Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 15 de Noviembre 2018
Internacional | La prohibición, que duró 13 años, entró en vigor en enero de 1920

Hace 75 años EU terminó con la ley seca, era de gángsters y corrupción

En general ha aumentado el consumo de alcohol, se han multiplicado los bares clandestinos y ha aparecido un ejército de criminales, comentó en 1932 el millonario John D. Rockefeller, quien había apoyado la veda

Por: EFE

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS.- Mañana se cumplen en EU 75 años del fin de la "ley seca", una prohibición que, lejos de reducir el consumo de licores, provocó el auge de la corrupción y el crimen organizado, fuente de inspiración del cine y la literatura negra.

La prohibición, que duró 13 años, entró en vigor en enero de 1920, cuando se aprobó la Enmienda 18 de la Constitución. Pronto fue evidente que no se iban a conseguir los resultados esperados.

"En general ha aumentado el consumo de alcohol, se han multiplicado los bares clandestinos y ha aparecido un ejército de criminales", comentó en 1932 el millonario John D. Rockefeller, quien había apoyado la veda.

Esta experiencia es citada a menudo por quienes promueven la legalización de la marihuana y otras drogas, pues después de tres décadas de "guerra contra las drogas" en EU hay casi dos millones de personas en prisión, y el negocio ilegal sigue medrando.

La Enmienda 18, que declaró ilegal la producción, venta y posesión de licores destilados, fue resultado de décadas de campañas del llamado movimiento de temperancia, y de los problemas del alcoholismo en una población engrosada por una oleada de inmigrantes.

Los promotores de la Prohibición la llamaron "el noble experimento" y esperaban que reduciría el crimen y la corrupción, resolvería problemas sociales tales como la violencia doméstica, y bajaría la carga fiscal de prisiones y albergues para pobres.

La Prohibición contó con el respaldo de sectores sociales muy dispares, desde los "progresistas" que querían mejorar la salud de los trabajadores a la organización supremacista blanca Ku Klux Klan, los grupos feministas, los cristianos sureños y los negros en áreas rurales.

En 1919, mientras se procesaba la ley, el consumo per cápita de bebidas alcohólicas era de 6 litros al año, según un estudio publicado en 1932 por Columbia University Press.

En 1921 el consumo per cápita bajó a aproximadamente medio litro y ésa fue la última buena noticia acerca de la Prohibición. En 1922 el consumo llegó a casi 4,5 litros, y en 1929 a cerca de 5 litros.

La ilegalización tuvo el efecto económico lógico: un aumento de precios de las bebidas que se producían clandestinamente y se vendían descaradamente.

El costo de las bebidas subió rápidamente y la destilación clandestina de licores o el contrabando de bebidas desde México, Canadá y el Caribe fomentaron las organizaciones delictivas que darían material a las películas y novelas de "gánsters" por varias décadas.

En 1920 el gasto en licores destilados equivalía aproximadamente al 40 por ciento de lo que se gastaba en bebidas alcohólicas, en tanto que el resto eran otros no destilados, como vino o cerveza.

En 1922 había subido al 90 por ciento: los aficionados al trago consumían más licores, y muchas cervecerías y bodegas vitivinícolas se vieron obligadas a fusionarse.

Otro impacto económico fue la pérdida de unos 500 millones de dólares anuales en recaudaciones de impuestos, justo cuando el negocio se tornaba más lucrativo, y florecían las destilerías en países vecinos.

La tasa de homicidios, que en 1920 era de 6.8 por cada  mil habitantes fue de 9.9 en 1933, y desde entonces bajó cada año hasta menos de seis por cada 100 mil cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial.

La Prohibición coincidió con una bonanza de especulación financiera -lo que ahora se denomina una "burbuja"- y en el frenesí de los "Años Locos" medraron pandillas criminales y se hicieron famosos Al Capone y su rival Bugs Moran, que controlaban redes de destilerías, y "speakeasies" (bares clandestinos) en muchos casos adjuntos a los casinos.

Hacia el final de la década, Capone controlaba los 10 mil "speakeasies" de Chicago y regentaba las destilerías y la distribución de licores desde Florida a Chicago.

Antes de la prohibición había cuatro mil convictos por delitos federales. En 1932 había 26 mil 859 y la población en las cárceles federales había subido un 366 por ciento.

Una década de Prohibición generó suficiente oposición como para que Franklin D. Roosevelt prometiera su repudio durante la campaña presidencial de 1932. La ley dejó de estar vigente el 5 de diciembre de 1933.

Temas

Lee También

Comentarios