Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
Internacional | Yedioth Aharonoth, acusó a la extrema derecha israelí de querer provocar una guerra de religiones.

Ejército israelí cerró zona de choque entre colonos y palestinos en Hebrón

Lo que ocurre hoy en Hebrón hace un gran daño al Estado. El que lanza una piedra a un soldado ataca al Estado

Por: AFP

Cisjordania, Israel. - El ejército israelí, acusado de  pasividad frente a los actos de violencia de colonos y ultranacionalistas que  se oponen a una orden judicial de evacuar una vivienda en la ciudad palestina  de Hebrón, decretó ese sector "zona militar cerrada".

Veinte palestinos y 18 israelíes resultaron heridos desde el lunes en  enfrentamientos a pedradas en Hebrón, escenario de fuertes tensiones desde la  ocupación de la ciudad por Israel en 1967.

"El sector de la casa fue decretado 'zona militar cerrada' y se prohibió a  los israelíes que entren en los barrios palestinos" de la ciudad, declaró a la  AFP un portavoz militar.

En la práctica el ejército permitía el acceso a la casa incluso a los  militantes ultranacionalistas, comprobó un corresponsal de la AFP en el lugar.

Los ultranacionalistas, en su mayoría jóvenes, se oponen a una orden de  expulsión emitida por el Tribunal Supremo israelí de una casa de Hebrón cuya  propiedad es objeto de litigio.

En la madrugada del martes, grupos de jóvenes colonos, respaldados por  simpatizantes ultranacionalistas procedentes de Israel, lanzaron piedras  impunemente durante horas contra casas palestinas y contra vehículos de la  policía y los guardias de fronteras.

Presuntos colonos extremistas rompieron también lápidas de un cementerio  musulmán de Hebrón.

Los manifestantes israelíes se habían concentrado a raíz de rumores según  los cuales la polícia y el ejército se disponían a evacuar el edificio,  conforme a la decisión dictada en noviembre por el Tribunal Supremo.

En una serie de entrevistas a los medios de comunicación palestinos, el  jefe de la administración militar en Cisjordania, el general de brigada Yoav  Mordehaï, denunció firmemente los "actos criminales" de los colonos,  prometiendo a la población palestina garantizar su protección.

Un reponsable militar, citado por el diario israelí Yedioth Aharonoth,  acusó a la extrema derecha israelí de "querer provocar una guerra de  religiones" entre judíos y musulmanes.

Incluso responsables de los colonos expresaron su preocupación por la  "pérdida de control" de los jóvenes extremistas.

"A partir del momento en que el Tribunal Supremo se pronuncia por la  evacuación de la casa, será desalojada", advirtió el primer ministro israelí  interino, Ehud Olmert, que hablaba en el kibutz (granja comunitaria) de Sdeh  Boker, en el desierto del Neguev (sur).

"Lo que ocurre hoy en Hebrón hace un gran daño al Estado. El que lanza una  piedra a un soldado ataca al Estado, y eso no puede tolerarse", declaró el  presidente israelí Shimon Peres, también en Sdeh Boker.

En la ciudad cisjordana de Ramala, el presidente de la Autoridad Palestina  Mahmud Abas atribuyó "al gobierno israelí la responsabilidad de las agresiones  cometidas por las bandas de colonos".

Como refuerzo se enviaron al sector unidades de la guardia fronteriza, más  adaptadas a las tareas de mantenimiento del orden, que tomaron el control de la  zona, según otra fuente militar.

La propiedad del edificio, de cuatro plantas, es objeto de un litigio entre  un empresario judío estadounidense, Morris Abraham, que dispone de un acta de  compra, y un palestino que refuta la venta.

Hebrón alberga la Tumba de los Patriarcas, lugar santo para musulmanes y  judíos donde según la Biblia están enterrados Abraham, Isaac y Jacob.

Temas

Lee También

Comentarios