Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
null
México

Pide AMLO al Senado dar a Ejército rol en seguridad para iniciar Guardia Nacional

Los senadores eliminaron el artículo transitorio que daría más facultades a las fuerzas armadas en tanto se consolida la nueva corporación; Monreal asegura que modificarán el dictamen

El Informador

Andrés Manuel López Obrador afirmó que no está satisfecho con la aprobación de la Cámara de Diputados para conformar la Guardia Nacional, porque se eliminaron temas como dejar que el Ejército y Marina apoyen con la seguridad pública mientras se conforma la nueva corporación.

Reprochó a los diputados la eliminación del transitorio que daría más facultades a las fuerzas armadas en tanto se consolida la Guardia, para que apoyen con la seguridad pública. “Se quitó ese transitorio y prácticamente va a quedar igual, como si fuese una reedición de la Policía Federal, que sabemos que no funcionó… no se le dio fuerza”.

Con la eliminación de ese transitorio se perdió la posibilidad de que la Guardia, durante los cinco años del mando militar, participara en tareas para preservar la paz y el orden público. En cambio, se modificó el Artículo 21 de la Constitución para que cuente con un mando civil a cargo de la Secretaría de Seguridad y tenga una Junta de Jefes de Estado Mayor donde participarán los representantes de la Defensa Nacional, Marina y Seguridad (es un mando dual: la Secretaría de Seguridad se encargaría de la planeación y el Ejército de la ejecución de las funciones).

El diputado por Morena, Pablo Gómez, argumentó que se quitó ese transitorio porque, de lo contrario, no hubiese avanzado la reforma en la Cámara Baja.

López Obrador pidió a los senadores: “Queremos que se reincorpore ese transitorio en tanto consolidamos la Guardia Nacional”. Y solicitó que se contemplen otros temas que fueron eliminados como la participación de las fuerzas armadas en el proceso de capacitación y formación, y la definición con claridad sobre la facultad del Ejército y Marina para intervenir en asuntos de seguridad pública. “Eso debe quedar claro”.

El senador Ricardo Monreal respondió ayer que la Cámara Alta atenderá las preocupaciones de López Obrador y modificará el dictamen. Hay dos alternativas: que sea en el próximo periodo ordinario que iniciará en febrero o que se convoque antes a otro periodo.

López Obrador pide al Senado reforzar el Ejército mientras se consolida la Guardia Nacional. NOTIMEX/A. Monroy

GUÍA

¿Qué quiere AMLO?

Andrés Manuel López Obrador señaló que no está satisfecho con el dictamen que se aprobó en la Cámara de Diputados para crear la Guardia Nacional.

¿Cuál fue el cambio que se hizo que no convence al Presidente?

En diciembre pasado, la Comisión de Puntos Constitucionales en San Lázaro avaló un documento con siete artículos transitorios; entre éstos, uno que permitía a las Fuerzas Armadas estar al frente de la Guardia y las tareas de seguridad pública por los primeros cinco años del funcionamiento de ésta.

A la letra, el quinto transitorio especificaba lo siguiente: “En tanto persista la emergencia de violencia e inseguridad en el país y por un plazo máximo de cinco años”, la Guardia Nacional “será adscrita a la dependencia del ramo de la Defensa Nacional para los efectos de la programación y ejecución de funciones en materia de seguridad”.

Durante las audiencias públicas que se llevaron a cabo en la Cámara Baja, expertos, académicos, organizaciones de la sociedad civil y organismos defensores de derechos humanos criticaron que, con este artículo, se daba poder absoluto a las Fuerzas Armadas para intervenir en temas que sólo deben dejarse a las autoridades del orden civil. Incluso, la vicecoordinadora de los diputados de Morena, Tatiana Clouthier, alertó que, si la Guardia Nacional mantuviera un mando militar por los primeros cinco años de su actuación, podría determinar quién gobernará el país en la próxima sucesión presidencial.

¿Qué aprobaron?

Con la eliminación de ese transitorio el pasado miércoles también se perdió la posibilidad de que la Guardia Nacional, durante los cinco años del mando militar, participara en tareas para preservar la paz y el orden público, como protestas o manifestaciones sociales y políticas.

En cambio, se modificó el Artículo 21 de la Constitución para que la Guardia Nacional cuente con un mando civil a cargo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y tenga una Junta de Jefes de Estado Mayor donde participarán los representantes de Seguridad, la Defensa Nacional y Marina.

¿Qué otro cambio importante hay?

En el artículo segundo transitorio se especifica que, mientras se conforme la Guardia, será el Presidente el que determinará los acuerdos para que la misma se integre de elementos de la Policía Federal, la Policía Militar y la Policía Naval, y “en tanto se expide la ley respectiva, la Guardia Nacional asumirá las funciones previstas en el Artículo 2 de la Ley de la Policía Federal”.

AMLO también señaló que se eliminó el que las Fuerzas Armadas puedan capacitar y formar en disciplina castrense a los elementos de la Guardia Nacional, pero sí se especifica en las modificaciones al Artículo 21 del dictamen. “La dependencia del ramo de la Defensa Nacional, conforme a la ley, dispondrá lo necesario para que la estructura jerárquica, disciplina, régimen de servicios, ascensos, prestaciones, ingreso, profesionalización y el cumplimiento de las tareas de la Guardia Nacional estén homologados a los que se aplican en el ámbito de la Fuerza Armada permanente”.

