Domingo, 03 de Marzo 2024

LO ÚLTIMO DE Suplementos

Suplementos | Conoce la iniciativa Café Pendiente, que suma adeptos en la ciudad

Tienes un pendiente: invita un café

Nunca antes pagar por algo que no vas a beber o comer fue tan gratificante. Conoce la iniciativa Café Pendiente, que suma adeptos en la ciudad

Por: EL INFORMADOR

A la vista. Un método para llevar control sobre las bebidas otorgadas, es hacerlo público en un pizarrón.  /

A la vista. Un método para llevar control sobre las bebidas otorgadas, es hacerlo público en un pizarrón. /

GUADALAJARA, JALISCO (12/ENE/2014).- Algunos cafés de la ciudad comienzan a tener una larga cuenta pendiente. No porque hayan fiado a sus clientes y éstos se estén escabullendo, sino porque ya pagaron y los consumos todavía no se han servido. Y ambas partes están ansiosas porque se preparen esas bebidas y platillos que llegarán a las manos de quien no puede costearlos. Los que pueden ponen su granito de café.
Café Pendiente es una iniciativa social que nació en Nápoles, Italia, con el nombre de “Caffé Sospeso” en 2008.
El concepto es simple: se trata de invitar un café a personas en situación de calle o que sencillamente no puedan costearse uno. Es una transacción que parte de la confianza y la solidaridad. La mecánica consiste en abonar por adelantado el consumo y dejarlo pendiente hasta que alguna persona que lo necesite se acerque a pedirlo.

El establecimiento deberá servirlo a esa persona como si ella hubiera pagado.

A lo largo de cinco años, la idea se propagó a otros países de Europa y llegó a Argentina, Estados Unidos, Chile, Costa Rica, Perú y Venezuela. En abril de 2013 se unieron los primeros establecimientos en México, entre ellos uno tapatío, el Kafé Madona, y un restaurante llamado Pozoles de la Abue en el Distrito Federal.

Porque no sólo se trata de bebidas. México es un país de los micronegocios y muchos de ellos, por supuesto, son de comida. Por eso, la iniciativa está abierta a restaurantes, fondas y cualquier establecimiento que quiera participar, según indica la página de internet de los impulsores del proyecto Café Pendiente México.

Esto permite que personas que no consumen café, como los niños de escasos recursos, puedan ser beneficiados con la buena acción de los que sean un poco más afortunados. Café Pendiente es una iniciativa desvinculada de alguna institución política o con fines altruistas.

“Así como un día invitas un café a un amigo, puedes invitar muchos más: amigos desconocidos a quienes les cambiarás el día, amigos que te agradecerán siempre a ti y a todos los que participen en esta iniciativa”, dice la página de internet de Café Pendiente México.

Ahí mismo se puede consultar la lista de los 124 negocios participantes autorizados en todo el país. En Jalisco ya suman siete: seis de ellos en la zona metropolitana y el otro en Lagos de Moreno. La mayoría se acaba de adherir en diciembre pasado. Además de formar parte del movimiento, al menos dos de estos establecimientos decidieron ir más allá y aplicar descuentos a todo aquel que deje una cuenta pagada y pendiente.

Un café calientito para los viajeros

Kafé Madona tiene ocho años tostando grano de café y produciendo tisana frutal para su venta o consumo en otros negocios. Hace apenas dos decidieron poner una barra de café para que la gente pueda degustar el producto que traen de Coatepec, Veracruz, en un pequeño pero confortable local en la Calle Vidrio, a media cuadra de Avenida Chapultepec.

A principios del año pasado su propietaria se enteró acerca de la iniciativa de Café Pendiente y se acercó a los impulsores del proyecto en otros países. Desde abril de 2013, Kafé Madona forma parte de los 124 establecimientos reconocidos en todo el territorio nacional y ha entregado alrededor de 300 cafés pendientes.

“Al principio obviamente a la gente se le hizo muy padre pero te decían: ‘¿y qué garantía me das?’. Nosotros tenemos una bitácora en la cual te anotas y pones tu aportación y tu nombre”, comenta la administradora, Verónica Larios.

A diferencia de la versión tradicional de la iniciativa, Kafé Madona decidió variar un poco la dinámica, por lo que las personas que quieran dejar una bebida pendiente sólo deben pagar la mitad de su costo.
“Tenemos como base el café americano que cuesta 10 pesos, pero nosotros aceptamos aportaciones desde un peso. Por cada peso que tú aportes, Kafé Madona aporta otro y entonces una vez que se acumulan cinco pesos, se completa un café”.

 Por la zona, que está a 10 minutos de las vías del tren, la mayoría de los beneficiarios son migrantes centroamericanos que hacen estancia en Guadalajara. “Los chavos vienen, se asoman y ya saben que si hay palitos sin tachar es porque hay café pendiente. No todos consumen café, entonces tenemos la opción de darles una tisana o chocolate. Cuando de repente se juntan tres cafés, se convierten en un desayuno: molletes, chilaquiles, huevos al gusto”.

Verónica cuenta que entre los mismos migrantes se empezaron a pasar la voz. Cada vez que los clientes o los trabajadores del negocio se encuentran con alguien que les pide limosna, les comentan acerca de la iniciativa.
 “Normalmente llegan pidiendo dinero, y así después se dan cuenta. Vienen muy seguido los mismos y ya de repente traen más gente (…) tratamos de decirles a los clientes para que se enteren, pero la mayoría de la gente que aporta ya son nuestros clientes frecuentes”.

