Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Suplementos

Suplementos | Opel se encargará de desmentir a quienes dicen que un sedán no puede ser deportivo

Símbolo de deportividad

Opel se encargará de desmentir a quienes dicen que un sedán no puede ser deportivo
PARA NOVIEMBRE. En Estados Unidos se venderá bajo el sello de Buick. ESPECIAL / Opel

PARA NOVIEMBRE. En Estados Unidos se venderá bajo el sello de Buick. ESPECIAL / Opel

GUADALAJARA, JALISCO (12/AGO/2017).- Todavía bajo el mandato de GM, Opel desarrolló a este Insignia Sport GSi. De hecho, existirá una versión bajo el sello de Buick, modelo que conocemos en América como Regal GS. Este vehículo, en comparación a la edición normal, tiene cambios en rendimiento y estética que lo posicionan como un competidor radical.

Existen una serie de diferencias que hacen de este GSi diferente al Insignia común. En la parte delantera los cambios son notables en las generosas tomas de aire, que se colocan en el parachoques, que ahora imita un difusor. El resto del frente es igual, con un cofre casi liso; faros de corte afilado y doble tira LED superior y una parrilla con motivos cromados y elementos en negro brillante. Lo laterales son similares, pero con rines de aluminio, envueltos en llantas Michelin de 20 pulgadas. Atrás también hay toque únicos, como una tapa cajuela con un nuevo alerón deportivo, todo complementado por las calaveras en LED; defensa con reflectores de luz y dos salidas de escape en acabado cromado, con un embellecedor inferior en tono negro.

Por dentro también habrá variaciones, las más importantes abarcan los asientos, que ahora son de corte deportivo y tapizados en cuero. El volante ahora tiene el fondo plano y añade acentos de aluminio, los cuales se extienden a los pedales, que ahora son de dicho material. El resto es idéntico, con piel en las vistas internas de las puertas y costuras aparentes, de así decidirlo el comprador.

Este GSi tiene un sistema denominado FlexRide, que permite elegir entre tres distintos modos de rigidez en la suspensión, que cambian la posición de amortiguadores y repercuten en la reacción del acelerador; dirección y cambios de caja. También hay un modo extra a los comunes (Standard, Tour y Sport), el cual es llamado “Competición”, que deshabilita el control de tracción para que el manejo sea lo menos asistido posible.

 

Más novedades

El propulsor es un bloque de cuatro cilindros en línea y 2.0 litros de desplazamientos con turbocargador integrado, mismo que produce 260 caballos de fuerza. El motor estará siempre ligado a una caja automática de ocho velocidades con convertidor de par, lo que ofrece otra novedad, pues en esta versión se colocan paletas de cambio detrás del volante; la potencia es distribuida a las cuatro ruedas, gracias a la tracción integral en este automóvil.

Los frenos representan otro cambio importante, pues ahora son firmados por Brembo, con discos de 345 milímetros y calipers de cuatro pistones; los muelles de la suspensión se redujeron en 10 mm y se añadieron amortiguadores más rígidos.

En noviembre se comienza con la distribución y venta de este automóvil, en mercados como Estados Unidos (bajo el sello de Buick y con motor V6) y en Europa, donde se añadirá de manera posterior un motor a diesel. Todavía no existe el precio confirmado por unidad.

 

Temas

Lee También

Comentarios