CLAVES

Principales cambios de los diputados

  • Establecen un mando de carácter civil en la Guardia Nacional, por estar adscrita a la Secretaría de Seguridad Federal; sin embargo, esta dependencia será la encargada de diseñar las políticas y programas, mientras la Sedena y la Marina serán los operadores.
  • Crea una Junta de Jefes de Estado Mayor, compuesta por el Ejército, la Marina y también la Secretaría de Seguridad.
  • Los delitos cometidos por elementos de la Guardia Nacional serán conocidos por la autoridad civil competente, de acuerdo con el dictamen avalado.
  • Para los detenidos por integrantes de la Guardia se remarca que serán puestos a disposición en instalaciones de las autoridades civiles que correspondan.
  • Ordena que en los 120 días siguientes a la entrada en vigor en el Congreso de la Unión, se expedirán las leyes que reglamenten el uso legítimo de la fuerza y el registro nacional de detenciones.

Preocupa que Guardia ignore el fortalecimiento de Policías

El dictamen aprobado por la Cámara de Diputados para la creación de la Guardia Nacional tiene muchos vicios que han sido señalados por las organizaciones no gubernamentales, los expertos y por fuerzas políticas, destacó el senador emecista, Clemente Castañeda.  “Lo que hace ese dictamen es crear una instancia encargada de seguridad pública de corte militar, con un mando dual donde la Secretaría de Seguridad se encargará básicamente de la planeación, pero la Secretaría de la Defensa Nacional será la encargada de la ejecución de las funciones, además de una serie de decisiones que, a nuestro juicio, la hacen inoperante”.

Por eso lo más preocupante, acentuó, es que se deja prácticamente fuera el fortalecimiento de las Policías, “que a nuestro juicio son quienes deben hacerse cargo de las funciones de seguridad pública”.

Comentó que la bancada de MC está a favor de un regreso gradual de las fuerzas armadas a sus cuarteles, pero esto tendría que estar forzosamente acompañado de un fortalecimiento de las propias Policías, de las instituciones civiles de seguridad, y eso no está planteado en el dictamen.

Sobre las declaraciones del Presidente de que propondrá modificaciones al Senado, respondió que lo único que hace es prolongar más la militarización del país, “es a todas luces inaceptable. Lo que el Presidente quiere reingresando este transitorio es que, prácticamente, durante todo su mandato, las Fuerzas Armadas operen como han venido operando hasta ahora, absorbiendo las funciones y las tareas de seguridad”.

La diputada Tatiana Clouthier acompañada de diputadas de morena y PT subió a tribuna para intentar eliminar del dictamen la conformación de la Junta de Jefes de Estado Mayor, pero la propuesta fue rechazada por Morena. SUN/J. Reyes

Anticipó que en el Senado habrá un escenario completamente distinto al de la Cámara de Diputados, y que esta reforma no alcanzará la mayoría calificada, pues a juzgar por las posiciones políticas que han tenido los grupos parlamentarios, es que el Presidente, Morena y sus aliados no alcanzarían las dos terceras partes de la votación requerida.

Agregó que la discusión del dictamen se realizará hasta el periodo ordinario que comenzará el próximo 1 de febrero. Sin embargo, el presidente del Senado, Martí Batres Guadarrama, declaró que existe la posibilidad de convocar a una sesión extraordinaria para que se discuta antes del siguiente mes, pero esto dependerá del trabajo de las comisiones y de los consensos con las otras fuerzas políticas.

Castañeda consideró que entre los aspectos más importantes que se deben retomar en el Senado, está el carácter civil que debe tener la Guardia Nacional, el fortalecimiento de las Policías y la coordinación con los Estados y los municipios, “esas tres cosas no están en el dictamen que aprobó la Cámara de Diputados”. Además, otro de los temas que se continuarán impulsando es que la legislación secundaria de esta reforma constitucional sea aprobada también por las dos terceras partes.

Carmen Julia Prudencio González, integrante de las Comisiones de Gobernación, Seguridad y Defensa Nacional en la Cámara de Diputados, advirtió que la Junta de Jefes de Estado Mayor incluida en la estructura de la Guardia Nacional “disfraza” un mando mixto para esta corporación, en el que predominará la presencia militar.

La legisladora federal por Jalisco sostuvo que la reforma aprobada por las bancadas de Morena y del PRI formaliza la militarización del país en la Constitución y no ofrece certezas sobre la organización y los plazos de operación de la Guardia. “No estamos en contra de que haya una guardia civil, lo que estamos en contra es que haya un mando mixto, un mando donde predomine el Ejército en las calles. La existencia de esta Junta de Jefes no clarifica el mando civil y esta Guardia establece ese tipo de organismos con los que no vamos a saber sobre quién recae la responsabilidad cuando haya que liderar una estrategia”.

