara, es indispensable que se construya y funcione una presa derivadora. Ese es el proyecto que se comenzó a construir en 2014, y que de acuerdo con la Comisión Estatal del Agua (CEA), durante una visita de supervisión realizada en 2015 registraba 36% de avance general. La autoridad estatal afirmó hasta donde pudo que la derivadora estaría lista antes de que terminara la administración, pero la realidad y el tiempo acabaron demostrando lo contrario.