Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017
Internacional | El problema se ha prolongado por más de 20 meses

Desnutrición severa en Yemen afecta a 2.2 millones de niños: Unicef

Según la Unicef, la cifra no tiene precedentes y el conflicto se ha prolongado por más de 20 meses en el país de la península arábiga
En 2016, Unicef ha apoyado el tratamiento de 215 mil niños con desnutrición aguda grave en todo el país. ESPECIAL / unicef.org

En 2016, Unicef ha apoyado el tratamiento de 215 mil niños con desnutrición aguda grave en todo el país. ESPECIAL / unicef.org

NACIONES UNIDAS (13/DIC/2016).- La desnutrición infantil severa afecta a 2.2 millones de menores de edad en Yemen, una cifra sin precedentes en el conflicto que por más de 20 meses se ha prolongado en ese país de la península arábiga, alertó hoy el Unicef.

En un comunicado, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) -con sede en Nueva York- destacó que la comida y el agua son bienes cada vez más escasos en Yemen, por lo que cada vez más personas se suman a los millones que requieren de asistencia humanitaria inmediata para sobrevivir.

Precisó que al menos 462 mil niños sufren desnutrición aguda grave, un incremento drástico de casi un 200 por ciento desde 2014; además de que 1.7 millones de niños sufren desnutrición aguda moderada.

La situación de los niños que sufren desnutrición severa en provincias como Hodeida, Saada, Taizz, Hajja y Lahej es crítica, advirtió el Unicef. Estas cinco áreas tienen el mayor número de casos de desnutrición aguda grave en el país.

Saada, advirtió el organismo, además tiene las cifras más altas de niños con retraso en su crecimiento, llegando a números sin precedentes que en algunas zonas alcanzan a ocho de cada 10 niños que sufren de desnutrición crónica.

"La desnutrición en Yemen ha llegado a niveles sin precedentes y sigue aumentando. El estado de salud de los niños en el país más pobre de Medio Oriente nunca había sido tan grave", explicó la doctora Meritxell Relaño, representante en funciones del Unicef en Yemen.

Antes de la intensificación del conflicto en marzo de 2015, Yemen se enfrentaba a los desafíos de la pobreza generalizada, la inseguridad alimentaria y la falta de servicios de salud. Ahora el sistema de salud de Yemen está al borde del colapso.

Menos de un tercio de la población del país tiene acceso a atención médica, además de que menos de la mitad de los centros de salud están operativos. Los trabajadores sanitarios llevan meses sin cobrar sus salarios, y las agencias humanitarias tienen dificultades para llevar suministros vitales, dijo Unicef.

Al menos un niño muere cada 10 minutos en Yemen por causas evitables como diarrea, desnutrición o infecciones respiratorias.

"La violencia y el conflicto han revertido importantes progresos que se habían conseguido en la última década para la salud y la nutrición de los niños yemeníes. Enfermedades como el cólera y el sarampión se han propagado", señaló Relaño.

En 2016, Unicef ha apoyado el tratamiento de 215 mil niños con desnutrición aguda grave en todo el país, y ha proporcionado a más de cuatro millones de niños menores de cinco años suplementos vitamínicos para fortalecer su sistema inmunitario, pese al limitado acceso a todo el país.

"Hacemos un llamado a las partes en el conflicto para que nos den un acceso ilimitado a los niños que necesitan ayuda en todo el país, para poder entregar suministros nutricionales, proporcionar tratamiento para niños con desnutrición y apoyar los servicios de salud del país", dijo Relaño.

 

Temas

Lee También

Comentarios