Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Agosto 2019
null
Jalisco

Incumplen: 14 mil siguen en aulas provisionales

La pasada administración prometió erradicarlos por espacios dignos, pero continúan 370 salones prefabricados en la Entidad

El Informador

En Jalisco, alrededor de 14 mil alumnos de preescolar, primaria y secundaria todavía estudian en aulas provisionales. La pasada administración prometió que sustituiría esos salones por espacios dignos, pero en la actualidad hay 370 aulas prefabricadas.

Alfonso Oliva Mojica, director de Planeación de la Secretaría de Educación Jalisco, desglosa que, en promedio, estudian 30 alumnos por aula en primaria y 45 en secundaria (un promedio de 37.5 por salón). “En estos seis años de administración es una prioridad sustituir las aulas provisionales”. Por su parte, Juan Carlos Flores, secretario de Educación, reconoce la cifra de menores de edad que padecen por estudiar en estas aulas y promete una inversión millonaria para mejorar la infraestructura.

En un primer momento y vía Transparencia, la Dirección de Planeación y Programas del Instituto de la Infraestructura Física Educativa de Jalisco (Infejal) informó que contaban con mil 395 aulas provisionales, de las cuales se habían contratado trabajos para sustituir mil 326, mientras 69 salones no tenían contrato. Por otro lado, la Dirección de Obras contestó que registraba sólo 132 aulas en proceso de ejecución y la construcción de otros 124 espacios estaba detenida por un procedimiento jurídico (no otorgó más datos).

Sin embargo, la Secretaría corrigió y precisó que sólo hay 370 aulas provisionales. “Nadie sabía cuál era el tamaño del desastre en infraestructura porque había información desactualizada y poco fidedigna sobre la situación real”, se indicó en la presentación del programa “Recrea, Educación para Refundar 2040”.

Aunque se solicitó una entrevista con directivos del Infejal, no se concretó para abundar en el tema. Actualmente hay 99 salones en construcción y cada aula cuesta 800 mil pesos.

Los estudiantes padecen en estos salones provisionales, principalmente por cuestiones climatológicas y de espacio. Por ejemplo, Saúl González, secretario de la secundaria “Elías Nandino Vallarta” en Tlajomulco, comenta que el año pasado les dijeron que les cambiarían las aulas prefabricadas, pero les incumplieron (detalla que en cada salón dan clases a 45 estudiantes). Este centro escolar tiene 15 salones, de los cuales nueve son provisionales.

“Son un horno. A un lado tenemos un kínder que también tiene aulas así. Con las lluvias se escucha mucho ruido porque todas son de lámina. La verdad, los salones están en muy mal estado porque se están sumiendo, pero no tenemos otra opción”.

Aunque la pasada administración prometió que erradicaría todas las aulas provisionales por espacios dignos, en Jalisco continúan 370 salones prefabricados. EL INFORMADOR/Archivo

Aplazan hasta 2022 sustitución total de las aulas provisionales

Hasta 2022 quedarán eliminadas las aulas provisionales en la Entidad, de acuerdo con la estrategia “Recrea, Educación para Refundar 2040”.

Tras una consulta realizada a 105 mil jaliscienses, 43% pidió mejorar los planteles de Jalisco. Y para rehabilitar todos y eliminar los salones provisionales o ligeros, el secretario de Educación, Juan Carlos Flores, puntualiza que se necesitarán 27 mil millones de pesos. Confía en que se invertirán en este sexenio, con el apoyo de la Federación.

Otra promesa del Gobierno del Estado es que todas las escuelas contarán con dictámenes de Protección Civil. Además, se realizará un censo de infraestructura educativa. También anuncian que este año invertirán 226.8 millones de pesos para la rehabilitación y construcción de escuelas.

Alfonso Oliva Mojica, director de Planeación de la Secretaría de Educación en Jalisco, detalla que, para atender la demanda de los servicios educativos, se llevarán a cabo 19 obras de infraestructura, entre acciones nuevas y de rehabilitación.

“Es un proyecto diferente para atender la nueva demanda de servicios educativos que tiene el Estado. Estamos solicitando 12 edificios nuevos, mientras las acciones restantes son para ampliación. Corresponden a eso que nosotros identificamos como acciones de planeaciones o plan de expansión, y tienen que ver con la necesidad de nuevas aulas para atender la demanda educativa”.

Sobre las aulas provisionales que no han sido sustituidas, indica que hay carencias en los niveles de preescolar, primaria, secundaria y telesecundaria.

