Sábado, 08 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La nueva imagen de Creel

Por: Ramón Zurita Sahagún

Santiago Creel Miranda aprovechó la oportunidad y se lavó la cara en todos los sentidos, en lo físico y en lo moral.
Presenta un rostro nuevo, sonrosado, afeitado, en busca de rejuvenecer y motivar a las nuevas generaciones con una imagen distinta a la usada durante largos años y que lo convirtió en un metro sexual avejentado. Es Santiago, por mucho, el más veterano de los aspirantes presidenciales que buscan la candidatura del PAN y por eso realiza un esfuerzo por el cambio de imagen, intentando presentarse como un político fresco, afeitado, bien vestido y lozano. Pero la estrategia del ex secretario de Gobernación no se limita a un simple cambio de imagen, sino que abarca también el lavado moral de cara. Intenta aprender de los errores del pasado y reconoce que los favoritos del inquilino de Los Pinos no siempre resultan ser los candidatos presidenciales, con todo y el respaldo que le pueda dar esa figura. Y es que hace seis años, Santiago Creel Miranda fue el ungido por el dedo selector del Presidente de la República, y con todo y ese envión, no pudo concretarlo en la candidatura de Acción Nacional. Reaccionó tardíamente, cuando Felipe Calderón Hinojosa le había ganado los espacios dentro del partido y lo aventajaba en sus desplazamientos por los estados, creando compromisos con la militancia y estableciendo sus cabezas de playa en cada una de las entidades del país. Hoy, las circunstancias son distintas, Creel Miranda no tiene un Presidente de la República que respalde sus ambiciones, como sucedió en el pasado con Vicente Fox Quesada, por lo que pide reglas claras y exhorta a los demás aspirantes para que sigan su ejemplo. Hace seis años, el entonces secretario de Gobernación renunció a su cargo un primero de junio, cuando Felipe Calderón le llevaba un año de distancia en lo referente al proselitismo, confiado en que el respaldo presidencial le era suficiente para convertirse en candidato de su partido. En esta ocasión, esperó hasta el 12 de julio para separarse del cargo de senador de la República, aunque lo anunció dos días antes y presiona para que sus adversarios internos hagan lo propio. Para tomar esta decisión, Santiago advirtió que las encuestas que antes lo favorecían tanto, en proporción de dos a uno, disminuían la diferencia y acercaban peligrosamente a Josefina Vázquez Mota, aunque mantenían en la lejanía a los otros contendientes ubicados en diferentes secretarías del gobierno federal (Hacienda, Trabajo, Educación Pública y Desarrollo Social) y en el Gobierno de Jalisco. Creel Miranda sabe que Josefina cuenta con un amplio presupuesto como coordinadora de la bancada panista en la Cámara de Diputados y que Ernesto Cordero, Javier Lozano, Alonso Lujambio y Heriberto Félix tienen todavía mayores recursos y que Emilio González Márquez, en ese sentido, los rebasa a todos, ya que es conocido como el “gober dadivoso”, por las aportaciones públicas que ha realizado a diversas instituciones. De ahí que el más limitado, económicamente hablando, de todos los aspirantes del PAN, es precisamente Creel Mirada al que le fue retirada la coordinación de los senadores blanquiazules desde principios del sexenio. Por eso, el todavía senador panista recurre a un lavado moral de cara, para exigir reglas claras y equitativas en la disputa por la candidatura presidencial de su partido, algo que no pidió en el pasado reciente, cuando aprovechó la inercia de su cargo (secretario de Gobernación), aunque no pudo concretarlo en la candidatura anhelada. Eso sí, Santiago dice que los seis años recientes le sirvieron para abrevar de los errores del pasado y si antes no trabajó la relación al interior de su partido (porque su cargo no se lo permitía) ahora lo compensa y sus amarres le dan la confianza de convertirse en quien compita en julio del año próximo por la Presidencia de la República en la elección constitucional. Ahora, para reparar esos errores y torpezas cometidos en el pasado inició su lavado de cara con el anuncio de su separación del Senado de la República, mediante licencia, convocó a los demás aspirantes presidenciales del PAN, para hacer lo propio y establecer una disputa pareja por la nominación, sin ventajas de ninguna clase. Atrás quedaron aquellas expresiones de Felipe Calderón Hinojosa en ocasión de la renuncia de Creel Miranda a la secretaría de Gobernación, cuando consideró que el desgaste político del secretario de Gobernación sería el hándicap en contra que llevaría. Sin embargo, por el momento, los compañeros de militancia del legislador panista poco caso hicieron a su recomendación y decidieron no  renunciar y mantenerse en los cargos públicos que ostentan. El dirigente nacional del PAN, Gustavo E. Madero Muñoz, explicó que los tiempos del partido se mantienen y que será hasta febrero cuando se defina el nombre del candidato presidencial. No importa si es uno, dos, tres o 10, los competidores, ya que deben cumplir con el requisito de juntar 10% de las firmas de los miembros activos, para avalar sus aspiraciones. Salvadores de la Patria Escasos como estamos de motivos de celebración, el triunfo de los jóvenes futbolistas puso a girar a todo el país, amantes o no del deporte de la patada. Claro que los principales beneficiados con ello son los políticos que buscan colgarse de ese pequeño triunfo conseguido en una categoría menor. Primero fue el Presidente de la República, Felipe Calderón, quien los llenó de honores y después el Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, quien hizo lo propio y además le prestaron las calles para que disfrutaran de su efímero éxito. Es tan grande el afán de protagonismo y de celebración que el Ejecutivo federal felicitó a un corredor de autos (Sergio Pérez) por conseguir el séptimo lugar en una carrera de Fórmula 1.