Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 19 de Septiembre 2019
Ideas |

Sicilia de todos los moles

Por: Diego Petersen

Sicilia de todos los moles

Sicilia de todos los moles

El movimiento de Javier Sicilia es lo más importante que ha sucedido en la política nacional en los últimos años. La forma en que el poeta encaró el asesinato de su hijo, y de convertir el dolor en activismo, despertó la esperanza en un país abatido por violencia y el silencio. Sicilia entendió, por ejemplo, que nombrar a los muertos por su nombre y no contarlos como una estadística es regresarle la dignidad a las víctimas. Que lo muertos no se dividen entre buenos y malos, sino que todos son mexicanos que perdimos en este proceso de descomposición social. Sicilia hizo visibles cientos, miles de familiares de las víctimas de la violencia que hoy se sienten menos solos. Pero como todo movimiento social surgido de la espontaneidad, de una historia particular que se articula con muchas otras historias puntuales hasta convertirse en movimiento, su problema es encontrar la definición y, por lo mismo, los límites. Cada día que pasa el movimiento es más grande, es más amplio y por lo tanto más amorfo. Hoy no está claro si el movimiento es por la dignidad de las víctimas, contra la violencia, por una cambio de política de seguridad, por una política de educación distinta, por la reforma política, por los derechos humanos, por las víctimas de todo tipo de abusos, por todas ellas o por ninguna en particular. El problema no es sencillo. Si Sicilia se sigue convirtiendo en el ajonjolí de todos los moles y en el mole de todos los pollos, el movimiento se va a desvanecer y no va a lograr nada. Encabezar cuanto movimiento o causa se le ponga enfrente es la manera más segura de caminar hacia el fracaso, es nuevamente el activismo por el activismo mismo. Al encabezar el diálogo por la reforma política con diputados y senadores Sicilia compró una serie de temas y de expresiones que poco o nada tiene que ver con su movimiento original. Acudir a la Universidad de Guadalajara y convertirse en vocero de cobranza de la universidad de los recursos que reclama a la Federación, más allá de lo justo de la causa, es meterse en terrenos totalmente ajenos. La política es por definición un terreno resbaladizo y lleno de trampas. Javier ya ha cometido un par de imprudencias por falta de control y quizá experiencia política que no han sido demasiado graves o que no se le han reclamado por el tamaño del personaje. Pero en el momento en que el poeta tropiece con una piedra filosa en estos caminos y temas que no son los originarios del movimiento, lo único que va a lograr es poner en riesgo los que sí son, o creíamos que eran, sus temas fundamentales. El gran problema de los movimientos ciudadanos es la falta de estrategia política. Al no tener claro a dónde se va es muy fácil perderse en el laberinto de intereses. El de Sicilia que, insisto, es lo más importante y alentador que ha sucedido en la política nacional en los últimos años, está a punto de extraviarse.

Lee También

Comentarios