Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 19 de Enero 2019
null
Jalisco

Tras recorte, partidos están obligados a reducir nómina

El próximo año entra en vigor la reforma que les disminuye 60% los recursos a los institutos políticos 
 

El Informador

La reducción del financiamiento público que tendrán los partidos políticos a partir del próximo año en Jalisco, no les alcanzará ni para el pago de la nómina, la cual rebasa en 21.2 millones de pesos las prerrogativas proyectadas para 2019.

De acuerdo con el proyecto de Presupuesto de Egresos del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), cinco partidos políticos recibirán el próximo año una bolsa de 99 millones 646 mil pesos, mientras que el pago actual de servicios personales de cuatro de éstos, incluidas prestaciones y honorarios, es de 120 millones 900 mil pesos.

Este año, la nómina del PRI tendrá un costo de 28.9 millones de pesos, contando los pagos a su personal y los que destina para el de honorarios de los comités municipales. Sin embargo, en 2019 recibirá un presupuesto de alrededor de 18 millones de pesos (representa una cuarta parte de los 77.9 millones que recibió en 2017).

Aunque el tricolor será uno de los principales afectados con el recorte del presupuesto, tras la reforma electoral del año pasado, al resto de los institutos políticos tampoco les alcanzará para cubrir la nómina.

Por ejemplo, Movimiento Ciudadano será el que reciba el mayor presupuesto por aproximadamente 28 millones de pesos, pero el gasto en servicios personales y honorarios para este año es de 48.9 millones de pesos.

En el caso del PAN, el año pasado proyectó un presupuesto de 34.6 millones de pesos para este rubro, pero el costo real fue de 42 millones de pesos, de acuerdo con el informe financiero de ese ejercicio presupuestal, en el que recibieron 51.9 millones en prerrogativas.

El Partido Verde reporta a través de su página de transparencia que el presupuesto para el pago de honorarios es de 680 mil pesos. Dice tener sólo cuatro trabajadores en la nómina: un contador y tres personas de seguridad.

La plantilla del PRI es de 165 trabajadores. El PAN tiene 151 y de MC, 106.

Destaca que el sueldo mensual de sus dirigentes es de 65 mil pesos en el caso del partido tricolor, 63 mil en el partido naranja y 87 mil en Acción Nacional.

El académico del ITESO, Jesús Ibarra, remarca que los partidos deben hacer una reingeniería administrativa, “como lo hace cualquier empresa o entidad gubernamental, cuando de un año para otro tienen menos presupuesto”.

Recuerda que los partidos deben destinar los recursos públicos a actividades de capacitación, de apoyo a la promoción de la equidad de género y de rendición de cuentas, no a la burocracia.

Reconoce que tras los despidos de personal, los institutos podrían enfrentar demandas laborales, así como indemnizaciones porque tal vez deban cancelar contratos.

Los partidos políticos también dispondrán de una bolsa menor de financiamiento privado. EL INFORMADOR/Archivo

CLAVES

Alternativa

  • Para obtener más recursos, los partidos tienen como alternativa el financiamiento por rendimientos financieros, fondos y fideicomisos, así como autofinanciamiento, los cuales no tienen límites. Sin embargo, la mayoría de los institutos no aplica estas formas de fondeo.
  • Uno de éstos es Movimiento Ciudadano. Durante 2017 no reportó ingresos por estas vías, así como tampoco de simpatizantes y militantes, algo que se ha mantenido en los años que tiene de operación en Jalisco, ya que sólo se sostiene de los recursos públicos.
  • Los que sí reciben recursos a través de esta última alternativa, son el PRI y el PAN; sin embargo, salvo en años electorales, se quedan muy por debajo de los topes establecidos por la autoridad electoral.
  • A pesar de que las aportaciones ordinarias han venido a la baja, en el caso del tricolor, este año superó los montos destinados para precampañas y campañas. Entre las dos aportaciones recibió 4.6 millones de pesos.
  • Por su parte, el PAN recibió este año 522 mil 720 pesos de aportaciones. El año pasado, el partido proyectaba recibir 700 mil pesos de financiamiento privado, pero sólo ingresaron 317 mil pesos; es decir, menos de la mitad de lo presupuestado.

Baja en prerrogativas pega al financiamiento privado

Además de ver reducidas las prerrogativas, lo que impactará en 60% sus ingresos, los partidos políticos también dispondrán de una bolsa menor de financiamiento privado que, en comparación con el de 2017, último año no electoral, será menor en 2.6 millones de pesos.