“Ya se sustituyeron mil 105 aulas. Estamos a la espera de que se generen remanentes y que la autoridad federal nos permita utilizarlos para erradicar las aulas provisionales”.

Destaca que algunas escuelas se quedaron con obras inconclusas, como consecuencia de una situación jurídica. Sin embargo, el área correspondiente del Instituto de la Infraestructura Física Educativa de Jalisco (Infejal) está trabajando para atender los temas a la brevedad.

Agrega que el cálculo sobre los recursos para terminar de sustituir las aulas provisionales corresponde a esa dependencia. En una ficha, la dependencia contestó que el monto para la construcción de cada una es de aproximadamente 800 mil pesos.

“Todos los niños que tienen derecho a ser educados en educación básica y media superior tendrán su espacio, pertinente y digno. Reiterar que es muy importante para este Gobierno tener los espacios dignos, por lo que el proyecto de sustitución de aulas provisionales es fundamental. En la medida de los recursos financieros que se tengan iremos sustituyendo estos espacios”.

LA VOZ DEL EXPERTO

Infraestructura es clave para el aprendizaje

Paulina Hernández Morales (directora de Mexicanos Primero en Jalisco)

La directora de Mexicanos Primero en Jalisco, Paulina Hernández Morales, recalca que el Estado tiene la obligación de garantizar las condiciones suficientes para que se cumpla el derecho de todas las personas a recibir una educación de calidad.

“La infraestructura es parte del entorno en el que se desarrolla un estudiante y ésta debe estar en óptimas condiciones, con dignas instalaciones para favorecer su aprendizaje”.

Recuerda que en Jalisco no solamente existen aulas provisionales sino también salones adaptados, bodegas u otros espacios, que utilizan los docentes como salón de clases. Esto con el fin de cumplir con las asignaciones que estipula la Secretaría. “Consideramos que es importante que el Estado asuma la responsabilidad de dignificar los espacios escolares como un instrumento aliciente para ejercer la profesión docente y contribuir al aprendizaje”.

Afirma que Mexicanos Primero ha registrado durante las visitas a las escuelas que los maestros que atraviesan esta situación recalcan que es importante contar con un lugar digno para aprender, porque influyen los aspectos climatológicos, como calor,  frío, lluvia e iluminación.

Entre 2016 y 2018, hubo 24 empresas que incumplieron 42 contratos para construcción de aulas nuevas. EL INFORMADOR/Archivo

GUÍA

Fallan empresas

  • La Dirección Jurídica del Infejal informa que, entre 2016 y 2018, un total de 24 empresas incumplieron 42 contratos para construcción de aulas nuevas, las cuales debían sustituir los salones provisionales que todavía existen en la Entidad.
  • Vía Transparencia, el organismo contestó que 16 de las empresas fueron sancionadas por un millón 125 mil 923 pesos, tras el incumplimiento en 14 contratos. Mientras que el resto está en proceso de finiquito o rescisión.
  • El contrato con el monto económico más alto de sanción, con más de 165 mil pesos, fue el INFEJSEJLP0M90293/17. De acuerdo con la licitación pública, los trabajos por 1.3 millones de pesos incluían la edificación de dos aulas didácticas y el retiro de salones provisionales en la telesecundaria “San Juana Inés de la Cruz”, en la localidad Las Cruces del municipio Lagos de Moreno. Ese contrato abarcaba, por un monto de 1.2 millones de pesos, la construcción de otras dos aulas en la telesecundaria “Macedonio Ayala”, en ese municipio. Adicionalmente, el acuerdo incluía la construcción de cuatro aulas didácticas en el preescolar “Juan Pablo Galeana”, también en Lagos de Moreno.
  • Pese al incumplimiento, en la base de datos compartida por la Dirección Jurídica del Infejal, las obras en esas escuelas estaban en un estatus de contratadas.
  • La segunda sanción más alta fue por 135 mil pesos, en el contrato INFEJSEJLP0M90330/17. Según los datos de la licitación pública de 2017, se otorgaron más de 422 mil pesos a una empresa para la edificación de un salón didáctico en sustitución del provisional, para el retiro del aula provisional y trabajos de rehabilitación en el preescolar “Narciso Mendoza”, en Ocotlán. También, por más de 464 mil pesos, se contrataron servicios para la edificación de un salón en la telesecundaria “Gordiano Guzmán”, en Zapotlán del Rey.
  • Finalmente se registró un monto contratado por más de 467 mil pesos para el retiro de un salón provisional y trabajos en la telesecundaria “Sor Juana Inés de la Cruz”, en Zapotlán del Rey. Según el Infejal, las tres escuelas también están en estatus de obra “contratada”.
  • Para detallar las causas de los incumplimientos, este medio pidió una entrevista con la dependencia, pero no hubo respuesta.