Refirió que en el Senado se podrían clarificar las dudas señaladas si la fracción mayoritaria tiene voluntad. Añadió que también se requiere claridad en la elaboración de la Ley Orgánica de la Guardia y de la Ley Federal de Uso de Fuerza, que deben incluir todos los detalles sobre cómo actuará la nueva policía nacional. Destacó que se tendrían que aplicar las pruebas de control de confianza a todos los integrantes de la corporación.

Manifestó su preocupación por la posible eliminación del artículo cuarto transitorio de la reforma constitucional, como lo pidió Andrés Manuel López Obrador. Argumentó que ese apartado establece la obligación de fortalecer a las Policías estatales y municipales, además suprimía la intención de cortar fondos a los cuerpos de seguridad locales que, a criterio de la Federación, no den resultados en el combate a la inseguridad.

La legisladora sostuvo que el modelo de Guardia Nacional que impulsa la administración federal nada tiene que ver con los esquemas que siguen países como Francia, España o Chile.

Acudirán a organismos internacionales

La diputada panista Mariana García Rojas informó que su partido analiza presentar un recurso jurídico ante organismos internacionales contra la Guardia. Afirmó que el dictamen enviado al Senado “va en contra del propio proceso de desmilitarización que se busca a nivel mundial”.

Consideró que esta nueva corporación conlleva el riesgo de violación de derechos humanos

LA VOZ DEL EXPERTO

“Pretenden desviar el debate”

Alfredo Lecona (vocero del colectivo Seguridad Sin Guerra)

La creación de la Guardia Nacional con mando mixto aprobado por los diputados “es una simulación” porque en realidad se trata de un mando militar, señaló Alfredo Lecona. “El mando que importa es el mando operativo, nada más que se trató de confundir a la opinión pública justo para darle a la sociedad civil y a los detractores, una victoria súper entrecomillada, porque indujeron el tema del mando civil en un término equivocado; es decir, una cosa es adscripción y otra cosa es mando”.

La adscripción, remarcó, es el lugar que va a ocupar en la administración pública federal, que es el de la Secretaría de Seguridad Pública, pero el mando es militar porque estará a cargo de la Sedena, “eso es lo verdaderamente peligroso, es quién jala el gatillo, para decirlo con más claridad”.

Con relación a los cambios solicitados por el Presidente para que se incluya de nuevo el artículo que da temporalidad a las Fuerzas Armadas para que intervengan en tareas de seguridad pública, comentó que se pretende desviar la discusión.

“Como se dio el proceso legislativo, se indujo a la opinión pública a debatir sobre el mando civil o mando militar, al final un engañoso mando civil… pero en este caso, yo creo que también estamos enfrentando algo muy similar”.

Agregó que se trata de un solo artículo con una redacción laxa, pues en sólo tres renglones se permite que las fuerzas armadas permanezcan en tareas de seguridad pública todo el tiempo que sea necesario, hasta en tanto la Guardia Nacional entre de lleno, “¿Cuánto es ese tiempo? Quién sabe. Sin controles, sin posibilidad de verificación”.

Opositores temen que un mando militar aumente las violaciones a los derechos humanos. NOTIMEX/Archivo

LA VOZ DEL EXPERTO

“Es un paso a la militarización” 

José Antonio Guerra (director ejecutivo de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos).

El dictamen para la creación de la Guardia Nacional aprobado por la Cámara de Diputados es un paso más sólido del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador hacia la militarización de la seguridad pública, señaló José Antonio Guerra. “La falacia que venden o que ofrecen a la opinión pública respecto al supuesto mando mixto no es tal… están militarizando (a la Guardia Nacional). La militarizan, en primer lugar, porque se integra por militares, porque van a tener una formación militar, porque van a estar sujetos a un régimen de disciplina militar”.

El experto en materia de seguridad señaló que el mando mixto también es una falacia, porque al mismo tiempo que dicen que la Guardia Nacional estará alojada en la Secretaría de Seguridad Pública, están creando un Estado Mayor conjunto dentro de la Secretaría Nacional, integrado por representantes de la Marina, de la Defensa y de la Secretaría de Seguridad Pública, desde donde se tomarán las decisiones de política policial. “Es una militarización como no habíamos visto porque le están dando a esta Guardia Nacional, integrada por marinos y soldados, las atribuciones con que actualmente cuenta la Policía; es decir, si un Ministerio Público quiere hacer una investigación de una desaparición forzada cometida por un militar o de una tortura cometida por un militar, la investigación va a estar en manos de los mismos militares que forman parte de esta Guardia Nacional, que están sujetos a la cadena de mando y a las responsabilidades administrativas y penales de la jurisdicción militar”.

Añadió que las organizaciones civiles solicitan que se retire la participación de los militares de las tareas de seguridad pública, que no formen parte del sistema policiaco de investigación ni de impartición de justicia, que no se modifique el fuero militar para darles mayores facultades a las que actualmente tienen, que se cree un sistema nacional de seguridad pública de carácter civil y que se fortalezca el sistema de seguridad pública existente..

    Sigue: #DebateInformador

    ¿Qué opina de la creación de la Guardia Nacional para reducir la inseguridad?

    Participa en Twitter en el debate del día @informador