Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

La foto de Alfaro... privacidad a discusión

La foto de Alfaro... privacidad a discusión

La foto de Alfaro... privacidad a discusión

Primero, el escándalo: una fotografía en la que aparece el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, en situación de cercanía extrema con una mujer. Después, la viralización: junto con la foto, el alcalde hace circular desde su cuenta de Twitter, @EnriqueAlfaroR una carta extensa en la que pretende justificar la imagen y defenderse.

Alfaro tiene motivos para estar furibundo. La foto de referencia (de la que no explica en su carta cuándo fue tomada, en dónde, ni con quién estaba) fue utilizada para atacarlo arteramente. Eso no es noble, por decir lo menos, y por eso se entiende la indignación del presidente exhibido.

Sin embargo, Alfaro Ramírez entró en terreno indefinido al defender su privacidad y subrayar que nunca ha mezclado su vida privada con la pública. Con el derecho que le da su condición de padre, apela a la decencia para eliminar ataques que afectan a sus hijas, menores de edad.

Agrega también en el documento que se puede leer en http://bit.ly/2mEEoJ6 que espera sus razones sean “comprendidas y respetadas”. Explica, a manera de justificación, que está separado de su esposa Lorena Martínez hace más de un año, pero a pesar de esto, ella seguirá siendo presidenta del DIF Guadalajara.

Algo debe quedar meridianamente claro: si el presidente Alfaro tiene o no diferencias con quien ha sido su esposa, se trata de un asunto entre ellos. Estrictamente. Por igual, su celo para preservar la integridad de sus hijas es totalmente respetable.

Pero sí existen motivos suficientes para diferir con él… esa defensa que hace de su vida privada es muy, muy endeble. Casi imposible. Es Enrique Alfaro, uno de los políticos jóvenes más conocidos no sólo de Jalisco, sino del país. A menos que ocurra algo inusitado, el señor se presentará como candidato a gobernador en las elecciones del primer domingo de junio de 2018, y (muy probablemente) ganará.

Lo que haga, lo que diga, es motivo de observación. Es noticia. ¿Acaso ignora Alfaro que es de interés público con quién comparte su vida? Tendrá que admitirlo. Sus relaciones de pareja también forman parte del amplio abanico de observaciones que se hacen sobre su persona. Él sabe perfectamente que su presencia y acción en asuntos que pueden ser trascendentales o simples tópicos de conversación le abonan a su imagen, alimentan su proyección política a futuro.

Es entendible que el alcalde tapatío se disguste con quienes lo critiquen y lo denuesten, pero esa también es una condición de las figuras políticas que, por definición, también son figuras públicas.

Hay un punto más: Alfaro describe en su documento las cualidades de Lorena Martínez y asegura que ha beneficiado, como presidenta del DIF Guadalajara, a miles de personas. Tendrá que revisar, indudablemente, si eso es correcto. Porque eso es lo que le piden los ciudadanos: ser correcto. Eso, entre muchas otras cosas. Porque al final, el político que aspira a un cargo, debe parecerse lo más posible a la mayoría que busca en las urnas.

Y sobre la foto… quizá convenga recordar un viejo refrán: “no hagas cosas buenas que parezcan malas”. Y adelante.

Lee También

Comentarios