Esto, debido a que la fórmula para obtener el financiamiento de la militancia contempla el monto global de los recursos públicos que reciben los institutos; es decir, podrán recibir aportaciones equivalentes al 2% de ese total. Si se toma en cuenta que en 2019 tendrán un presupuesto de 99.6 millones de pesos, los militantes podrán aportar no más de 1.9 millones.

Por su parte, las que tendrán un ligero crecimiento serán las aportaciones de los simpatizantes, pues la fórmula establece que podrán recibir hasta 10% del tope del gasto de la elección de gobernador que, durante el pasado proceso electoral, fue de 28.5 millones de pesos. Debido a esto, podrán recibir un bolsa de hasta 2.8 millones de pesos. El apoyo individual de cada simpatizante no podrá rebasar los 142 mil 942 pesos.

De manera global, cada partido podrá recibir hasta 4.8 millones de pesos de militantes y simpatizantes. En 2017, el límite fue de hasta 7.6 millones de pesos.

Crecen gastos en hospedaje y aviones

Los partidos no sólo destinan cifras importantes al pago de la nómina, sino que el financiamiento público les permite ampliar sus gastos para, por ejemplo, elevar los gastos en hospedaje, aviones, así como la renta de camiones y camionetas.

Aunque los partidos no detallan todos sus gastos, pues algunos son resumidos como viáticos o anticipos a proveedores, de acuerdo con lo reportado en las pólizas de los cheques a través de Transparencia, en lo que va del año, Movimiento Ciudadanos ha destinado un millón 620 mil pesos en vuelos y hospedaje. Esto supera a los 765 mil pesos que se destinaron para el mismo fin durante el año pasado. Además, erogó 121 mil 220 pesos en el arrendamiento de camionetas.

Entre los gastos que realizó el partido durante 2017 se encuentran al menos 12 pagos por 2.4 millones de pesos para la adquisición de volantes, lonas y calcomanías, entre otros artículos, como parte de la campaña de “reversa al gasolinazo”.

Los recursos destinados a este fin superan, por ejemplo, la bolsa de 1.4 millones de pesos presupuestada este año para el pago de gasolina.

En el caso del PRI, los gastos en vuelos y hospedaje de este año ascienden a 667 mil 152 pesos, los cuales han sido superados por los recursos destinados a la renta de camiones. Por ejemplo, en febrero se reportó un pago de 813 mil pesos para la renta de este tipo de unidades para traslados a la Ciudad de México, fecha que coincide con los cierres de precampañas presidenciales.

Se documentó también otra erogación de 344 mil pesos por el mismo concepto, aunque no se precisa hacia dónde fueron los traslados.

Durante los procesos de campaña, los partidos han cruzado denuncias públicas por la movilización de simpatizantes, conocidos como ‘acarreos’. Sin embargo, siempre los han negado al argumentar que las personas acuden de manera voluntaria.

Por su parte, el PAN reporta recurrentemente sobre los desembolsos como “financiamiento” a diversos municipios. Sin embargo, la mayoría de los pagos que no están relacionados a la nómina se han realizado a favor del Instituto Humanismo, Investigación y Desarrollo, del cual es director Gustavo González, ex diputado federal y local por este partido.

De agosto de 2017 a agosto de este año, el instituto ha recibido, al menos, pagos por un millón 751 mil pesos relacionados con cursos, aunque no en todos se precisa el concepto. El partido reporta también pagos mensuales a RH Colima para el desarrollo de talleres y conferencias, entre  otros.

Por ejemplo, en noviembre pasado realizó siete cheques por 197 mil pesos. Algunos fueron para el desarrollo de las conferencias: “Cómo ganar el poder desde la doctrina del partido”, “Cómo construir el poder ciudadano” y “Volvamos a la lucha”. Algunas de éstas se impartieron en el interior del Estado.

Entre los pocos gastos de Acción Nacional en los que se puede conocer el detalle, están los pagos de mantenimiento o, por ejemplo, la compra de camisas ejecutivas con un costo de dos mil 756 pesos.

Éstos se suman a otros que realizan los partidos durante los años electorales, como la compra de camisetas, pagos de publicidad, evaluaciones, monitoreo y lonas, entre otros, para el desarrollo de las campañas.

En este año, seis partidos políticos dispusieron de una bolsa de 440 millones de pesos de recursos públicos.

