Viernes, 07 de Mayo 2021
Internacional | Jeremy Corbyn, candidato de izquierda, se ha colocado como favorito

Concluye elección interna de líder del partido laborista británico

Jeremy Corbyn, candidato de izquierda, se ha colocado como favorito por delante del más centrista Owen Smith

Por: EFE

Corbyn, elegido por primera vez en 2015 con el voto arrollador de las bases, aspira la reelección con el mismo apoyo de los afiliados. AFP / ARCHIVO

Corbyn, elegido por primera vez en 2015 con el voto arrollador de las bases, aspira la reelección con el mismo apoyo de los afiliados. AFP / ARCHIVO

LONDRES, INGLATERRA (21/SEP/2016).- El Partido Laborista británico cerró el periodo de votación para elegir a su próximo líder tras una dura campaña que ha colocado al izquierdista Jeremy Corbyn como favorito, por delante del más centrista Owen Smith.

Los laboristas británicos pudieron emitir su voto hasta las 11:00 horas GMT, después de dos meses de mítines y desavenencias que culminarán este sábado, cuando se anuncie el ganador al inicio del congreso de la formación en Liverpool, en el noroeste de Inglaterra.

Corbyn, elegido por primera vez el 12 de septiembre de 2015 con el voto arrollador de las bases, aspira a la reelección con el mismo apoyo de los afiliados, mientras que Smith cuenta con el respaldo de la mayoría de los 230 diputados del partido.

La última encuesta de YouGov, publicada por "The Times", daba a Corbyn, de 67 años, un 62 % de los votos, por encima del 59,5 % que consiguió hace un año, cuando se impuso contra pronóstico, batiendo a otros tres candidatos, con un programa antiausteridad.

Han podido participar en estas elecciones internas 640,000 afiliados al partido, 80,000 más que en los anteriores comicios, una alta cifra que se debe al destacado incremento de la afiliación bajo el liderazgo de Corbyn, que ha revitalizado el Laborismo como movimiento social.

De estos, 340,000 son miembros plenos, 168,000 son afiliados a través de sindicatos -fundadores del partido y principales donantes- y 129,000 son "simpatizantes afiliados", personas que han pagado 25 libras (unos 30 euros) para poder votar, según la normativa del partido.

Unos 130,000 activistas perdieron el derecho automático de votación por la decisión del Comité Ejecutivo Nacional (NEC) del partido, amparada por los tribunales, de obligar a los afiliados por menos de seis meses (desde el pasado enero) a pagar también esa cantidad para poder votar.

Corbyn y Smith, de 46 años, hicieron ayer un último llamamiento a los militantes para que apoyen su causa.

El primero, que ha hecho su campaña en abarrotados mítines y mediante las redes sociales, insistió en que "la austeridad no tiene por qué ser, ni tienen por qué ser las matrículas universitarias, ni las personas sin hogar, ni la desigualdad, ni la discriminación".

"Cualquiera que sea el resultado el sábado, todos nosotros hemos montado una campaña increíble, movilizado a un montón de gente, y hemos cambiado el discurso político en este país", declaró, para apostillar: "Juntos, somos muy fuertes".

Smith, que se presentó a los comicios para desafiar el liderazgo de Corbyn tras una moción de confianza de los diputados, manifestó que el Laborismo está en "una encrucijada, y la elección es entre renovar el partido para alcanzar la unidad y el poder, o complacernos con divisiones y oposición".
 
En lo que pareció una concesión de derrota, el diputado por Pontypridd (Gales) dijo que estaba "orgulloso de haber planteado un programa positivo para un futuro Gobierno laborista".

"Continuaré planteando estos argumentos y haciendo todo lo posible para que podamos volver al poder", añadió.

El último tramo de la elección laborista ha estado marcado por otra polémica interna, después de que el NEC rechazara ayer por solo un voto la propuesta del líder adjunto, Tom Watson, de que los diputados puedan elegir al equipo de oposición del líder.

Watson argumenta que, de este modo, se podría superar la brecha entre Corbyn, en caso de que volviera a ganar, y el grupo parlamentario, pero los partidarios del actual líder sostienen que, si se quiere cambiar así el sistema, habría que permitir también votar a las bases.

El NEC aprobó sin embargo nuevas normas para frenar los insultos entre laboristas en las redes sociales, que han proliferado durante la campaña.

Gane quien gane el sábado, se enfrenta a la tarea de unificar el partido y prepararlo para la posibilidad de que la primera ministra conservadora, Theresa May -que sustituyó a David Cameron sin pasar por las urnas-, convoque elecciones anticipadas.

En este sentido, Corbyn ha abierto las puertas para que regresen a su equipo, en caso de victoria, los diputados que en julio dimitieron en protesta por su estilo de liderazgo.

Otro reto será definir la estrategia ante la inminente negociación del Gobierno sobre la salida de la Unión Europea, un tema que no ha dominado la campaña de estas primarias, más centradas en el debate sobre el futuro modelo económico y social del Reino Unido.

Temas

Lee También