Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jalisco | Testimonio. Policía destacado

La preparación debe ser prioridad entre uniformados

Juan Bosco Agustín Pacheco Medrano asegura que el estudio es importante para desempeñar mejor su labor
El estudio y llevar una vida sana permite que policías hagan mejor su trabajo. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El estudio y llevar una vida sana permite que policías hagan mejor su trabajo. EL INFORMADOR / ARCHIVO

GUADALAJARA, JALISCO (24/ENE/2016).- La preparación es básica en cualquier trabajo y el de un policía mucho más, por lo que a diario Juan Bosco Agustín Pacheco Medrano, uniformado quien además es licenciado en derecho, corre 30 minutos para mantener su cuerpo sano y que su mente también esté despejada.

El comandante busca recrearse cuando el tiempo lo permite y salir del estrés cotidiano que provoca el tipo de trabajo que realiza. Además se da tiempo para revisar constantemente leyes y reglamentos para estar al día en la aplicación de la justicia.

“Como en todos los trabajos adquieres experiencias y una de ellas es tener tranquilidad mental para en un momento dado de estrés, actuar con la mayor naturalidad, tranquilidad y no caer en el pánico u otra situación que impida realices correctamente tu actividad”.

Además, en la corporación cuentan con especialistas médicos en salud mental para atender toda  la problemática de los agentes que salen a cuidar a la ciudadanía.

Agregó que los uniformados son sometidos a exámenes de confianza, polígrafo y una serie de pruebas para tener al personal mejor capacitado y sobre todo con espíritu de servicio como lo tiene Juan Bosco.

La familia Pacheco está orgullosa de la labor de Juan Bosco, desde sus padres, esposa y sus dos hijos de 13 y 10 años.

Exponer la vida al peligro

A lo largo de sus tres lustros como policía ha visto de todo, desde el fallecimiento de sus compañeros en el cumplimiento de su deber, hasta las aprehensiones de delincuentes armados y aseguramientos de drogas. Para él, al final, es gratificante detener a esas personas para salvaguardar la integridad física y vida de otros ciudadanos, además de auxiliar y rescatar durante siniestros como choques, incendios e inundaciones.

Un hecho que recuerda y que lo marcó fue el vivido en 2005 durante una inundación: una señora con sus dos hijos pequeños quedó varada por el temporada de lluvias en las afueras del edificio viejo de la Policía de Guadalajara, ubicado en Eulogio Parra y Salvador Quevedo y Zubieta. Juan Bosco y su compañero de tripulación, sin pensarlo dos veces, se lanzaron a rescatar a la familia.

“Su carro se inundó y mi compañero y yo nos decidimos a meternos a la corriente del agua para sacar a los niños y a la señora. De momento no piensas lo que te puede pasar a ti también, porque te dejas llevar por el momento y la adrenalina. Ya después sientes la satisfacción de que los niños estuvieran, de conmocionado y asustados, a muy contentos y agradecidos por la acción que realizamos”.

El uniformado agregó “la señora se mostró muy agradecida, porque cuando estamos en riesgo de perder la vida y la de la familia, se cruzan sentimientos muy difíciles de explicar. El hecho que alguien esté en el lugar para tenderte la mano, para todos es súper valioso. Nos gustaría que a nuestros familiares, en caso de tener un problema de ese tipo, hubiera alguien que pudiera ayudarlos”, recuerda Pacheco, con el rostro de satisfacción, recordando a la familia que salvó.

LA FRASE

"Muchas veces sacrificas a tu familia, tu tiempo, a fin de dedicarte a los ciudadanos (…) me he perdido cumpleaños de mis hijos, primeras comuniones, fiestas familiares, convivencias con amigos y demás… problemitas que surgen en la familia que deben dejarse a un lado a fin de salir bien en tu trabajo y sacar las cosas como corresponden".

Juan Bosco Pacheco, policía tapatío.

Temas

Lee También

Comentarios