Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018

Suplementos

Suplementos | El escritor mexicano murió en Estados Unidos; es hora de releer al autor 'de la onda'

Gustavo Sainz, el hombre de la pluma audaz

El escritor mexicano murió a los 74 años de edad en Indiana, Estados Unidos;es hora de releer al autor 'de la onda'

Por: EL INFORMADOR

Gustavo Sainz se había retirado de la vida pública debido a que padecía Alzheimer. EL INFORMADOR / A. García

Gustavo Sainz se había retirado de la vida pública debido a que padecía Alzheimer. EL INFORMADOR / A. García

GUADALAJARA, JALISCO (05/JUL/2015).-  Aunque su más grande pasión era la literatura mexicana, esa que le enseñaba con vehemencia a sus alumnos, el autor mexicano Gustavo Sainz fue un hombre que además de escribir se decantaba por la docencia, profesión que llegó a ejercer  en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, y durante muchos años en varias universidades de Estados Unidos, como la de Indiana en Bloomington, de donde es profesor emérito.

Sainz era un hombre comprometido y fiel a sus principios, describió Eduardo Vázquez Martín, secretario de Cultura de la Ciudad de México. Quizá por eso cuando era director de la revista La Semana de Bellas Artes, decidió autoexiliarse cuando un cuento publicado resultó ofensivo para la esposa del entonces presidente José López Portillo y en el que declaró no tuvo injerencia; por eso, siguiendo sus creencias prefirió que sus últimos días fueran lo más privados posibles y ocurrió con la noticia de su muerte, que llegó a México seis días después de su deceso —ocurrido el 26 de junio—, por medio de un obituario en la versión online del Herald Times de Bloomington, Indiana, donde residía.

Un escritor de la “Literatura de la Onda”

Nacido el 13 de julio de 1940 en la Ciudad de México, Gustavo Sainz aprendió a leer y escribir desde temprana edad. El deseo por crear a través de las letras comenzó a manifestarlo desde sus estudios primarios al formar varias revistas escolares, hasta llegar a Visión, publicación de la cual fue jefe de información.

Ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para estudiar derecho, aunque pronto descubrió que Filosofía y Letras era más adecuado para él.

Su narrativa directa fue calificada por muchos como un parteaguas en la manera de novelar en México, por lo que junto a su amigo José Agustín y otros autores, fue calificado como un escritor de la “Literatura de la Onda”, un término que no aprobaba ni él ni los demás señalados y que era utilizado para referirse a ellos de manera peyorativa.

A los 25 años publicó “Gazapo”, su primera novela (traducida a 14 idiomas),  la cual cuenta en primera y tercera persona la historia de  jóvenes que descubren el significado de la amistad y el amor, salió un año después de “La tumba” (1964) de José Agustín, otro texto de la “Onda” en la que aborda temas de los que no se hablaban en aquel entonces.

Cuatro años después lanzó su segundo libro “Obsesivos días circulares” para llegar a “La princesa del Palacio de Hierro” (1974) con la que obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia. La protagonista de esta novela habla de su vida y amores, mostrando un retrato de la juventud de clase alta mexicana por medio de un lenguaje coloquial y una estructura libre que incluso da cabida a muletillas de aquellos años.

Entre sus 18 títulos destacan  “Paseo en trapecio”, “Muchacho en llamas”, “La novela virtual”, “A troche y moche”, “Batallas de amor perdida” y “El tango del desasosiego”.

De acuerdo con el escritor Ignacio Trejo Fuentes, Sainz fue de los autores que se atrevió a probar distintos recursos en las letras nacionales, de tal suerte que sus “novelas son audaces, provocativas. Luego de ‘Gazapo’ se arriesgó a publicar ‘Obsesivos días circulares’, y supuse que había escrito su obra mayor, pero me equivoqué: libros suyos como ‘Paseo en trapecio’, ‘Salto de tigre blanco’ o ‘La novela virtual’ sobrepasaron la experimentación de ‘Obsesivos...’”.

Un espíritu multifacético

Quienes lo conocieron lo describen como un hombre agradable y culto, quien lo mismo podía impartir clases de literatura mexicana, europea y estadounidense que periodismo, cine, diseño o desempeñarse como editor, jefe de información o director editorial. También, según publicaciones culturales, fue inmortalizado en varias novelas como “Ciudades Desiertas” de José Agustín y “Los detectives Salvajes” de Roberto Bolaño, la cual es un retrato del México cultural de los años setenta.

De acuerdo con el obituario, el autor falleció rodeado de sus queridos hijos Claudio y Mario Sainz, quienes le cuidaban en la medida en que avanzaba su enfermedad: Alzheimer. La familia pidió que, en lugar de flores, se mandaran contribuciones la Alzheimer Association.

El misterio del exilio de Sainz

De acuerdo con publicaciones en medios de hace varios años, Gustavo Sainz decidió abandonar el país porque un texto publicado en “La Semana de Bellas Artes” resultó ofensivo para Carmen Romano, esposa del entonces presidente José López Portillo;po ello, Juan José Bremer, quien fuera por aquellos tiempos titular del INBA, cesó a Sainz de sus actividades.

Las autoridades culturales calificaron lo ocurrido como un suceso no aclarado; sin embargo, el autor Ignacio Trejo Fuentes ha explicado que el texto que molestó a la pareja presidencial fue publicado cuando Sainz ya daba clases en Estados Unidos. El mismo Sainz llegó a decir “fui un chivo expiatorio”, aunque sin victimizarse, pues señaló que  le dieron una beca de 15 mil dólares para preparar una conferencia sobre los dioses aztecas, un dinero que le pareció que jamás le iban a pagar en México.

Pero con el tiempo, la historia se disipó, y aunque muchos siguieron preguntándose el porqué de la partida de Gustavo Sainz, pel argumentaba que disfrutaba su trabajo en Estados Unidos, que estaba contento de seguir en la docencia en aquel país, y mientras sus obras continuaban publicándose no había más qué decir.
Hoy queda la certeza de que Gustavo Sainz se ha ido para siempre, pero su obra se queda.

SABER MÁS


Algunas obras

> Gazapo (1965)

> Obsesivos días circulares(1969)

> La princesa del Palacio de Hierro (1974)

> Compadre Lobo (1978)

v Fantasmas aztecas: (un pre-texto) (1982)

> Paseo en trapecio (1985)

> Muchacho en llamas (1987)

> A la salud de la serpiente (1991)

> Retablo de inmoderaciones y heresiarcas (1992)

> La muchacha que tenía la culpa de todo (1996)

> Salto de tigre blanco (1996)

> Quiero escribir pero me sale espuma (1997)

> La novela virtual (atrás, arriba, adelante, debajo y entre) (1998)

> Con tinta sangre del corazón (2000)

> A troche y moche (2002)

> Batallas de amor perdida (2002)

> El tango del desasosiego (2008)

Temas

Lee También

Comentarios