Viernes, 24 de Mayo 2024
Jalisco | Tras realizar labores diferentes a las del perfil de su puesto, demandó al ayuntamiento

Tras cinco años 'en la banca' le ganó 1.2 millones a Guadalajara

El funcionario tapatío recibe una compensación luego de ganar un juicio laboral al municipio

Por: EL INFORMADOR

Cumple su jornada en un patio. Gildardo González fue contratado por el Ayuntamiento tapatío en 2004 y obtuvo una plaza un año después.  /

Cumple su jornada en un patio. Gildardo González fue contratado por el Ayuntamiento tapatío en 2004 y obtuvo una plaza un año después. /

GUADALAJARA, JALISCO (19/FEB/2014).- Gildardo González Orozco tiene un trabajo envidiable: todos los días llega puntualmente a la Presidencia Municipal de Guadalajara, se instala en alguna de las bancas del patio central y contempla cómo pasa el tiempo. Cada quincena cobra siete mil 500 pesos. Ayer, el Ayuntamiento le depositó un millón 200 mil pesos, tras perder un juicio laboral.

En junio de 2004 Gildardo entró a trabajar al Ayuntamiento en el área jurídica como “secretario A”, pero asegura que realizaba labores propias de un perfil de abogado. En noviembre de 2005 consiguió plaza sindicalizada. Dos años después amagó con demandar laboralmente al Ayuntamiento por no pagarle las actividades que realizaba. Le prometieron compensación pero ésta nunca llegó.

Desde 2008, ante un tribunal de arbitraje y escalafón, se fue hinchando una demanda laboral presentada por el abogado. Cada semana caminaba el proceso, cuya compensación iba aumentando quincena a quincena.

Finalmente, ayer el Ayuntamiento tuvo que cumplir con una sentencia favorable al funcionario público: pagar un millón 200 mil pesos, menos impuestos.

Lo que para el director jurídico de lo contencioso, Javier Salas Mejía, se equipara a un fraude contra la comuna, para Gildardo es justicia pura. En febrero de 2013 le ofreció al municipio retirar la demanda si le daban la mitad de lo que pedía. No se concretó.  

Ayer, sin pena ni gloria, estaba sentado en una banca del Ayuntamiento tapatío. No lo podían correr porque no había dado motivos. Hasta el mediodía de ayer, Gildardo no había revisado su cuenta bancaria porque no podía salir de su lugar de trabajo.

No es que no quiera trabajar, sólo que desde marzo del año pasado le dijeron que estorbaba. Lo sentaron en una banca y él ha seguido órdenes.  

Los recursos desembolsados por el Ayuntamiento se suman a los 46 millones de pesos que la comuna repartió por el concepto de laudos laborales durante 2013.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones