Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017
Internacional | La principal prioridad de Obama hacia América Latina debe ser restaurar la credibilidad de Estados Unidos y aumentar la confianza

América Latina no será prioridad para Obama

Obama, que asumirá la presidencia el 20 de enero, estará concentrado en encontrar soluciones a la profunda crisis económica, según especialistas

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS.- América Latina no será prioridad para el futuro presidente estadounidense, Barack Obama, quien no obstante podrá mejorar los vínculos luego de un alejamiento de la región de la órbita de Estados Unidos durante el gobierno de George W. Bush, estimaron analistas.

El futuro presidente, que asumirá el 20 de enero, estará concentrado en encontrar soluciones a la profunda crisis económica que afecta al país, consideraron expertos consultados. Pero con poco esfuerzo, las relaciones de Estados Unidos y sus vecinos pueden mejorar, señalaron.

La principal prioridad de Obama hacia América Latina debe ser "restaurar la credibilidad de Estados Unidos y aumentar la confianza", sostuvo Michael Shifter, vicepresidente del Diálogo Interamericano, un centro de estudios de Washington. "Creo que a través de un estilo distinto y algunos gestos simbólicos se puede hacer bastante", añadió.

"Obama debería aprovechar toda esta efervescencia de buena voluntad que se ha levantado en el mundo entero y en América Latina", estimó por su parte Jaime Daremblum, del conservador Hudson Institute, también de Washington.

Para Shifter, la posición de la nueva administración con relación a Cuba será clave.

"No hay un tema más simbólico que Cuba" en las relaciones "de las últimas cinco décadas (de Estados Unidos) con America Latina. Ha sido el problema más irritante. Es el tema que más ha dividido a Estados Unidos de América Latina", expresó.

"No creo que Obama vaya a levantar ni quiera levantar el embargo, pero cumpliendo con su promesa primera de eliminar restricciones de remesas y viajes de cubano americanos (a la isla), sería un paso importante", añadió.

Para Daremblum, "la mejor salida para Obama" si quiere restaurar el prestigio de Estados Unidos en la región y recomponer las relaciones con muchos países del subcontinente, sería crear "una especie de comisión gubernamental, encabezada por una figura importante para América Latina".

"Podría ser el mismo Bill Richardson", gobernador de Nuevo México (sur) y de origen hispano, sostuvo Daremblum.

Incluso, este analista barajó la alternativa de que "se vuelva a establecer la oficina del enviado especial" para la región. Aunque "no veo muy entusiasmados a la gente de la cúpula de Obama (con la idea) porque crea conflictos con el Departamento de Estado", se atajó.

Este experto, un ex diplomático, sostuvo que sería fundamental que Obama avanzara de forma progresiva, buscando funcionarios que conozcan la región y adelanten acercamientos con países latinoamericanos, antes de llegar a encuentros de nivel presidencial.

Para Shifter, hay medidas que Obama puede adoptar desde el vamos y que serían bien recibidas en América Latina, puesto que las relaciones "habían bajado a un nivel tan bajo que pasos más o menos modestos pueden recuperar la confianza".

"Hay muchas posibilidades para mejorar: poner embajadores en Caracas, La Paz y de ellos en Washington sería una mejora", sostuvo recordando las mutuas expulsiones de embajadores de Estados Unidos, Bolivia y Venezuela.

No obstante, Shifter advirtió que una mayor apertura de Washington puede encontrar sus límites rápidamente, cuando hay políticas "que afectan los intereses de Estados Unidos".

En particular, destacó como limitantes la "alianza que tiene el gobierno de (Hugo) Chávez" en Venezuela "con gobiernos como Irán o como Rusia, en la medida que esos dos países van a ser la agenda global de Estados Unidos en un gobierno de Obama".

"Hay temas de fondo que no van a desaparecer aún con un gobierno de Obama, que no es una 'paloma' en política exterior", enfatizó.

Los dos expertos fueron categóricos en que el próximo ocupante de la Casa Blanca estará amarrado por la crisis económica.

"No es realista esperar que vaya a tener mucho tiempo para dedicarle a América Latina cuando su prioridad es poner la casa en orden, que es lo mejor que puede hacer para los latinoamericanos", sostuvo Shifter, quien dijo que Obama deberá ingeniárselas para no concentrarse en la agenda interna.

"Va a estar muy, muy limitado", dijo Daremblum.

"La idea esa que lanzó Obama de que iba a incrementar sustancialmente la ayuda a América Latina, eso no va a suceder. Todo lo contrario, se van a revisar esos programas y se van a anunciar recortes", vaticinó.

Temas

Lee También

Comentarios