Domingo, 21 de Julio 2024
Internacional | Cada hora se cometen 75 ilícitos

Campea el delito por la provincia de Buenos Aires

Las casas doblemente enrejadas, se asemejan bastante a algunas viviendas fortificadas de Belfast durante el largo conflicto entre católicos y protestantes

Por: SUN

BUENOS AIRES, ARGENTINA.- Ciudadela. Un barrio conurbado bonaerense como cualquier otro. A pocos minutos de la capital federal y en una calle medianamente transitada a toda hora, que suele ser el escenario reiterado de atracos violentos. El último, el pasado 31 de octubre, conmocionó a medios, políticos y celebridades. Fue el asalto que sufrió el ex zaguero de la selección argentina de futbol, Fernando Cáceres, quien resultó herido de bala. Desde entonces se debate entre la vida y la muerte, y su caso disparó la polémica y las críticas contra el Gobierno nacional y bonaerense por una ola de delitos que tiene un récord de 75 casos por hora, según cifras oficiales.

En la esquina de Gaona y Falucho, a pocos metros de donde Cáceres recibió un disparo en el ojo por parte de un menor de 15 años de edad, los vecinos dicen estar “hartos de vivir con miedo”.

Las casas doblemente enrejadas, se asemejan bastante a algunas viviendas fortificadas de Belfast durante el largo conflicto entre católicos y protestantes. Aquí tampoco faltan cámaras de seguridad, pero según Mario Orlandi, de 63 años y comerciante, “nadie está exento de que entren en tu casa, o que te robe el auto una bandita de pibes de acá de la villa”.

La villa no es otro que el barrio Ejército de Los Andes, más conocido como Fuerte Apache, cuyos habitantes son los receptores de todas las culpas posibles. Desde albergar a representantes de los sectores más pobres de la sociedad a cobijar a las bandas juveniles de ladrones de autos o de tráfico de drogas.

De allí, asegura la Policía, salió la banda juvenil que atentó contra Cáceres y la que impulsó el incremento de robos de vehículos en esa zona del gran Buenos Aires “en 30%, en los últimos tres años”, según el comisario Carlos Durante, jefe de la Departamental Tres de Febrero de la Policía bonaerense.

Piden mano dura


Con cifras que comienzan a producir escalofríos en una sociedad que se siente a merced del delito, la polémica no sólo tuvo como protagonistas al ministro de Justicia, Julio Alak, quien se conformó con que el país “tiene las mejores cifras en materia de delito de América Latina” —abonando la tesis del jefe de gabinete, Aníbal Fernández, para quien “lo que hay en el país es una sensación de inseguridad”— y a representantes de la sociedad civil que reclaman mano dura.

También la oposición reclama políticas concretas y reconocidos artistas y figuras del espectáculo, como Mirta Legrand o Susana Giménez, reclaman “seguridad y pena de muerte” y hasta promueven una marcha masiva.

Orlandi, comparte la preocupación, pero se queja de que “sólo cuando un famoso es la víctima, reaccionan. Ahora aparece el gobernador, pero acá esto es cosa de todos los días y nadie hace nada”. Él y su familia viven en ese 34.6% del total de los hogares argentinos que en los últimos 12 meses sufrió algún tipo de delito, según el índice de victimización del Laboratorio de Investigaciones sobre Crimen, Instituciones y Políticas (LICIP) de la Universidad Torcuato Di Tella. Un dato que en el 2008 había sido de 29%.

No obstante el gobernador de la provincia de Buenos Aires (15 millones de habitantes según el censo de enero de 2009), Daniel Scioli, volvió a dar muestra de su oportunismo cuando visitó a Cáceres en el hospital.

Se mostró a favor de la baja en la edad de imputabilidad de los menores, para pasarla de los 16 a los 14, sin contemplar que el problema es mucho más grave, no sólo por el crecimiento de las cifras del delito sino por el aumento de los menores delinquiendo, que pasaron de 38% en los años 90 a 49.2% en 2007, según la Suprema Corte de Justicia bonaerense.

Sin soluciones a la vista, con discusiones que no llegan a conformar un debate, la inseguridad afecta cada vez más a los argentinos sin distinción de clases. Al punto tal que el grafitti que una vecina intenta borrar del muro de su casa es la mejor síntesis de lo que está pasando en la materia.

Allí alguien escribió, con acierto: “Todos somos Cáceres…”.

Tendencias juveniles

Un fenómeno complejo

Para el antropólogo social José Garriga Zucal, el fenómeno de los jóvenes en el mundo del delito es “mucho más complejo de lo que parece”.

“No se puede pensar que los jóvenes se inclinan al delito sólo por el factor de la droga o la falta de educación o la crisis de valores. Todos esos factores arman un combo explosivo”.
Para Garriga, “existen formas distintas de socialización entre los menores expuestos al delito.

Muchas veces para ellos, salir a robar es una demostración “de estima y respeto entre sus pares”.

Algo que se ve con frecuencia en barrios como Fuerte Apache, donde nadie escuchó alguna vez hablar de la Mara Salvatrucha de Centroamérica, aunque sus códigos delictivos parecen asemejarse más.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones