Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 20 de Noviembre 2018
null
Jalisco

Matan a 16 policías de la ZMG en la última administración

Tlaquepaque es el municipio con mayor incidencia en atentados; en cinco años de gestión estatal, 28 agentes de la Fiscalía han fallecido

El Informador

Omar Hernández Lara, elemento de la Comisaría de Tlaquepaque, fue asesinado a balazos el lunes pasado mientras realizaba sus labores de vigilancia en la Colonia Santa María Tequepexpan.

"Privar de la vida a un elemento de seguridad debe provocar la indignación de la sociedad. En muchas ocasiones sus homicidios quedan en el olvido y se ha llegado a señalar, incluso, que eran ajustes de cuentas, cuando lo que debería hacer es un combate a la impunidad".

Él y su compañero habían marcado el alto a un vehículo que les pareció sospechoso y al acercarse, los tripulantes dispararon contra el oficial para después huir. Los agresores se escondieron en un salón de eventos, un taller y una iglesia. Sin embargo, fueron detenidos.

En una ceremonia luctuosa, sus compañeros y autoridades le rindieron un homenaje de cuerpo presente al sonido de los tambores y las trompetas de la banda de guerra.

Hernández Lara es uno de los 16 policías metropolitanos que han sido asesinados en lo que va de las actuales administraciones municipales. De acuerdo con las comisarías de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tlajomulco y Tonalá, todos fueron ultimados con armas de fuego.

Tlaquepaque lidera en número de elementos caídos: seis desde octubre de 2015 hasta la fecha. En segundo lugar se encuentra Zapopan, con cuatro. Le siguen Tonalá (tres), Guadalajara (dos) y Tlajomulco (uno). Otros 32 fueron agredidos con armas de fuego y blancas.

Además, la Fiscalía reporta 28 miembros que perdieron la vida en cumplimiento de su deber desde que inició la gestión de Aristóteles Sandoval. Siete de ellos formaban parte de la unidad de investigación.

Guillermo Zepeda Lecuona, profesor investigador del Colegio de Jalisco, afirmó que la protección de los buenos elementos es un deber de las autoridades estatales y municipales, por lo cual deben prestar mayor atención para atender sus necesidades.

Indicó que además de poner un alto a la impunidad y de que se persiga hasta la última instancia a los delincuentes que atenten contra su vida, es necesario que se creen las condiciones adecuadas para realizar su labor, como establecer una resolución ante las “lagunas” existentes en la profesionalización, la construcción de un sistema de incentivos que los haga querer permanecer en las instituciones, mejores jornadas laborales, seguro de vida y transparencia en la promoción de puestos.

Clave, profesionalizar seguridad pública: Causa en Común

La presidenta de Causa en Común, María Elena Morena, indicó que uno de los motivos por los cuales la violencia ha alcanzado a los policías es la falta de profesionalización.

Resaltó que algunos no saben usar las armas, no cuentan con equipo adecuado y además no tienen la preparación ni los conocimientos en el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Para Morera, el que los uniformados no sepan actuar adecuadamente ante una detención o que no realicen el llenado del primer respondiente de manera correcta, no sólo representa que el infractor quedará libre, sino que éste podría regresar y cobrar venganza en contra de su aprehensor.

“Si los Ministerios Públicos hicieran bien su trabajo, seguramente quienes detienen los policías no saldrían al día siguiente para matarlos”, agregó.

Explicó que la culpa no es del Nuevo Sistema de Justicia Penal, sino de quienes lo llevan a cabo, por lo cual debe de implementarse una nueva capacitación, pues la preparación inicial fue realizada en muy poco tiempo y sin los elementos necesarios.

Añadió que es necesario que los policías cuenten con seguridad complementaria que les dé confianza para realizar su labor, entre las que se encuentran que su familia pueda quedar protegida en caso de que algo les pueda ocurrir.

