Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 22 de Enero 2018
Internacional | Elecciones en EU

McCain gana varias primarias; Clinton, Obama más parejos

El principal rival de McCain, Mitt Romney, ganó en Massachusetts, estado del cual fue gobernador

WASHINGTON.- John McCain ganó las primarias en Connecticut, Nueva Jersey, Illinois y Delaware, el martes por la noche, y empezaba a dominar la disputa por la candidatura presidencial republicana. Del lado demócrata, Barack Obama y Hillary Rodham Clinton obtenían victorias en diversos estados de costa a costa.

Obama ganó en Georgia y su estado natal de Illinois, al que representa en el Senado. Clinton, quien busca ser la primera mujer que llega a la presidencia, se impuso en Oklahoma, Tenesí y en Arkansas, donde su marido fue gobernador.

El principal rival de McCain, Mitt Romney, ganó en Massachusetts, estado del cual fue gobernador.

The Associated Press basó sus proyecciones en encuestas de boca de urna.

Los republicanos tenían en juego 1.023 delegados de 21 estados. Conocidos los primeros resultados, McCain había ganado 79 delegados para un total de 181; Romney ninguno para un total de 93; y Huckabee 18 para un total de 61. Se necesitan 1.191 delegados para ganar la candidatura en la convención.

Los demócratas se repartían 1.681 delegados en 22 estados y el territorio de Samoa Americana. Al conocerse los primeros resultados, Clinton tenía 2, para un total de 263, y Obama 1, para un total de 203. Se necesitan 2.025 delegados para ganar la candidatura demócrata.

Después de una serie de primarias en estados individuales, que otorgaban pocos delegados, el Súper Martes fue todo lo contrario: un conjunto de elecciones y asambleas que abarcaban casi medio país, en la campaña presidencial menos previsible que se recuerde.

La victoria inicial del día fue para el republicano Mike Huckabee en la convención partidaria de Virginia Occidental, donde se alzó con los 18 delegados en disputa. Huckabee ganó también en Arkansas y Alabama.

Georgia fue el segundo triunfo de Obama en un estado sureño y, al igual que en Carolina del Sur, lo debió a los votos de los negros.

Los estadounidenses de ascendencia africana abarcaron algo más de la mitad de los sufragios en Georgia, y él obtuvo el 90% de éstos. Clinton obtuvo el 60% de los votos blancos, una ventaja menor que la lograda en primarias anteriores.

Los demócratas otorgan delegados aproximadamente en proporción a los votos obtenidos, a diferencia de los republicanos, que en varios estados otorgan todos los delegados al ganador.

Así, Nueva Jersey y Connecticut dieron a McCain 79 delegados y dejaron a sus rivales con las manos vacías, a pesar de todos sus esfuerzos.

Clinton tenía sólo una ventaja magra entre las mujeres y los votantes blancos, dos grupos que la han apoyado en las primarias anteriores, de acuerdo con encuestas a boca de urna en 16 estados. Obama estaba ganando una mayoría arrolladora del voto de los negros y Clinton recibía el apoyo de casi seis de cada 10 hispanos.

Por el lado republicano, McCain tenía una ventaja ligera entre los votantes que se identifican como miembros de su partido, un grupo que no lo había apoyado en ninguna de las contiendas anteriores. Como había ocurrido antes, McCain se mostraba fuerte entre los independientes.

Mitt Romney estaba recibiendo los votos de cuatro de cada 10 personas que se identificaban como conservadoras. McCain ganaba un tercio del apoyo en ese grupo, y Mike Huckabee recibía uno de cada cinco de esos votos.

Tanto los demócratas como los republicanos señalaron que la economía era el tema más importante. Los demócratas dijeron que el segundo tema más relevante era la guerra en Irak y el tercero era la atención a la salud. Los votantes en las primarias republicanas señalaron que la inmigración era el segundo tema más importante después de la economía, seguido por la guerra en Irak.

Edison Media Research y Mitofsky International aplicaron la encuesta en 16 años, a petición de The Associated Press y de las cadenas de televisión.

Obama y Clinton gastaron unos 20 millones de dólares en forma combinada en publicidad televisiva dentro de los estados que participaban en el Súper Martes.

Obama gastó 11 millones de dólares, y contrató anuncios en 18 de los 22 estados con primarias demócratas. Clinton encargó anuncios en 17 estados, para un gasto de 9 millones de dólares.

La votación del Súper Martes parece casi una primaria nacional. Cada partido realiza comicios internos en más de 20 estados, incluidos algunos de los más populosos, como California, donde vive uno de cada ocho norteamericanos, y Nueva York, la metrópolis donde coexisten personas de prácticamente todos los países del mundo. En juego se hallan casi la mitad de los delegados que elegirán al candidato del partido en las convenciones nacionales de agosto (los demócratas) y septiembre (los republicanos).

AP 05-02-08 IJALH

Temas

Lee También

Comentarios