Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 16 de Febrero 2019
Tecnología | Dejar el tabaco cuesta de 200 a nueve mil pesos

Dejar el cigarrillo cuesta mucho dinero

Los mexicanos gastan 6 mil pesos al año en promedio en cigarrillos

Por: SUN

CIUDAD DE MÉXICO.- Cada año 50 mil mexicanos hacen un intento por dejar de fumar y sólo 5% lo logra, según el Departamento de Investigación en Tabaquismo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias ( INER).

Para dejar de fumar, dicen los expertos, sólo basta querer, buscar el tratamiento más adecuado y asesoría profesional. Pero también tiene un costo económico que varía entre 720 pesos hasta 9 mil pesos mensuales, según el medicamento que requiera y si acude a una clínica pública o privada.

Claudia Alvarado fumó 15 años de su vida “por imitación”.

“Para las mujeres fumar es todo un rito: desde abrir la bolsa, sacar tu cajetilla, encender el cigarrillo y tenerlo en la mano. Se asocia con una buena imagen y sólo cuando dejas de fumar te das cuenta de que eso se ve mal”, asegura.

Claudia practicaba natación y comenzó a sentir las secuelas del tabaquismo cuando se dio cuenta de que cada vez le costaba más trabajo llegar al otro extremo de la alberca.

“Durante un año intenté dejar de fumar, pero en realidad no hacía nada para lograrlo, sólo lo pensaba. Me sentaba a platicar con un amigo y nos decíamos lo necesario que era dejar de fumar, pero lo hacíamos tomando un café con el cigarrillo en la mano”, cuenta.

Para lograr su propósito, usó un enjuague bucal que se vende en farmacias y cuyo fin es provocar intolerancia al sabor de la nicotina. Le costó 199 pesos, pero no le funcionó.

En el mercado, además de ese producto, hay otras alternativas que forman parte del tratamiento de remplazo de nicotina. Existen chicles que reducen los niveles de absorción de nicotina en la sangre. Cada caja cuesta 120 pesos y se requieren seis para completar un tratamiento. También hay parches que tienen la misma función y cuyo costo de tratamiento es de 900 pesos mensuales.

Otro producto que está en el mercado es el inhalador de nicotina que tiene un precio de 100 pesos con seis cartuchos reemplazables. La dosis mínima requerida es de seis cartuchos diarios durante tres meses, según las recomendaciones médicas, por lo que su costo alcanza los 9 mil pesos.

La investigación hecha por especialistas del INER sobre los “Tratamientos para dejar de fumar” reveló que la farmacoterapia tiene buena probabilidad de éxito para dejar de fumar. El índice de éxito de los chicles es de 20% y el de los parches y del inhalador es de 22%.

Sin embargo, los expertos destacan que las posibilidades de lograr el éxito aumentan en la medida que se apoye al paciente con un tratamiento sicológico, pues la razón principal de las recaídas es la dependencia emocional al cigarrillo.

“El fumador que deja de fumar nunca olvida que fue fumador y el placer que experimentó”, señalan los investigadores Raúl Sansores, Alejandra Ramírez-Venegas, Marlene Espinosa-Martínez y Ricardo Sandoval.

Otra alternativa son las clínicas donde se ofrecen, además de los medicamentos, terapias individuales o grupales.

En el sector privado el tratamiento llega a costar hasta 5 mil pesos sin considerar el costo de los medicamentos. En tanto que en el sector público los pacientes llegan a gastar en las consultas y terapias desde 100 hasta mil 200 pesos.

En los Centros de Integración Juvenil (CIJ), por ejemplo, las consultas tienen un costo que varía de 15 a 100 pesos, dependiendo el nivel socioeconómico de los pacientes.

El doctor Nestor Soto, terapeuta del CIJ Benito Juárez, destaca que a pesar del costo que implica someterse a un tratamiento para dejar de fumar, resulta peor el precio que tienen que pagar los fumadores, pues la adicción a la nicotina les puede producir enfermedades que causan la muerte como la hipertensión o el cáncer de pulmón.

Además de que en la compra de cigarrillos, los mexicanos gastan 6 mil pesos al año en promedio.

“Esta adicción es una enfermedad crónica incurable que sólo se controla dejando de fumar. Pero el adicto a la nicotina se vuelve esclavo porque el organismo empieza a demandar la sustancia y si la persona lo deja o disminuye la dosis entra en una etapa de abstinencia con síntomas como sudoración, nerviosismo, ansiedad y enojo, por eso es que muchos recaen”, explica.

Destaca que a pesar de que se sabe cuáles son los riesgos, “los fumadores tienen la falsa seguridad de que no les va a pasar nada o postergan su decisión de dejar de fumar mientras no desarrollen alguna enfermedad”.

Temas

Lee También

Comentarios