TELÓN DE FONDO
Valorar la función policial, propuesta del próximo gobernador

Valorar la función de las policías a través de la profesionalización de trabajo y de una certeza laboral, con la finalidad de que los elementos realicen un trabajo honesto, fue una de las propuestas de campaña presentadas en el eje de Seguridad del gobernador electo, Enrique Alfaro Ramírez, para mejorar la seguridad en la Entidad una vez que tome el cargo.

"Los policías que mueren en el cumplimento de su deber no lo hacen defendiendo a su familia, mueren defendiendo a familias y personas que no conocen, que nunca en su vida habían visto. La gente dice: les pagamos para que reciban nuestras balas, pero luego los policías terminan recibiendo salarios muy bajos por un trabajo que nadie estaría dispuesto a hacer".

De acuerdo con lo prometido, el próximo mandatario estatal buscará generar incentivos para que la carrera de los cuerpos de seguridad sea más atractiva, mediante un conjunto de prestaciones y “certezas” que los motiven e incentiven a mantener una conducta intachable y no pongan en riesgo su carrera con abusos y actos de corrupción dentro de las mismas corporaciones.

“Les pedimos a los policías que respeten los derechos humanos de los ciudadanos y todos los días les violamos sus derechos humanos y laborales al pedirles que trabajen en condiciones indignas”, señala Alfaro Ramírez en su página personal, por lo que prometió, establecerá la figura de un “ombudsman de la Policía.

Otro de los puntos propuestos será el regreso de la Secretaría de Seguridad Pública, la autonomía de la Fiscalía y del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

Con estos ejes, pretende quintuplicar la efectividad en la conclusión de las carpetas de investigación y pasar de 5.9% actual a 40% en un año.

SOS JALISCO
Oficiales, el eslabón olvidado

Anuar García, presidente de la asociación SOS Jalisco, explicó que el sector policial es uno de los eslabones más olvidados de la cadena de seguridad pública por parte de las autoridades y de la propia ciudadanía, al ser juzgado y menospreciado por su labor a pesar de que en la mayoría de las corporaciones no cuentan con las herramientas necesarias para desarrollar su actividad policial, principalmente, en el tema de la capacitación en el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Para García, uno de los retos que deberán cumplir los siguientes gobernantes, especialmente en el Estado, será la profesionalización y dignificación de las corporaciones, al poner a los elementos en primer lugar, a través de la capacitación y protección de los uniformados, además de brindarles atención médica y psicológica y dotarlos de un seguro de vida.

Por su parte, el coordinador de la asociación policial Ciudadanos Uniformados, Iván Chávez, señaló que los policías son un grupo vulnerable debido a que los delincuentes saben que la impunidad en el país es muy alta y las penas por agredirlos o matarlos son muy bajas. Por esta razón, la agrupación ya trabaja en coordinación con otras organizaciones a favor de los policías y sus derechos para presentar una iniciativa que además del aumento del seguro de vida de las familias de los elementos caídos, tome en cuenta el incremento de las penas a cumplir para los agresores u homicidas.

LA VOZ DEL EXPERTO
“Matar a un oficial, desafío a las autoridades”

Guillermo Zepeda Lecuona (investigador del Colegio de Jalisco)

El académico señaló que matar a un policía en México es un desafío a las autoridades, pues actualmente la respuesta no es la adecuada.

“En otros países cometer un homicidio de un policía es casi una cuestión suicida para un criminal, porque en automático se hace un delito federal y es investigado. En nuestro país (la respuesta) no es tan enérgica, es un desafío a la misma corporación y no hay consecuencias”, expresó.

El experto destacó que los homicidios de uniformados se convierte en una doble victimización al juzgar de primera mano las causas por las que fueron abatidos, por ejemplo, al vincularlos con grupos criminales antes de conocer las líneas de investigación.

Zepeda Lecuona explicó que, para disminuir la violencia en contra de los oficiales de los tres niveles de Gobierno es necesario terminar con la impunidad.

“Que la persecución penal lleve todo el peso de la ley para dar con el paradero de los responsables, en la medida que eso se haga será menos rentable para los delincuentes cobrar la vida de un servidor público”, comentó.