Miércoles, 01 de Diciembre 2021
Internacional | Reclama la ignorancia a los problemas, sufrimientos e injusticias de los demás

El Papa Francisco lamenta 'globalización de la indiferencia'

''Cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás'', señala el Pontífice

Por: NTX

El Papa critica cómo en el mundo estamos llenos de noticias sobre el sufrimiento humano, pero permanecemos sin intervenir. EL INFORMADOR / ARCHIVO

El Papa critica cómo en el mundo estamos llenos de noticias sobre el sufrimiento humano, pero permanecemos sin intervenir. EL INFORMADOR / ARCHIVO

CIUDAD DEL VATICANO (27/ENE/2015).- El Papa Francisco reclamó el estado de ignorancia a los problemas, los sufrimientos y las injusticias de los demás, en el cual vive la gran mayoría, llegando a establecer un fenómeno de "globalización de la indiferencia".
 
En su mensaje anual con motivo del periodo litúrgico de Cuaresma, los 40 días previos a la celebración de la Pascua, instó a escuchar "el grito de los profetas" que "levantan su voz" y despiertan a la sociedad.
 
"Cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios Padre no hace jamás), entonces nuestro corazón cae en la indiferencia: 'yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien'", constató.
 
Sostuvo que esa actitud egoísta ha alcanzado actualmente una dimensión mundial, hasta el punto de poder hablar de una "globalización de la indiferencia", un malestar que deben afrontar los cristianos.
 
Estableció que los seres humanos están saturados de noticias e imágenes tremendas que narran el sufrimiento humano y, al mismo tiempo, sienten toda la incapacidad para intervenir. "¿Qué podemos hacer para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia", cuestionó.
 
De acuerdo con el Papa, la Iglesia no debe quedarse replegada en sí misma, dar la espalda a los sufrimientos del mundo y "gozar en solitario", sino que debe hacerse cargo de sus miembros más débiles, pobres y pequeños.
 
Reconoció que el mundo tiende a cerrarse en sí mismo y cerrar la puerta a Dios, mientras los cristianos deben "formar el corazón", para superar la indiferencia y las propias pretensiones de omnipotencia.

Temas

Lee También