Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018
Internacional | Los zimbabwenses dependen de la ayuda alimentaria del PMA para sobrevivir

Mugabe celebra su cumpleaños; su pueblo muere de hambre

El presidente de Zimbabwe afirmó que él aún está a la cabeza del gobierno y se mostró inflexible respecto a la reforma agraria de 2000

Por: AFP

CHINHOYI, ZIMBABWE.-  El presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe aseguró que sigue "a la cabeza" de su país aunque comparte el poder con su rival, Morgan Tsvangirai.

El jefe de estado que dirige el país africano desde su independencia en 1980, habló ante miles de seguidores que festejaron a lo grande su cumpleaños 85 en un país hambriento, arruinado y afectado por el cólera.

Mugabe se mostró inflexible sobre la reforma agraria lanzada en 2000, pese a que ha arruinado la agricultura.

"Quiero que esto se sepa porque algunos de ustedes piensan que ya no  estamos en el poder: según este acuerdo (de reparto del poder) tenemos un  gobierno ampliado con un presidente a la cabeza, seguido de dos  vicepresidentes, después el primer ministro Tsvangirai y dos viceprimeros  ministros", dijo Mugabe a la muchedumbre congregada en Chinhoyi (noroeste de  Harare).

Mugabe y el líder de la oposición convertido ahora en primer ministro,  Morgan Tsvangirai, formaron un gobierno de unidad tras el periodo de parálisis  institucional que siguió a las elecciones.

El presidente estimó que el gobierno de unidad permitiría sacar al país de  la crisis económica en la que se encuentra sumido.

"Esperamos conseguir, con esta cooperación, mejorar sensiblemente la  situación económica", afirmó.

Miles de simpatizantes del régimen festejaron este fin de semana en la  aldea natal de Mugabe los 85 años que cumplió el 21 de febrero, en un momento  en que el gobierno de unión intenta recaudar fondos ante la comunidad  internacional para reconstruir un país arruinado.

Los fieles del presidente afirman haber juntado más de 250 mil dólares en donativos para la fiesta. Según el diario estatal The  Herald, 80 vacas, 70 cabras y 12 cerdos serán sacrificados para el banquete que  también contará con una tarta de 85 kg.

Este festín, en el que no participó Tsvangirai, contrasta con la miseria en  la que vive más de la mitad de los 13 millones de zimbabwenses, dependientes de  la ayuda alimentaria para sobrevivir, según el Programa Alimentario Mundial  (PAM).

Mugabe hizo reproches a sus compatriotas: "Algunos de ustedes pensaban en  sus estómagos y en sus hijos y vendieron el país" y aseguró que proseguiría la incautación de granjas de los blancos,  pese a la oposición de Tsvangirai.

"Hay granjas que fueron designadas (para ser redistribuidas), según la ley  de adquisición de tierras; se enviaron ofertas a los nuevos granjeros. No  dejemos a los antiguos propietarios de estas granjas negarse a abandonarlas",  declaró Mugabe.

"No vamos a escuchar la disculpa de que algunos granjeros recurrieron a la  justicia ante la SADC (Comunidad de Africa Austral). No tiene sentido. Aquí  tenemos nuestra propia justicia", añadió.

Tsvangirai pidió el miércoles el cese inmediato de los ataques contra los  granjeros blancos.

Aparte de la escasez de alimentos y la crisis económica, Zimbabwe sufre una  epidemia de cólera que ya se cobró más de tres mil 800 muertos.

Temas

Lee También

Comentarios