Martes, 28 de Mayo 2024
Ideas |

El Coyote de Macapule

Por: El Informador

Por: Emilio Fernando Alonso

De humilde cuna, Matías Carrillo vio la primera luz en el pequeño ejido sinaloense llamado El Macapule, muy cerca de Ahome, Municipio de Los Mochis, Sinaloa. Nada hacía pensar que este joven nacido el 24 de febrero de 1963, sería en un futuro estrella del beisbol.

No obstante este hombre cuyo onomástico coincide con el día en que se celebra la confección de la bandera trigarante, primera del México independiente, tuvo a los astros y a los dioses de su lado. Si no, cómo explicar que estando de casualidad en un tryout(prueba) encabezado por el tapatío Roberto Castellón, que buscaba peloteros jóvenes con aptitudes para llevarlos a la Academia del Beisbol Mexicano en  Pastejé, su actitud burlesca le permitiera ser invitado a mostrar sus habilidades. Cuando Castellón, molesto por las risas burlonas del joven que nadie había invitado a la prueba.

Encontrándose en una lomita cercana al diamante rural donde se realizaban los ejercicios, le gritó: “Hey, tú, coyote baja de ahí y demuéstranos qué sabes hacer”. Matías ni se inmutó, siguió en su sitio de observación un rato más hasta que Roberto le instó a participar en las pruebas o irse. “El Coyote”, como le apodaron desde entonces, por fin accedió a bajar y hacer todas las pruebas que le pidieron. Resultó que era el más rápido corriendo por las bases, el jardinero de mejor brazo, y el bateador con más poder. Entre bromas y regaños lo firmaron y llevaron a Pastejé en los primeros años de los 80’s.

Desde los primeros días en la Academia sus grandes dotes no pasaron desapercibidos para nadie, y el  Ingeniero Alejo Peralta (QEPD), dueño de los Tigres capitalinos, gente de beisbol de toda la vida, y además dueño de la Hacienda de Pastejé, quiso tenerlo en su equipo, pero no logró tomarlo en el draft de la Academia y “El Coyote” fue a parar al Poza Rica, equipo sin grandes figuras, donde se convirtió en su pelotero más importante.

Don Alejo quiso comprar sus derechos a los Petroleros y se encontró con un no rotundo, por lo que decidió comprar todo el equipo con tal de tener al “Coyote de Macapule” en sus Tigres. Decisión que resultó afortunada, pues Matías tuvo grandes temporadas con su equipo y se convirtió en un imán de taquilla e ídolo de la afición “tigrista” con su famoso número 24, el cual fue retirado del equipo al final de su carrera.  

Las buenas actuaciones del zurdo sinaloense, tampoco pasaron de largo para los Cerveceros de Milwaukee que lo llevaron a Grandes Ligas, debutando con ellos el 23 de Mayo de 1991, y en 1994 con los Marlines de Florida, hoy de Miami,  jugó su último partido en la Gran Carpa el 10 de Agosto, para después volver con los Tigres a la Liga Mexicana de Verano, primero como pelotero y después como  mánager.

Poniendo en práctica lo aprendido en su larga y brillante carrera, Matías Carrillo ganó un título con los felinos, y este año 2014 obtuvo con los Naranjeros de Hermosillo, el cetro de la competitiva Liga Mexicana del Pacífico, ganando el derecho de representar a México en la Serie del Caribe, donde también conquistó el campeonato para convertirse en el tercer mánager mexicano en ser campeón en la liga de verano, en la de invierno y en la Serie del Caribe.

Antes que él, sólo Benjamín “Cananea” Reyes y Francisco “Paquín” Estrada, lo habían conseguido.

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones