Lunes, 06 de Abril 2020
Ideas |

La monarquía mexicana

Por: Rubén Martín

La monarquía mexicana

La monarquía mexicana

Formalmente en México no existe una forma de gobierno monárquico, ni el país es regido por un solo hombre, ni existe una clase aristocrática que hereda sus cargos y riquezas a costa de los contribuyentes, en grandes palacios y con cientos de sirvientes a su alrededor. Formalmente.

>

La realidad es otra. La realidad es que en México un gobernante puede concentrar tanto o más poder que un monarca europeo que rige lo que fue un imperio mundial, existe una clase aristocrática que hereda el poder (a veces por vínculos consanguíneos a veces por pertenecer a un grupo político), que vive en palacios con sirvientes a su poder.

>

Por eso no debería extrañar el derroche, los lujos y los excesos que acompañaron el viaje y la comitiva mexicana, encabezada por Enrique Peña Nieto, en su reciente visita a Gran Bretaña.

>

Las anécdotas son varias y están calentando las redes sociales por donde se enterarán millones de mexicanos, pues ya sabemos que los noticiaros estelares de Televisa o TV Azteca no van a informar de cuántos hijos llevó Peña Nieto a la gira o cuánto costaron los vestidos de la esposa e hija del Presidente mexicano que presumieron en las cenas de gala ante la realeza y el Gobierno británico.

>

Para empezar, ha sido un escandalo el tamaño de la comitiva: más de 200 personas viajaron desde México a Gran Bretaña para la visita oficial de tres días; Peña Nieto llevó, además de su esposa a seis hijas; varios miembros secretarios del gabinete llevaron asesores y secretarios; el senador Miguel Barbosa (del PRD) llevó a su esposa; la agencia ProMéxico llevó a 50 empresarios, 35 del sector energético; mientras que la Secretaría de Educación invitó a 50 personas, entre ellos a diez rectores; además, 23 periodistas hicieron la cobertura del evento. Una de ellas, Érika Hernández, enviada por Reforma dio detalles del tamaño de la comitiva.

>

Por si fuera poco que a un viaje oficial el Presidente vaya acompañado de toda la familia, ha llamado la atención el alto costo del atuendo de la esposa de Peña Nieto y de su hija. A su llegada, Angélica Rivera portó “un vestido blanco de Alexander McQueen, mid-length, que combinó con unos pointy heels negros. Su clutch y su sombrero también eran del mismo color. El vestido lo decidió contrastar con unos smokey-eyes ligeramente marcados para resaltar su mirada. Para la cena que brindó la Reina Isabel II, la Primera Dama escogió un vestido rojo, largo, tipo columna con capa, de Valentino”, reportó de manera detallada el sitio internet de la revista de sociales Quién. Según Reforma, los vestidos de la esposa de Peña Nieto tienen un costo superior a 120 mil pesos. Pero la hija no se quiso quedar atrás, quien presumió en sus redes sociales una foto con un vestido que cuesta 115 mil pesos.

>

Seguramente no darán detalles del costo de la gira y si tuviera oportunidad de salir nuevamente a dar una explicación, Angélica Rivera diría con tono molesto, altanero y soberbia que tiene dinero para pagarse esos vestidos y más. Eso no importa.

>

Lo que importa es que la clase política y empresarial que intenta gobernar México se comporta como si el país fuera una monarquía, ellos una aristocracia y nosotros sus súbditos que debemos agacharnos y someternos. Esas muestras de despilfarro y desplantes de soberbia son intolerables.

>

Lee También