Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

México y Jalisco, al rescate del beisbol latinoamericano

Por Salvador Cosío Gaona

La Serie del Caribe surge en 1949 teniendo como antecedente la Serie Interamericana que impulsó el venezolano Jesús Corao, quien aprovechó el auge del rey de los deportes en su país, ya que equipos de Venezuela habían ganado campeonatos internacionales de beisbol amateur en 1941, 1944 y 1945, jugándose la primera edición en octubre de 1946, con la participación de los equipos Sultanes de Monterrey, México; All Cubans, integrado por peloteros cubanos; Cerveceros de Caracas, Venezuela, y los Bushwicks de Brooklyn, que eran un fuerte conjunto semiprofesional que jugaba en el Dexter Park de Queens, Nueva York, jugándose el torneo de 1946 a 1950, y así fue como fructificó el empeño de los venezolanos Óscar Prieto y Pablo Morales para formalizar una serie con equipos representantes de las Ligas profesionales de Cuba, Puerto Rico, Panamá y Venezuela, jugándose la primera Serie del Caribe del 20 al 25 de febrero de 1949 en el Grand Stadium de La Habana.

El Clásico Caribeño se desarrolló sin mayores contratiempos hasta el año 1960 que se efectuó en la Ciudad de Panamá, ya que en 1961 Cuba determinó dejar la Confederación Caribeña de Beisbol Profesional y sin la participación de los antillanos las Ligas invernales de Nicaragua, Panamá, Puerto Rico y Venezuela realizaron entre 1961 y 1964 otros torneos interamericanos con un formato parecido al que tenía el Clásico Caribeño, hasta que la Serie del Caribe se reanudó en Caracas con una segunda etapa que se extiende desde 1970 hasta nuestros días, con el concurso de los equipos campeones de los circuitos profesionales que integran la Confederación del Caribe, siendo en el año de 1971 cuando se incorporó México a través de la Liga Mexicana del Pacifico de Beisbol (LMP).

El Clásico del Beisbol Caribeño ha afrontado problemas financieros y de concertación adecuada para su organización, ya a que en 1974 Venezuela no acudió por un severo conflicto entre peloteros y propietarios de equipos profesionales de esa República, en 1981 fue cancelada la edición al no lograrse acuerdo sobre participación económica de los jugadores. La delicada situación financiera de algunos de los países entre 1982 y 1995, aunado a la limitada afluencia de fanáticos en Puerto Rico, afectaron la secuencia ordenada de las sedes, siendo así que tuvieron que efectuarse varias ediciones en plazas de México y también dos en Miami, Florida, una en el Orange Bowl en 1990 y otra en el  Estadio Bobby Maduro en 1991, mas con escaso éxito.

Al paso de los años en la época contemporánea la Serie del Caribe ha enfrentado el reto de incrementar la calidad del espectáculo, en intensa búsqueda de propiciar que se incremente la participación de peloteros del mayor nivel de calidad en cada selección representativa de cada nación de la región, teniendo como base al equipo campeón, pero reforzado con los más destacados jugadores de cada Liga, batallando con las limitaciones que suelen imponer las organizaciones de Grandes Ligas además de procurando incentivar el interés de los propios beisbolistas por participar en el serial, al que acuden los seleccionados conformados por la base de campeones de las Ligas invernales de México, Republica Dominicana, Venezuela y Puerto Rico que integran la Confederación de Beisbol Profesional del Caribe (CBPC) y de Cuba.

El cambio de sede para que esta próxima edición 2018 sea en México en vez de Venezuela será sin duda un factor fundamental para reimpulsar el certamen, ya que a diferencia de los problemas de baja afluencia de público local y mediana asistencia de fanáticos de otros países como se vio en la quincuagesimoséptima edición en 2015 en San Juan, Puerto Rico, así como la numero 58 correspondiente a 2016 en Santo Domingo, República Dominicana, se tiene como referencia el éxito logrado en la edición número 59 efectuada en Culiacán, Sinaloa, de ahí que de nuevo México entre al rescate y garantizar el éxito de la icónica sexagésima edición a celebrarse del 1 al 7 de febrero en Jalisco, teniendo como sede el Estadio Panamericano casa de los Charros de Jalisco.

Como ya se advirtió con fehaciencia al efectuarse en forma por demás brillante y muy exitosa el pasado Clásico Mundial de Beisbol en marzo pasado, la edición 60 de la Serie del Caribe en Jalisco será un evento extraordinariamente bien organizado, ojalá que se haga el máximo esfuerzo para que Charros gane el título 2017-2018 de la Liga Mexicana del Pacífico y sea así la base del seleccionado mexicano para que además del augurado éxito financiero y logístico tengamos el orgullo de festejar que el equipo de Jalisco se corone campeón Latinoamericano en su estadio.

@salvadorcosio1
bambinazos61@gmail.com

Lee También

Comentarios