El dirigente del Comité Directivo Estatal del PRI, Ramiro Hernández García, acepta que ante los recortes, los partidos estarán obligados a ser más austeros, “no solamente se está reduciendo el número de colaboradores (del tricolor), sino que se ajustarán todos los gastos que en un momento sean posibles”. Incluso, dice, habrá que hacer ajustes en el número de vehículos de los que dispone el partido, “se tomarán medidas de austeridad estrictas, será en todos los aspectos en donde esto sea posible sin afectar la operatividad básica del partido”.

El Instituto Electoral proyecta que cinco partidos recibirán 99.6 millones de pesos el siguiente año, un recurso insuficiente para la nómina actual, que cuesta 120.9 millones. EL INFORMADOR/Archivo

Trabajan en ajustes

Los partidos continúan analizando los ajustes que realizarán al presupuesto de egresos del próximo año. Aunque coinciden en que forzosamente se deberá reducir la nómina y el gasto operativo, aún no se define, por ejemplo, el número de trabajadores a recortar.

El dirigente del PRI, Ramiro Hernández, comenta que es probable que el número de trabajadores se reduzca a la mitad (en este año, la plantilla es de 165 empleados), “ya hemos venido haciendo recortes de los colaboradores. Al principio de año será también el tiempo en el que se hagan ajustes adicionales a los que hasta ahora llevamos”.

Subraya que para evitar demandas laborales están en pláticas con los trabajadores para entregar las indemnizaciones correspondientes, “estamos tratando de evitar este tipo de riesgos, por eso los ajustes que estamos haciendo los estamos llevando a cabo en un diálogo y un acuerdo permanente. Hay mucho entendimiento por parte de los colaboradores, por un ajuste forzoso”.

Por su parte, en el PAN se informa que los gastos se reducirán en la misma proporción en la que lo harán sus ingresos. En 2017, el partido recibió 51.9 millones de pesos y, el próximo, podría tener 17 millones.

Asegura que se tienen planeados los recortes al gasto estatal; sin embargo, aclara que el presupuesto de 2019 lo ejercerá la próxima dirigencia del Comité Directivo Estatal, por lo que se deberán tomar en cuenta sus opiniones.

Se insiste en que, pese al recorte, no se verá afectado el trabajo relacionado a la formación y participación de mujeres y jóvenes.

Se solicitó entrevista con el dirigente de MC, Guillermo Medrano, pero no fue concedida. En septiembre pasado, informó que ya habían comenzado a hacer ajustes y aclaró que no preveían aplicar a rajatabla la aportación de militantes.

“Realmente no es prioridad el tema de las aportaciones, sabemos hacer política sin recursos. Afortunadamente, tenemos todavía el entusiasmo y el aprecio hacia nuestro proyecto de muchísima gente y creo que así seguirá los próximos años”.

Finiquita PRD a toda su plantilla

Debido a que el PRD Jalisco es uno de los partidos que no recibirá financiamiento público durante 2019, tras no alcanzar la votación mínima requerida para mantener el registro durante el proceso electoral pasado, ya hizo un cierre de sus operaciones financieras.

El dirigente Víctor Hugo Prado aclara que durante estos dos últimos meses de 2018 seguirán dependiendo de los recursos públicos estatales. Sin embargo, ya realizan un ejercicio de saneamiento para no dejar pasivos.

“De hecho, técnicamente, jurídicamente y financieramente, dejamos ya saldados a nuestros trabajadores con su liquidación. Una liquidación que fue pactada entre las partes: el partido y los trabajadores. Su finiquito se está registrando ante la Junta de Conciliación y Arbitraje para darle la certeza legal a ambas partes”.

De esta forma, agrega, en enero próximo empezarán con un ejercicio “de borrón y cuenta nueva”.

A pesar de que ya se finiquitó a 28 trabajadores a través de una bolsa de 1.5 millones de pesos, el dirigente aclara que hay algunas áreas que no pueden dejar de operar, como es la financiera, la cual debe rendir informes ante el INE sobre los recursos que se ejercieron en 2018 y, el área de transparencia, que son unidades que no pueden “desaparecer de tajo”.

Para seguir operando el próximo año, el partido requerirá de entre 10 y 12 trabajadores. Para cubrir éste y otros gastos operativos se solicitará apoyo financiero al Comité Ejecutivo Nacional, el cual también se encuentra en condiciones críticas.

“Al final de cuentas, en su presupuesto 2019, aún con la escasez, deberán prever la operación de los comités ejecutivos estatales, para que opere una nómina básica de áreas que no puede suprimir de tajo”.

