Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Suplementos

Suplementos | Hyundai ya produce un auto en México, pero podría ser algo más seguro

Nueva opción para la familia

Hyundai ya produce un auto en México, pero podría ser algo más seguro
QUINTA GENERACIÓN. Presenta una interesante apuesta visual la hace ver como un auto de mayor rango. EL INFORMADOR / M. Castillo

QUINTA GENERACIÓN. Presenta una interesante apuesta visual la hace ver como un auto de mayor rango. EL INFORMADOR / M. Castillo

GUADALAJARA, JALISCO (12/AGO/2017).- En las calles lo van a confundir con su hermano mayor, el Elantra. Y el propietario del nuevo Accent 2018 estará feliz con este y otros detalles, aunque en versiones medias no tanto.

El Accent llega a su quinta generación, de las cuales cuatro se vendieron en México. La primera se llamaba Verna y fue vendida por Dodge. Las dos siguientes también fueron comercializadas por la marca estadounidense bajo el nombre Attitude. Ahora ya producido en este país, el Accent finalmente es vendido bajo su nombre y marca originales y se muestra la buena opción que siempre ha sido, aunque no necesariamente la mejor.

La parrilla está acorde a lo que hace Hyundai hoy en día. Es grande, el frente es bajo y contiene líneas horizontales. Los faros son de grandes dimensiones también y enmarcan muy bien la parte frontal del Accent. Los costados son limpios y las grandes calaveras le dan buena personalidad a un auto en cuyo segmento no hay grande estrellas, estéticamente hablando.

El interior es adecuado a su segmento y precio, aunque el espacio en la fila posterior podría mejorar, más en una categoría donde Versa y Vento están disponibles. Los plásticos que forran el tablero son rígidos, pero no mandan incómodos reflejos al parabrisas. La posición de manejo y visibilidad son buenas. El volante se ajusta en profundidad y altura, ayudando en este rublo. Hay también una muy taquillera pantalla táctil de 7 pulgadas, que permite el uso de los ya muy demandados CarPlay y Android Auto. El aire acondicionado tiene control automático de temperatura y hay cámara de reversa complementada con sensores traseros para facilitar las maniobras.

Las agarraderas laterales en el techo ayudan en el confort de los pasajeros que podrán estar sentados sobre asientos de piel, que puede tener doble tono según la versión del Accent. Desafortunadamente, solo la más equipada GLS cuenta con 6 bolsas de aire, mientras los demás tienen 2. Afortunadamente todos cuentan con control de estabilidad, lo que los pone arriba de Vento y Versa, por ejemplo.

Manejo y sensaciones

Con el motor de 1.6 y 121 caballos de fuerza, nadie realmente debería estar esperando una conducción emocionante al mando del Accent. Sin embargo, incluso cuando ese motor usa la caja automática de seis velocidades para mandar la fuerza a las ruedas delanteras, el auto no se siente débil en ambientes urbanos.

En carretera, principalmente se viajan cuatro personas más su equipaje, los rebases deben ser muy pensados antes de ejecutarlos. El consumo es adecuado en su segmento con poco más de 10 km/litro en ciudad y 13 en carretera, a ritmos tranquilos, conduciendo bajo las normal vigentes de circulación.

La dirección eléctrica es poco comunicativa, pero a la gran mayoría de los clientes de un auto como el Accent lo que realmente les va a importar es que sea suave y rápida lo suficiente para responder en una maniobra de urgencia. Y sí lo es.

Fabricado en la planta de su empresa hermana Kia, en Pesquería, Nuevo León, el Accent es un auto que suma a la oferta de sedanes subcompactos en el país. Es cómodo, relativamente amplio y se siente sólido y bien hecho. Nos hubiera encantado que Hyundai México pusiera 6 bolsas de aire en las versiones intermedias, llamadas MID, pero tal vez eso lo hiciera un rival demasiado duro para el “auto de casa”, el Kia Río, que sí las tiene en el LX que es su versión intermedia. Esa decisión hace que el Accent pase a ser un producto mucho más interesante en su versión inicial que cuesta 219,900 pesos comparado a las versiones intermedias de Vento y Versa que no cuentan con ese importante sistema de seguridad. Sin embargo, por 12 mil pesos más se puede comprar un Rio LX que ya tiene 6 bolsas. Y por los 285,400 pesos ya se puede comprar un Elantra GLS automático, con más espacio, potencia y manejo. Y le sobrarán cerca de 8 mil pesos para ayudar con costos de seguros y/o tenencia, por ejemplo.

En pocas palabras, el Accent es un buen producto, pero cuya configuración para México no nos parece la más acertada.

DATOS TÉCNICOS
Motor Frontal transversal; L4; 1.6 litros.
  Potencia- 121 HP @ 6,300 rpm.
  Torque- 111 libras-pie @ 4,850 rpm.
Tracción Delantera
Transmisión Automática de seis velocidades (6+R).
FRENOS
Delantera De discos ventilados, con ABS.
Trasera De discos sólidos, con ABS
SUSPENSIÓN
Delantera Independiente, de tipo McPherson con resortes helicoidales y barra estabilizadora.
Trasera De eje de torsión y resorte helicoidales.
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera, con asistencia eléctrica
DIMENSIONES (mm)
Largo 4,385
Ancho 1,729
Alto 1,460
Distancia entre ejes ---
Peso 1620 kilogramos
CAPACIDAD
Tanque 45 litros
CAJUELA 388 litros

Temas

Lee También

Comentarios