Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Trabajadores de Pemex reparan una fuga en una toma en Tepeaca, Puebla. AFP/ARCHIVO
México

Puebla, el epicentro del huachicol

Las localidades donde se concentra en mayor medida este delito son Acajete, Tepeaca, Acatzingo, Quecholac, Tecamachalco y Palmar del Bravo

SUN

El 5 de mayo de 2017, EL UNIVERSAL informó que las ganancias en el robo de hidrocarburos a Petróleos Mexicanos (Pemex).

Según el reporte de las autoridades estatales, de enero al 4 de noviembre de 2017 se decomisaron cuatro millones 403 mil 116 litros de hidrocarburo; de haberse vendido en el mercado negro -a los nueve pesos el litro en que se ofrece- las organizaciones criminales habrían obtenido una ganancia de 39 millones 628 mil pesos en esos primeros 10 meses del año.

En ese periodo, se indicó, las autoridades encargadas de combatir a los huachicoleros aseguraron 788 tomas clandestinas en el "Triángulo Rojo", dos mil 351 vehículos y detuvieron a 694 personas.

El "Triángulo Rojo", de acuerdo con las autoridades, está conformado por las localidades de Acajete, Tepeaca, Acatzingo, Quecholac, Tecamachalco y Palmar del Bravo. Sin embargo cifras oficiales de seguridad en la entidad indicaron que ese problema se extiende a los municipios de Puebla capital, San Martín Texmelucan, Atzinzintla, Esperanza y Amozoc.

El 19 de mayo de 2017, El Gran Diario de México dio a conocer sobre el Corralón del Huachicol, el cual operaba la Procuraduría General de la República (PGR) en el sur de la capital poblana. Según datos proporcionados por las autoridades estatales, en total sumaban en ese momento mil 228 vehículos recuperados con reporte de robo, todos ligados con la extracción de combustible en los ductos de Pemex.

Un letrero señala un ducto en Puebla. AFP/ARCHIVO

Según la información de inteligencia, las organizaciones como la de Antonio Martínez "El Toñín" y la de Roberto de los Santos de Jesús "El Bukanas", operan con un grupo de personas que se dedican específicamente al robo de automotores, en particular, en las carreteras que confluyen en los seis municipios que conforman el denominado "Triángulo Rojo".

Se destacó que los "chupaductos" utilizan con frecuencia las camionetas Pick up a las que instalan redilas. También Suburban, Silverado y Custom que aparecieron en el mercado entre los años 1995 y 2010.

Se informó que cada uno de estos vehículos que encontraron las autoridades, según las adaptaciones realizadas a los mismos, permiten subir bidones que en promedio pueden llevar entre 500 y mil 500 litros de gasolina.

De la marca General Motors se seleccionan el modelo S10 y de la marca Ford los modelos de camionetas F-600 y F-150, a las que pueden o no adaptar redilas. Lo mismo sucede con la marca Dodge, la versión RAM.

También que los modelos Voyager, Econoline y Ecosport (por ser camionetas cerradas), son usadas para llevar bidones de 50 litros con la intención de pasar inadvertidos ante las autoridades. De la marca Nissan, la camioneta Estaquitas ha sido utilizada con el mismo fin. El caso del coche Tsuru es el mismo que el Chevy.

De la marca Volkswagen también se utilizan automóviles como Beetle, Pointer, Bora, Passat y Jetta. Los Pontiac también han sido robados y algunos de ellos recuperados.

Ante la necesidad de mover cantidades mayores de gasolina, los grupos delictivos recurren al hurto de vehículos más grandes como camiones de pasajeros y microbuses con los que trasladan en un solo viaje de siete mil a 27 mil litros de combustible.

Se incluye también el robo de camiones de carga pesada y/o ligera (de 3.5 a 10 toneladas) como por ejemplo los tractocamiones con remolque, pipas de agua, torton, camiones de volteo marca Kenworth e Isuzu modelo Elf 200.

El 1 de junio de 2017, Pemex confirmó la rescisión de contrato a siete gasolineras en zona de huachicol, ubicadas en los municipios de Palmar de Bravo, Cuyoaco, Tecamachalco, Huixcolotla y Quecholac, en Puebla. El 12 de junio del mismo año se informó que Puebla ocupaba el primer lugar a nivel nacional en decomisos de combustible robado.

La instancia de seguridad indicó que con base en datos de Pemex y la PGR, el total de decomisos en el año ascendió a dos millones 649 mil 967 litros.

Un comunicado del Grupo de Coordinación Puebla Segura resaltó que dicho aseguramiento representaría llenar el tanque de 66 mil 248 vehículos con capacidad de 40 litros.

JM