Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 15 de Diciembre 2018
Internacional | Los ex congresistas fueron secuestrados por las FARC entre 2001 y 2002.

Logran libertad tras duro cautiverio de años en selvas colombianas

La entrega unilateral fue un reconocimiento a las gestiones que ha realizado el presidente Hugo Chávez en favor de un acuerdo humanitario entre las FARC y el gobierno colombiano.

Por: EL INFORMADOR

Bogotá.- Luego de más de seis años de cautiverio hoy fueron liberados los cuatro ex legisladores liberales por las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en un operativo que captó la atención a nivel mundial. 
Los ex congresistas, secuestrados por las FARC entre 2001 y 2002, se volvieron blanco fácil de la insurgencia debido a que vivían en zonas afectadas por el conflicto armado interno. 
Pero a la vuelta de varios años de cautiverio, su precario estado de salud permitió a los políticos Gloria Polanco, Jorge Eduardo Gechem y Orlando Beltrán, oriundos del departamento del Huila, y a Eladio Pérez, de la región de Nariño, recobrar este día juntos su libertad. 
Las FARC anunciaron el pasado 2 de febrero que liberarían por razones humanitarias a Polanco, Beltrán y Pérez, pero tres semanas después decidieron entregar también a Gechem, debido a que está afectado por una angina pulmonar. 
De acuerdo al grupo insurgente, la entrega unilateral fue además un reconocimiento a las gestiones que ha realizado de manera independiente el presidente venezolano Hugo Chávez en favor de un acuerdo humanitario entre las FARC y el gobierno colombiano. 
Chávez, quien fue excluido por el gobierno de Colombia como facilitador de un acuerdo para la liberación de 44 rehenes en poder de las FARC, fue reconocido como interlocutor válido por esa guerrilla para buscar la liberación de los cautivos. 
Durante el breve periodo que fungió como facilitador, Chávez se reunió con voceros del grupo rebelde y tras perder el aval de Colombia, siguió gestionando la liberación de las políticas Clara Rojas y Consuelo González, que se concretó el 10 de enero pasado. 
Tras ese éxito, el mandatario venezolano siguió trabajando por la liberación de los cuatro ex congresistas, la cual se realizó este miércoles, como anunció en Caracas el ministro del Interior y Justicia de Venezuela, Ramón Rodríguez Chacín. 
El funcionario aseguró la víspera que el gobierno de su país ya disponía de las coordenadas del sitio donde se encontraría el grupo de ex legisladores, por lo cual su rescate sería inminente. 
Rodríguez Chacín comentó al respecto que el Ejecutivo venezolano "cuenta con la localización exacta" de Polanco, Pérez, Gechem y Beltrán, quienes "no están separados, tienen varios días juntos". 
Polanco fue secuestrada en julio de 2001 junto a sus hijos Jaime y Juan, luego que un comando de las FARC ocupó, en una acción cinematográfica, el edificio donde vivían los tres en la sureña ciudad de Neiva. 
Los dos jóvenes fueron liberados tres años después, tras el pago de un rescate que convino su padre, el ex gobernador del departamento del Huila, Jaime Lozada, con jefes del grupo insurgente. 
La tragedia para la familia de la ex congresista, sin embargo, no paró allí y el 4 de diciembre de 2005, en un ataque atribuido a las FARC, Lozada fue muerto en el sur del país, por demorarse en el pago a la organización rebelde. 
"Nuestros ruegos han sido escuchados. No tengo palabras para describir la emoción que sentimos por una noticia que llevábamos seis años esperando", dijo Jaime en declaraciones a periodistas, tras conocer el anuncio de la liberación de su madre. 
Beltrán, por su parte, fue retenido en agosto de 2001 por una facción de las FARC cerca del municipio sureño de Gigante, y él también enfrenta una difícil situación debido a las enfermedades que ha padecido, que lo mantienen en un delicado estado de salud. 
"Nos preocupaba mucho que él decía en su última carta de supervivencia que el estado de salud era precario, que estaba llegando a un límite y que de no ser rápida la liberación iban a morir en la selva", comentó Deyanira Ortiz, esposa de Beltrán. 
Desde que fue sacado de su finca por la columna Teófilo Forero de las FARC, Beltrán ha padecido leishmaniasis (que afecta la piel y las membranas mucosas), lo cual sumado a largas caminatas,  deterioró su salud. 
Al igual que su ex colega de bancada, quien perdió a su esposo mientras estaba en cautiverio, Beltrán tuvo que llorar en la selva la muerte de su madre y su hermana. 
Para Angela de Pérez, esposa del ex senador Pérez, quien fue secuestrado en octubre de 2001 en Ipiales, Nariño, la noticia de la liberación de su marido es "un milagro de Dios". 
"Después de seis años y siete meses de cautiverio, esta es la mejor noticia, saber que Eladio volverá al seno de nuestro hogar, volverá a estar con nuestros dos hijos y conocerá a Marianita, nuestra nieta", añadió. 
Pérez, retenido junto con el alcalde de Ipiales, Luis Almeida, quien fue dejado en libertad después, padeció una diabetes tipo II en cautiverio, lo que dificultó su situación y puso en riesgo su vida. 
Por último, Gechem también enfrentó una situación dramática, ya que además de padecer una úlcera que le sangraba con frecuencia, sufrió siete preinfartos y una lesión lumbar que le dificultaba caminar. 
Su esposa, Lucy Artunduaga, que cada año ofició una misa por el regreso del político, nunca perdió la fe y siempre tuvo la certeza de que algún día la pesadilla terminaría, con su regreso a la libertad. 
Gechem fue retenido el 20 de febrero de 2002, luego que el avión en el que viajaba desde la ciudad de Neiva a Bogotá fue secuestrado por las FARC y obligado a aterrizar en una carretera del sur del país. 
El plagio de quien se desempeñaba como titular de la Comisión de Paz del Congreso colombiano llevó al entonces presidente Andrés Pastrana (1998-2002) a romper el proceso de paz que adelantaba su gobierno con ese grupo insurgente. 
El dictamen de los médicos de que si Gechem no recibía atención especializada podría sufrir un infarto mortal, parece haber presionado la decisión de las FARC de dejarlo pronto en libertad. 
La noticia representó un alivio para su familia, que el 15 de enero pasado recibió con angustia pruebas de vida del ex congresista, que daban cuenta de su precario estado de salud en cautiverio. 
Artunduaga no ahorró desde entonces esfuerzos para agilizar el regreso de Gechem, los cuales incluyeron un pedido a Cuba para que lo recibiera como preso político, por estar enfermo. 
"Si me recupero, pasaría a una cárcel en La Habana, en mi calidad de rehén político a la espera del acuerdo humanitario", dijo Gechem en una de las cartas que envió desde las selvas colombianas. 
El ex legislador aludía a la negociación que intentan las FARC para canjear a 44 militares y políticos en su poder, a instancias de un acuerdo humanitario, por unos 500 insurgentes en prisión. 
NTX 27-02-08 IJALH

Temas

Lee También

Comentarios