Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

El PRI de Peña, el PRI en Jalisco

Por: Ivabelle Arroyo

El PRI de Peña, el PRI en Jalisco

El PRI de Peña, el PRI en Jalisco

Seamos claros: las cosas no pintan bien para el PRI en el país. La recuperación de la Presidencia, y de la gubernatura en Jalisco, hizo temer a muchos que el dinosaurio estaba de regreso y que no saldría nunca más de Los Pinos o, aquí, de Casa Jalisco.

>

No todos compartíamos esa pesimista perspectiva. El voto por el PRI fue también un voto de castigo al PAN, que se lo ganó a pulso, por un lado, y por el otro, el PRI que regresaba lo hacía en un país y en un Estado diferentes: sin mayorías aplastantes en el terreno legislativo, con equilibrios partidistas diferentes y con organismos autónomos nuevos. Es inútil defender la perfección de ese sistema, ni siquiera se acerca, pero lo que funciona de maravilla es la competencia de intereses.

>

Hoy, a dos años de la renovación de autoridades federales y estatales, se constata que el PRI trabaja en un escenario competido y que no tiene la eternidad asegurada. Sin embargo, el escenario no es igual para el PRI de la presidencia que para los PRIs de las entidades. Tienen distintas evoluciones y pueden seguir caminos separados.

>

El PRI del equipo presidencial hace agua por todos lados. Tuvo una crisis en la dirigencia nacional del partido y tuvo una crisis de gabinete. La opinión sobre la gestión de Enrique Peña Nieto los arrastra y el impacto de las reformas no ha sido suficiente para socializar el eventual beneficio. El empuje con el que llegaron a gobernar se ha convertido en digestión de reformas y mecanismos defensivos. La aprobación no llega al 30 por ciento, y hoy a lo más que aspira el Presidente de la República es a salir al balcón presidencial sin recibir una andanada de recordatorios a su madre y una chifliza generalizada.

>

El destino con nubarrones del equipo presidencial no tiene por qué ser compartido por todo el PRI. Cuando el Presidente jala el carro y lo jala bien, todos se pliegan como soldaditos (no hay disciplina más férrea que la tricolor), pero ¿si no? ¿Tienen que seguir alineados? Su supervivencia está en juego.

>

El PRI en Jalisco tiene en Movimiento Ciudadano un adversario de consideración, pero no lleva mal saldo y la balanza para operar en los próximos dos años puede cambiar. Hasta hace unos días, cuando se enfrascaron en discusiones por quién ponía dónde los tamales para la celebración del Grito, habían ido caminando en paz Enrique Alfaro y Aristóteles Sandoval. Sospechosamente en paz.

>

Pero las cosas pueden cambiar para ambos, sobre todo para el PRI si el centro se hunde. Los tricolores en Jalisco tienen dos opciones con rumbo al 2018 (ojo, para la estrategia política, no para la acción gubernamental): o colaboran con el centro para detener al adversario presidencial, que es Morena, o se olvidan del barco hundido y se concentran en la embarcación local.

>

Es muy pronto para leer señales, pero la próxima semana estará Enrique Peña Nieto en Jalisco y estoy segura de que comenzará a verse si el PRI sigue como uno solo.

>

Lee También

Comentarios