Martes, 21 de Enero 2020
Suplementos | Los rarámuris son herederos de una antigua tradición indígena

Los rarámuris y su arte musical

En la región de la sierra tarahumara, al norte de nuestro país, se encuentran varios pueblos rarámuris

Por: EL INFORMADOR

En la región de la sierra tarahumara, al norte de nuestro país, se encuentran varios pueblos rarámuris que son herederos de una antigua tradición indígena, la cual, por fortuna, todavía conservan. Su vestimenta, sus prácticas de siembra, su idioma, sus casas y todo lo que ellos producen, son herencia que les dejaron sus ancestros que hace cientos de años habitaban aquellos lugares.

Su música y sus instrumentos musicales son verdaderamente asombrosos. El tambor tarahumara o kampore es uno de los principales instrumentos que acompañan muchas de las actividades de los rarámuris, desde ir a sembrar, recibir a un recién nacido, construir una vivienda, ceremonias de agradecimiento a la tierra, al agua, y muchas otras actividades que suelen hacer en grupo, con la participación de casi todo el pueblo, siempre cantando y danzando.

El kampore está hecho de madera, y su piel es de venado; en ocasiones los pintan de colores y les dibujan paisajes o animales de la localidad; entre más grande sea el instrumento más fuerte y profundo sonará. Pueden ser desde 15 o 20 centímetros de diámetro, hasta casi un metro. El que lo ejecuta es un conocedor de los ritmos de las danzas y los cantos. Además de utilizar el tambor y de cantar, también utilizan sonajas y los tenabaris, que son un manojo de capullos de mariposa atados a un mecate que se sujeta a los tobillos a la hora de hacer la danza.

En la comunidad de Saquirachi, municipio de Urique, en el estado de Chihuahua, en la alta sierra tarahumara, se usa también el llamado chapereque, que es un instrumento antiguo de tres cuerdas montadas sobre trozo de madera curvo que se saca del centro del maguey, es decir, del "quiote de maguey", o también se puede usar la madera de encino. Es parecido a un arco de cacería pero con tres cuerdas en lugar de una, como un arpa primitiva, similar a otros instrumentos que se tocan en lejanos países del continente africano.

Podríamos decir que funciona como una guitarra, pero como no tiene una caja de resonancia, entonces un extremo del chapereque se debe colocar en la boca y sostenerlo con una mano, mientras que con la otra se tocan sus cuerdas. La boca y la cabeza entera del músico serán su caja de resonancia como la que tienen otros instrumentos como la guitarra, la mandolina o el violín.

En este pueblo tarahumara de Saquirachi, el chapereque es muy utilizado en sus fiestas, junto con el tambor y los cantos. Una de sus principales ceremonias es la del "yumari", en la que agradecen al "padre sol" y a la "madre luna" por las lluvias del temporal. Danzan al ritmo del tambor como imitando los movimientos de los venados, y sobre la tierra dibujan con sus pies "al sol, la luna y las estrellas".

Los instrumentos y la música de los rarámuris son de los más interesantes que existen pues tienen una antigüedad de cientos de años y todavía forman parte de la vida cotidiana de ellos y esperamos que por muchos años más los sigan teniendo.

Temas

Lee También