Utilizan bodega para dar clases

Antonio Ibarra, director de la telesecundaria “Vasco de Quiroga”, localizada en una comunidad rural, a ocho kilómetros de Teocaltitán de Guadalupe, relata que en la escuela adaptaron un salón que antes era una bodega.

Explica que el espacio tiene tres metros y cuenta con una sola ventana en la parte de atrás. Aunque tiene la función de un salón de clases, no es apropiado para el aprendizaje.

“Es importante que tengan condiciones para generar estrategias didácticas y para formar equipos. Eso no permite el desarrollo de los jóvenes al 100%. Y si se le agregan otros factores, como la disciplina, se vuelve problemático. Afecta la convivencia, el trabajo en equipo, la dinámica grupal… no se pueden hacer porque está apretado”.

Remarca que las aulas miden 5.3 por 5.3 metros, y en ese espacio tiene a 28 alumnos. Lo recomendable sería que los salones midieran 6 por 8 metros para que un grupo de ese tamaño estudie de forma cómoda.

Explica que también tuvo que dividir, con madera, el aula de cómputo. Esto debido a que la pasada administración de la Secretaría de Educación asignaba el número de alumnos sin revisar el espacio físico.

En total, la escuela tiene cuatro salones: dos diseñados para las clases y el resto adaptados con recursos propios. “Así he pasado cuatro años. Las aulas se humedecen. En la parte de atrás de la bodega tenemos cosas que se utilizan para la escuela. Los niños están cercanos a podadoras, tijeras, desafortunadamente nos tocó la transición de Gobierno, ya estaban los trámites del aula, pero la anterior administración no concretó”.

Pese a las adversidades, subraya que los estudiantes han adquirido prestigio en la región, tras ganar concursos en producción de video y conseguir distintas certificaciones, como la UNAM.  “A pesar de tener aulas adaptadas es importante la pasión que le ponga un profesor para tratar de inspirar a sus alumnos a que hagan cosas atrevidas. Empecé con 13 alumnos, de diferentes grados; ahora ellos vieron esa puerta, sacaron dos certificaciones internacionales en programación de software. Están generando cursos, se ha promovido el aprendizaje autónomo”.

Los pequeñas dimensiones de las aulas provisionales dificultan el aprendizaje e incomodan a maestros y alumnos. EL INFORMADOR/Archivo

Suman 13 años con salones prefabricados

Francisco Javier Rodríguez, encargado de la gestión educativa de la telesecundaria “Lázaro Cárdenas del Río”, ubicada en la comunidad Labor de Abalsa, en Jalostotitlán, afirma que su centro educativo tiene aulas provisionales desde hace 13 años. Incluso, opina que deben ser de las primeras que coloraron de este tipo en el Estado.

“En un principio nos comentaron, cuando las instalaron, que durarían entre siete y ocho años, pero ya pasó más tiempo. Nos dijeron que cumplían con lo necesario para trabajar, pero nada que ver. Son unas aulas incómodas”.

Las principales dificultades que enfrentan los alumnos se relacionan con el clima, ya que se percibe de manera más extrema. Por ejemplo, en época de calor las aulas son muy calientes, y en invierno, el frío se agudiza. Y durante el temporal, el agua resuena con mayor alcance. “Tenemos dos aulas (de cuatro) de este tipo”.

Explica que también interfiere con el aprendizaje de los alumnos, ya que muchos se distraen.

“Después de las 12:00 horas, los estudiantes se preocupan por quitarse del calor, en lugar de poner atención. Cuando llueve y graniza, el ruido que se escucha es un distractor  importante. Es un espacio poco propicio para laborar y realizar nuestro trabajo docente. Sí le batalla uno bastante, hace tiempo nos dijeron que las quitarían, pero nada”.

Agrega que los salones están “muy deteriorados”, y que incluso preocupa que pudiera ocurrir un accidente. Dice que una opción sería reducir el número de estudiantes, pero eso significa quitarles su derecho a recibir educación.

“El año pasado nos visitaron algunas personas (de la Secretaría de Educación), pero se pasó el ciclo escolar y no llegó ese cambio. Son lugares bastante inseguros, las autoridades se olvidan de las comunidades rurales”.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina del rezago en las aulas provisionales en Jalisco?

Participa en Twitter en el debate del día @informador