El mes más concurrido fue junio, pero después bajó la demanda. Larios piensa que quizás muchas de las personas que ya sabían se fueron de la ciudad en su ruta por migrar hacia Estados Unidos.

En diciembre, además de recibir aportaciones monetarias, convocaron a los comensales a donar calcetines nuevos, los cuales regalaron a las personas que iban por su café pendiente en esta temporada invernal.

Nuevos clientes frecuentes

A unos metros del Expiatorio, hay una puerta abierta que invita a pasar un rato agradable con música ambiental, decoración ecléctica y un excelente servicio. Se trata del Gato Café, un espacio que surgió el 8 de abril de 2011 con la idea de ofrecer a la clientela un lugar cómodo, relajado, con calidad y calidez.
Su carta incluye barra fría, caliente y frappé. Todas las bebidas a base de café son preparadas con un grano orgánico de calidad premier. Además tienen todos los productos tradicionales de la fuente de sodas como refrescos, sodas italianas, infusiones, smoothies; y para la comida o cena, platillos como ensaladas, baguettes, sándwiches y postres. La especialidad, sin embargo, son sus crepas hechas con una masa casera así como la papa horneada.

Desde hace un mes, El Gato Café agregó otra oferta en su menú: la iniciativa de Café Pendiente. Firmaron una carta compromiso, recibieron el reglamento y comenzaron a implementarla.

“Y pues es todo, les mandas eso y las fotografías de cómo es que implementaste el control. Esporádicamente les estás mandando fotografías respecto a las entregas. Claro, si la gente que las recibe está de acuerdo con que tomes una fotografía, si no, te recomiendan que tomes al menos las manos de quien entrega o recibe”, dice el propietario, quien prefiere omitir su nombre.

La información se transmite de la siguiente manera: los empleados o el propietario les comentan a los comensales y eventualmente ponen una pausa a la música ambiental para reproducir un audio informativo que explica la dinámica.

En el caso del Gato Café, el cliente sólo paga 60% del valor de los consumos pendientes. El resto lo pone la casa. Es decir, el café americano que normalmente cuesta 18 pesos, en la modalidad de pendiente sólo vale 11.
“Somos una cafetería y trabajamos con cosas dulces. Vienen muchos impuestos y entonces no sé si vamos a poder sostenerlo, pero vamos a tratar de tenerlo lo más cerca de costo posible, sin generar utilidad”.

En tan sólo un mes alcanzaron unos 15 consumos pendientes. “Lo que me gusta es que hay clientes que vienen cada semana y en su consumo te agregan ya sea un café, un capuchino, un sándwich, club sándwiches… vaya que nos han dejado desde los platillos de precios más elevados hasta las opciones más sencillas”.

El propietario cuenta que a pesar de que llevan poco, se podría decir que ya tienen nuevos clientes frecuentes: “hay dos personas que vienen los fines de semana a preguntar si hay algo pendiente”. Una de ellas, comenta, es un hombre de escasos recursos con una discapacidad motriz.

Ahora sólo quedan un sándwich y tres o cuatro bebidas por entregar, pero esperan que se acumulen más. Sin embargo, el dueño considera que hace falta más difusión para que haya más beneficiarios.

“Como la gente de bajos recursos no tiene conocimiento de estas iniciativas, he tratado de hablar con la gente que está afuera, los puestos, los compañeros de empresas, y decirles: ‘sabes qué, cuando te llegue una persona pidiéndote un apoyo, un plato de comida, o lo que sea, si tú no tienes oportunidad de brindárselo, mándala con nosotros’”.

Otro formato que han adoptado es entregar vales a los clientes que paguen los platillos o bebidas pendientes. Así por ejemplo, si en la calle se encuentran con alguien pidiendo limosna, pueden darle uno de los vales.

La mayoría de los que han recibido el apoyo son niños y adultos mayores en situación de calle. “Es bastante padre, te das cuenta de la cantidad de agradecimientos que recibes para ti como negocio participante y para tus clientes. Es gente muy noble, que verdaderamente agradece. Se te quiebra la voz cada vez que entregas algo”.

Por ahora, están evaluando la posibilidad de colocar un letrero o logotipo que indique que pertenecen a Café Pendiente, debido a que el reglamento es un poco más estricto al tratarse de un área del Centro Histórico. El Gato Café sólo abre por las tardes, pero otra buena noticia es que próximamente tendrán horario matutino.

EL DATO

Establecimientos participantes

Kafé Madona


Uno de los pioneros

Calle Vidrio #1953, Guadalajara, Jalisco.
Horario: lunes a viernes de 08:30 – 20:00 horas / sábados de 08:30 – 14:00 horas.
Café americano: 10 pesos.
Café pendiente: 5 pesos.

El Gato Café

Cafés y alimentos

Calle Madero 833, Guadalajara, Jalisco.
Horario: lunes a jueves de 16:30 – 23:00 / viernes y sábado de 16:30 – 01:00 / domingo de 16:30 – 24:00.

Café americano: 18 pesos.
Café pendiente: 11 pesos.

Kun Tea


Andador Independencia 248 en Tlaquepaque.

Piggy Back

Justo Sierra 1821, colonia Americana, Guadalajara.

Coffee Bike

Paseo Loma Sur No. 7896 A, col. Loma Dorada, Tonalá.

Kalfés

Barra de café para eventos, Zapopan.

Contacto: kalfes.barradecafe@gmail.com

Fonda Murales Lagos

Calle Independencia 693, col. San Felipe, Lagos de Moreno.

CONSULTA


http://cafependiente.org.mx/

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones