Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018
null
Jalisco

Los millennials jaliscienses tardan más en dejar el nido

El 30 por ciento de los jóvenes menores de 30 años busca vivir por su cuenta antes de los 20, el promedio en el país de los que dejan el hogar familiar antes de los 20 es de 37 por ciento
 

El Informador

Abraham tiene 35 años y aún vive en casa de sus padres. Había comenzado a estudiar Ingeniería Biomédica, pero la abandonó en el sexto semestre para cambiar a la carrera de Sociología en la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Sin embargo, luego de dos intentos por independizarse, volvió a vivir con sus papás. Afirma que no sólo es una decisión por su situación económica, sino también por tradición y vínculo familiar.

Los millennials jaliscienses como Abraham tardan cada vez más en dejar el hogar familiar para independizarse.

De acuerdo con la Encuesta Demográfica Retrospectiva (Eder) 2017 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), sólo 30% de los menores de 30 años busca vivir por su cuenta antes de los 20.

En cambio, en la generación de los que hoy tienen entre 40 y 50 años, la mitad ya lo había hecho antes de cumplir 20.

El promedio en el país de los menores de 30 que dejan el hogar antes de los 20 es de 37%, es decir, también Jalisco está por debajo de la media.

Una ligera mayoría de quienes se independizan más rápido corresponde a las mujeres: tardan más ellos en irse del nido.

Si alguna mujer se independizaba de los padres, todo el mundo la criticaba

Aurelia Olaiz, de 78 años y de oficio secretaria, opina que antes como mujer “te independizabas de tu casa sólo uniéndote en matrimonio. Si hubo alguna mujer que se independizó sola de los padres, pasaba que todo el mundo la criticaba, la juzgaban porque se había salido de su casa sin antes casarse. Ahora es más usual, es más bonito, no te regañan, no te critican”.

Lo mismo piensa Leticia Medina, de 70 años y quien asegura que en su época “pasabas de las manos del papá a las manos del marido”.

Porcentaje de quienes salen de su casa antes de los 20

  • Ciudad de México: 27%
  • Baja California: 28.3%
  • Yucatán: 29.4%
  • Estado de México: 30.5%
  • Querétaro: 30.5%
  • Aguascalientes: 30.6%
  • Jalisco: 31.6% 

Los promedios registrados en Jalisco

Generación  Promedio Jalisco
51 y 56 años  32.3%
41 y 50 años 47%
31 y 40 años  41.6%
21 y 30 años 31.6% 

El salario no les ajusta

El experto en Economía Global y Educación Comparativa, Martín Romero Morett, académico del Centro de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara, asegura que los jóvenes no salen de su casa a temprana edad debido a que el salario que perciben al egresar de las universidades es bajo y no les alcanza.

No se independizan porque no ajusta el salario para ello. Necesitamos que aumenten el nivel salarial, prestaciones, tener una visión más humanitaria para bajar las tasas de rotación. Existen todavía vicios en el mercado laboral", afirma Romero Morett.

Por otra parte, Catalina Pérez González, investigadora del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), explica que en la generación millennial también existe una codependencia emocional hacia la familia primaria.

De acuerdo con el Inegi, las mujeres de la generación millennial dejan más rápido el hogar familiar que los hombres. EL INFORMADOR/E. Barrera

Posponen tener hijos

Aunque inician antes que otras generaciones su vida sexual activa, el aplazar el inicio de la paternidad y maternidad en la Entidad también es una característica de los millennials.

Siete de cada 10 jóvenes jaliscienses entre 21 y 30 años (75% hombres y 69% mujeres) tuvo su primera relación sexual antes de los 20 años; en cambio, en la generación de tapatíos entre 51 y 56 años eran cinco de cada 10.

A la par de esto, Jalisco ocupa el quinto lugar a nivel nacional de las entidades con menor proporción de habitantes con nacimientos del primer hijo antes a los 20 años; con 23% de los millennials.

En comparación, más de 30% de los tapatíos de las generaciones entre los años 1968 a 1987 tuvieron un hijo antes de su segunda década.

Quienes más posponen ser papás son, en primer lugar, Yucatán con 20.2%, le siguen Ciudad de México con 20.3%, Guanajuato con 21.8% y Colima con 22.8%. A nivel nacional el promedio es de 29.3%, 18% hombres, 39% mujeres.

Los tres estados con mayor proporción de nacimientos del primer hijo en jóvenes menores de 20 años son Tabasco, Chiapas y Zacatecas.

Los jaliscienses también han disminuido las uniones en pareja en sus primeros 20 años de vida, sólo 29% de ellos salió del hogar con este fin, pero otras generaciones que actualmente tienen entre 41 y 50 años de edad, así como 31 y 40 años de edad se unieron en pareja antes de los 20 años (35 por ciento).

Usan más anticonceptivos  

El uso de métodos anticonceptivos antes de los 20 años también ha ido en aumento entre los jaliscienses.  

Frente a cifras desoladoras donde sólo 0.4% de los adultos entre 51 y 56 años los utilizó, ahora 13% de los jóvenes entre 20 y 29 lo hace, en Jalisco es 9% entre aquellos de entre 31 y 40 años.

Entre los primeros que obtienen empleo

Óscar, de 26 años, comenzó a laborar en empleos familiares desde los 15 para aportar a casa de sus padres. Su primer empleo formal lo obtuvo a los 19 en una cervecería de Occidente.

Luego de cuatro años como vendedor en rutas de reparto y una carrera técnica como mecánico industrial, cambió su trabajo al área de mantenimiento en el aeropuerto tapatío para permanecer dos años en el lugar. Actualmente es técnico instalador.

De acuerdo con la Encuesta Demográfica Retrospectiva (Eder) 2017, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Jalisco ocupa el cuarto lugar a nivel nacional en inserción laboral temprana, ya que 67% de los jóvenes como Óscar, que tienen entre 21 y 30 años, comenzó a trabajar antes de los 20. Esto por arriba de la media nacional que es 60 por ciento.

Y aunque se tardan más en dejar el nido, los millennials en el Estado trabajan tanto como las generaciones pasadas de adultos en México. Por ejemplo, las personas entre 41 y 50 años encontraban un empleo formal en el mismo porcentaje a esa edad.

El primer lugar lo encabeza Guanajuato donde siete de cada 10 jóvenes comenzaron a laborar a temprana edad, seguido de los estados de Oaxaca con 69% y Querétaro con 68% en su población.

Inserción laboral antes de los 20 años

Generación  Porcentaje en México (Hombres) Porcentaje en México (Mujeres) Promedio Nacional Promedio Jalisco
1962-1967 (51 y 56) 81% 58%  69% 61.6 %
1968-1977 (41 y 50) 80.5 % 56% 67%  62.3 %
1978-1987 (31 y 40 años)  77%  57%  66% 64.8 %
1988-1997 (21 y 30 años) 71%  50%  60% 67.4 % 
Los bajos salarios dificultan la independencia del individuo, además, en la generación millennial se ha notado mayor apego a la familia. NOTIMEX/Archivo

LA VOZ DEL EXPERTO

Hay que cuestionar inserción temprana

Ignacio Román (académico del ITESO)

El investigador afirma que esta inserción no debería traducirse específicamente como algo positivo, ya que las tasas de deserción educativa han aumentado a través de los años, principalmente en el bachillerato, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2017, del Inegi, lo que podría explicar por qué ingresan más pronto a la vida laboral.

“Aquí lo importante es no sólo concentrar los resultados en las capas medias urbanas y evitar la polarización. Los jóvenes sí están formando parte del mercado laboral antes, pero esto se debe también a que se contrarrestan las pérdidas del poder adquisitivo de un solo miembro de la familia, integrando a más; las mujeres también han formado parte de una fuerte inserción laboral en Jalisco”, asegura.

Los profesionistas de Jalisco ocupan el lugar 15 en el país en cuanto a salario, aquellos que tienen entre 20 y 26 años ganan un salario promedio de ocho mil 161 pesos mensuales según datos del Observatorio Laboral del Servicio Nacional del Empleo (SNE).

Dejó el trabajo por el hogar

Leticia Medina tiene 70 años y desde los 15 trabajó como secretaria en estaciones de radio de la XEHL. Al casarse interrumpió su vida laboral por miedo a no respetar la educación que había recibido en casa para dedicarse al hogar.

“Ahora los jóvenes se la piensan más en casarse, están estudiando, se preparan y aprenden más. Antes, cuando mucho se estudiaba la primaria, secundaria o una carrera comercial corta y a los 17 o 18 años ya estabas trabajando”, asegura.

“Los salarios eran bajos, pero la vida no estaba tan encarecida, tenían mejor poder adquisitivo si contabas con una carrera, rendía más. Ahora no hay dinero que alcance. Se necesitan los dos sueldos de la pareja para mantener una casa”, comenta su amiga Aurelia Olaiz, de 78 años.