Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Junio 2019
Internacional | En el nuevo Buró Político figura un supervisor para las reformas económicas

El renovado Partido Comunista conserva la vieja guardia

En el nuevo Buró Político, que promedia 67 años de edad, figura un supervisor para las reformas económicas de Raúl Castro

Por: REUTERS

LA HABANA, CUBA (20/ABR/2011).- El gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) eligió a su nuevo líder a la cabeza de un grupo de veteranos de una edad promedio de 67 años que, en su mayoría, llevan larga trayectoria en cargos públicos.

El presidente Raúl Castro fue designado primer secretario del PCC, en reemplazo de su hermano Fidel Castro, quien hizo una nueva y última aparición en público para renunciar a su puesto en el partido y cederlo a su hermano, con lo que se toma en cuenta su jubilación de la vida política de la isla.

El Buró Político eliminó nueve miembros, pasando de 24 a 15 miembros, tres de ellos nuevos, donde prevalece la vieja guardia histórica y los militares.

El nuevo Comité Central es de 115 miembros (10 miembros menos que el anterior), con 48% de mujeres (tres veces más) y 31% de negros y mestizos (10% más que el anterior).

Castro señaló que la alta presencia militar es “natural”, pues las Fuerzas Armadas “nunca renunciarán a cumplir ese papel al servicio de la defensa del pueblo, del partido, de la revolución y el socialismo”.

El vicepresidente José Ramón Machado Ventura fue elegido como número dos del grupo de 15 miembros del Buró Político quienes deberán deslastrarse de décadas de un modo de Gobierno para dar apertura a un profundo plan de reformas económicas que busca salvar el socialismo.

El actual vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo, quien acaba de cumplir 50 años, es mano derecha del mandatario y el encargado de las reformas que incluyeron una apertura al mercado de trabajo independiente, así como la instalación de un sistema impositivo y la eliminación de subsidios masivos.

Cláusulas aprobadas

Entre los temas aprobados por los delegados se encuentran cláusulas que permitirán la compra-venta de casas, otorgarán créditos a trabajadores por cuenta propia y el incremento de tierras ociosas a productos privados.

También se aprobó la necesidad de hacer obligatorio el uso del contrato formal entre las empresas para lograr un mayor control, la entrega de créditos a personas naturales; así como la flexibilización de la política tributaria para fomentar el trabajo.

Otros de los puntos aprobados fue reactivar la industria azucarera, otrora gloria de la isla pero ahora desmantelada, y fomentar la ganadería.

Mesa directiva
Composición interna


Raúl Castro, 79 años, presidente de Cuba.
José Ramón Machado, 80 años, primer vicepresidente.
Marino Murillo, 50 años, vicepresidente del Consejo de Ministros y “supervisor” de las reformas económicas.
Ramiro Valdés, 78 años, vicepresidente.
Julio Casas, 75 años, ministro de Defensa.  
Abelardo Colomé, 71 años, ministro del Interior.
Esteban Lazo, 66 años, vicepresidente.
Ricardo Alarcón, 73 años, presidente del Parlamento.
Miguel Díaz Canel, 51 años, ministro de Educación Superior.
Leopoldo Cintra, 69 años, viceministro de Defensa.
Ramón Espinosa, 72 años, viceministro de Defensa.
Alvaro López, 62 años, viceministro de Defensa.
Salvador Valdés, 65 años, líder del Sindicato de Trabajadores.
Mercedes López, 47 años, líder del PC en La Habana.
Adel Izquierdo, 65 años, ministro de Economía.

ANÁLISIS
Sin novedad en el frente

Orestes E. Díaz Rodríguez


Después de 14 años volvió a celebrarse un congreso del Partido Comunista Cubano. Según su liderazgo la misión del evento era aprobar la actualización económica del modelo. Pero la intención más importante era otra.

Como es habitual, los medios oficiales intentaron darle la menor importancia al “detalle fundamental”. El sexto Congreso formalizó el traspaso oficial del poder partidario a manos de Raúl Castro. Un acto solapado además por las últimas “revelaciones” de Fidel Castro en la que a contrapelo de los hechos, sostuvo que desde 2006 había renunciado al máximo cargo de la sociedad.

Informados de las idas y venidas de Fidel durante su rehabilitación y de su descomunal predisposición al control del poder, en el extranjero se mofan del cuento de hadas del Comandante. Pero una vez más el contenido de sus actos va dirigido al consumo interno. El mensaje dibuja un líder desprendido y relativiza la importancia del poder.

Curiosamente el instrumento esencial para emprender cambios en la sociedad cubana, privilegio exclusivo de la familia Castro desde el lejano 1959.

La clausura sirvió también para intentar acallar rumores sobre las tensiones en las relaciones entre los dos hermanos. El rasgo que identificó a Fidel fue su afinidad por introducir cambios en el modelo económico cubano que lo hicieran más centralista y rígido. ¿Por qué apoyaría ahora fervientemente reformas orientadas en una dirección opuesta y que dejan al desnudo sus fallas?

La realidad es que durante todo el proceso de rehabilitación el Comandante se mostró reticente a las reformas. Se resigna a apoyarlos porque ya no tiene forma de impedirlos a menos que ponga en riesgo la precaria supervivencia del modelo.

El congreso confirmó los rasgos controvertidos del liderazgo que ejerce Raúl: relativo bajo perfil y gradual traspaso de todo el poder a su persona, abundante empleo de la iconografía fidelista y desmantelamiento de su modelo, búsqueda de formas sucesorias efectivas y concentración del poder en manos de los históricos, interés de renovar y negación de aperturas en frentes claves como libertad de información, viajes y formas de asociación política.

Una cosa es segura, los ritmos de la transición isleña contrastarán con los tiempos de los procesos globales. Sus líderes continúan aferrados al siglo XX como tabla de salvación.

Mtro. Orestes E. Díaz Rodríguez, UDG
www.orestesenrique.wordpress.com

PERFIL
El “mecánico” de las reformas

Marino Murillo


Nació el 19 de febrero de 1961, poco antes de que Castro declarara  socialista su revolución y los anticastristas desembarcaran por Bahía de  Cochinos.

Desarrolló una carrera adulta, pero meteórica: ministro de Comercio  Interior (2006-2009), de Economía (2009-2011) y miembro del Consejo de Estado (2008).

Pero a diferencia de otros delfines, no hizo carrera política en la Unión de Jóvenes Comunistas y el Partido Comunista de Cuba (PCC), a la sombra de Fidel.

Con más de 20 años de experiencia en diferentes cargos en economía desde la  base, incluidos los de Director de Auditoría y Economía del Ministerio de la Industria Alimenticia y viceministro de Economía, Murillo cursó el Colegio de  Defensa Nacional, institución reservada para dirigentes que no pertenecen a la  generación histórica.

Su gran estreno público fue en diciembre de 2009, cuando se le vio tres  días consecutivos por televisión, sentado junto a Raúl Castro en el Parlamento,  casi como único interlocutor, explicando las reformas a los diputados.

Vicepresidente del Gabinete, fue recientemente nombrado jefe de la Comisión  Permanente del Gobierno para la Implementación y Desarrollo de las reformas,  encargada de “controlar, verificar y coordinar” a los involucrados y proponer  nuevas medidas.

Temas

Lee También

Comentarios