El partido buscará también el apoyo de los perredistas que tienen actualmente un cargo. Por ejemplo, los 11 presidentes municipales, 42 regidores, dos diputaciones locales y dos legisladores federales.

Hugo Prado añade que, de acuerdo con lo que establecen los estatutos del partido, éstos deben aportar entre 10% y 15% de su salario. Sin embargo, a pesar de que ya todos están en funciones, ninguno ha realizado la aportación.

“Acabamos de constituir una coordinadora de autoridades locales que conjunta diputados, presidentes municipales y regidores. Entiendo que en estos próximos días ellos están por sesionar para precisamente, entre otros asuntos, comentar la necesidad de apoyar al partido como lo establece nuestro estatuto”.

El partido buscará, además, el apoyo de la militancia y empresarios, “habrá que transparentar los recursos (de estos últimos) porque el partido no puede recibirlos sin conocer su origen”.

Acentúa que continuarán alzando la voz para que no haya más reducciones a partidos, “y no porque los defendamos a ultranza, sino porque son el soporte de la vida democrática de este país”.

El siguiente año no hay elecciones, pero los partidos continuarán recibiendo recursos del erario. EL INFORMADOR/Archivo

EL ANÁLISIS

Partidos políticos, fin a la opulencia

Jaime Barrera

Gracias a la iniciativa de ley aprobada en la pasada Legislatura local, conocida como #SinVotosNoHayDinero, que empujó el entonces diputado independiente Pedro Kumamoto y respaldaron el resto de las fracciones, el próximo año se reducirán a casi la mitad las prerrogativas a los partidos políticos.

Jalisco se pondrá así a la vanguardia en el cumplimiento de esta exigencia social de acabar con partidos políticos millonarios, que hacían un uso altamente discrecional de estos recursos, en un país con grandes carencias en amplios sectores de la población. En la Cámara de Diputados siempre han evadido este debate y apenas en la actual Legislatura con mayoría morenista se está retomando para que esta medida se aplique en todo México.

Hoy, EL INFORMADOR hace una revisión puntual de la reducción presupuestal para los partidos en 2019, año no electoral. Para algunos, esta disminución de ingresos los pondrá en aprietos hasta para pagar sus nóminas.

Sin contar con lo que obtienen por aportaciones privadas, que muchas veces no reportan debidamente a las autoridades electorales, los partidos recibieron del erario en las elecciones del año pasado, casi 12 mil millones de pesos, si sumamos el gasto en las elecciones federales y estatales.

Afortunadamente, en Jalisco esa época de opulencia terminará, y esperemos que pronto suceda a nivel nacional, como lo prometió en campaña Andrés Manuel López Obrador.

Los partidos políticos tendrán que entrar a una nueva etapa para aprender a hacer política sin los enormes flujos de dinero que recibieron por años y que los aburguesaron y alejaron de sus propias bases. Los debe obligar a tener estructuras más eficientes, a conducirse con austeridad y sobre todo a ejercer estos presupuestos con mayor transparencia y rendición de cuentas.

Muchas fortunas personales se hicieron a base de lo que llegaba a los partidos políticos y no se gastaba ni en campañas ni en la operación del trabajo diario, sino que terminaba en cuentas bancarias de los dirigentes y sus camarillas. En ese sentido, acabar con estos abusos puede contribuir a formar cuadros que acaben con la corrupción que se aprende desde los partidos políticos y se reproduce después cuando llegan a los Gobiernos.

Desde luego que esta medida obliga también a las autoridades electorales a mejorar sus mecanismos de fiscalización para permitir que los partidos busquen allegarse recursos, pero no de procedencia ilícita como desafortunadamente ya ocurre. Pero sin duda, el fin del despilfarro es una buena noticia.

Claroscuros en transparencia

Los partidos políticos pasaron de panzazo la última evaluación realizada por el Instituto de Transparencia (Itei), en la cual obtuvieron 66.92% de cumplimiento global en materia de rendición de cuentas.

El PRI es el que tiene un mayor cumplimiento en la publicación de la información a la que están obligados, con 96.4%, seguido por Movimiento Ciudadano, con 93.1 por ciento. Ambos fueron los mejor evaluados.

A estos les sigue el PAN, que obtuvo un nivel de cumplimiento del 61.4%. Los que no cumplen ni con la mitad de lo que exige la ley, son el Partido Verde (46.5%) y Encuentro Social (36.9%).

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de la reducción en el financiamiento público a los partidos en Jalisco?

Participa en Twitter en el debate del día @informador