Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Gabinete roto

Gabinete roto

Gabinete roto

En uno de los momentos internos y externos más inciertos y complejos que ha vivido un presidente mexicano en los tiempos modernos, Enrique Peña Nieto se encuentra en el peor de los mundos por una razón: su gabinete está roto. No hay cohesión al interior de su equipo, sino rivalidades. No hay colaboración real, sino empujones. No hay fluidez en las relaciones, sino obstáculos. La comunicación no es fácil, sino forzada. La unidad que ha pedido el Presidente a los mexicanos es inexistente en su equipo. Sin unidad interna, sin la homogeneidad que requiere para enfrentar los desafíos que se presentan, Peña Nieto no tiene ninguna posibilidad de salir adelante. El país lo hará, porque es mucho más grande que sus presidentes, pero él no terminará bien si se mantiene por la misma ruta.

La división en el gabinete es pública y cada vez se socializa más. La lucha se remonta a poco más de dos años, cuando chocaron los secretarios en los cuales se apoyaba el presidente para gobernar, el de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el de Hacienda, Luis Videgaray. Osorio Chong siempre envió mensajes de que eso no era real y que la relación con Videgaray se encontraba en muy buenos términos. En el campo contrario, tardaron poco tiempo en comenzar a quejarse de las cosas que hacía el equipo de Osorio Chong, alarmados por los crecientes negocios en los que se estaba involucrando el hermano del secretario de Gobernación, Eduardo, sin que le pusiera un alto a su familiar.

La salida de Videgaray del gabinete en septiembre pasado realineó el poder hacia el secretario de Gobernación. Varios miembros del gabinete ya habían visto lo pesado de su mano. El secretario de Educación, Aurelio Nuño, fue humillado por Osorio Chong cuando se agudizó la crisis de los maestros disidentes y lo eliminó completamente de la negociación. El gobernador de Campeche, Alejandro Moreno, hombre del secretario, estuvo a punto de agarrar a golpes a Nuño en una de esas reuniones que convocan para festejar al Presidente los gobernadores priistas, y sólo lo evitó la intervención del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, y del secretario de Salud, José Narro, quien rodó por el suelo en su intento por evitar el pleito. La molestia de Osorio Chong con Nuño ha sido muy acentuada, aunque no se sabe realmente si es algo personal entre ellos o en él somatiza las molestias con ese sector del gabinete.

Sin Videgaray en el escenario, en el gabinete se empezaron a reacomodar. La secretaria de Desarrollo Urbano, Rosario Robles, tomó partido por Osorio Chong, quien hizo a su inexperta hija, Mariana Moguel, líder del PRI en la ciudad de México. Robles, lastimada fuertemente por Videgaray y el equipo hacendario por su mala gestión administrativa en Desarrollo Social, comenzó a trabajar por el secretario de Gobernación hacia la sucesión presidencial. Mientras tanto, cada vez que aparecía en las encuestas el crecimiento de un potencial adversario de Osorio Chong como candidato del PRI, el secretario beneficiado en la opinión pública encontraba en el secretario de Gobernación frialdad en el trato.

Las divisiones se fueron dando en función de la sucesión presidencial y llegaron a extremos, como al terminar el evento que sostuvo Peña Nieto con burócratas el primero de diciembre –al que llegó con cuatro horas de retraso ante el malestar de cientos de mandos medios y superiores llevados por la fuerza–, fue muy notorio que varios secretarios de Estado ni siquiera se saludaron, y cuando terminaron las actividades, se fueron como llegaron, en grupos que no interactuaron en absoluto. Al terminar 2016 y arrancar 2017, la Secretaría de Gobernación abandonó por completo a la Secretaría de Hacienda para manejar el impacto social del gasolinazo. En el despacho del secretario José Antonio Meade se instaló un cuarto de guerra desde donde junto con los subsecretarios Miguel Messmacher y Vanessa Rubio, así como el director de Pemex, José Antonio González, hablaban con gobernadores y empresarios para explicar las razones de la liberalización, mientras que las llamadas a Bucareli, de Hacienda o de los estados, nunca fueron respondidas. Una semana dejó Osorio Chong que se hundiera Meade en el descrédito popular, un aspirante menos en la carrera presidencial.

Los conflictos dentro del equipo peñista se perciben en varios campos. La semana pasada se publicó en un periódico que responde a los intereses de Osorio Chong un informe de la Policía Cibernética donde se referían las cuentas en redes sociales desde donde supuestamente se atizó la inestabilidad por el gasolinazo, en donde señalaban como principales autores a Andrés Manuel López Obrador y a varios de sus principales gladiadores. El comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, de quien depende la Policía Cibernética, dijo que él no conocía ese informe ni había ordenado que se hiciera. La veracidad del documento fue verificada por varios periodistas que hablaron con los subalternos de Sales, quien no pertenece ni al grupo de Gobernación ni al del eje Hacienda-Relaciones Exteriores. El informe desvió la atención que entre los verdaderos instigadores de las protestas se encontraron organizaciones campesinas vinculadas al PRI, así como Antorcha Campesina, también de origen tricolor.

El regreso de Videgaray al gabinete generará más tensión, porque una vez más se reacomodarán los grupos dentro del gabinete en la única lucha clara que tienen: la candidatura presidencial. Lo inverosímil de todo esto es que el Presidente Peña Nieto lo tolere y, con su omisión, lo avale. Pero así lo desea, sabrá que quien pague por todo será él, no sus secretarios.

Lee También

Comentarios