Sábado, 15 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Con pies de plomo

Por: Cuauhtémoc Cisneros Madrid

Con pies de plomo

Con pies de plomo

Luego de que la carrera por los principales cargos de representación popular se ha iniciado —aun fuera de los tiempos establecidos por la ley—, empezando por la Presidencia de la República y pasando por gubernaturas, presidencias municipales, diputaciones, entre otras, más les valdría a “los punteros” en las encuestas irse con “pies de plomo”, pues no deben olvidar, que, sobre todo en Jalisco, en las últimas elecciones esos “punteros” se quedaron en el camino, y aunque hoy se relamen las heridas y pretenden volver por sus fueros, nadie puede asegurar que la tengan ganada. En ese contexto, Enrique Peña Nieto, a quien al parecer nadie le podrá arrebatar la oportunidad de ser el abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en su búsqueda por “la silla grande”, debiera considerar a la prudencia como su mejor aliada, sobre todo en lo que se refiere a sus declaraciones y las alianzas que podría sumar para fortalecer su candidatura y así poder llegar hasta la cúspide, pues ya son varias las ocasiones en que deja entrever —incluso lo asevera claramente— su intención de formar una alianza con la profesora Elba Esther Gordillo, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Y si bien es cierto que dicen que en la política, como en la guerra, todo se vale, la verdad de las cosas es que los tiempos no están como para dejar de poner atención a la opinión pública —la misma que lo mantiene como puntero en la competencia—, la que si bien es cierto que es muy “aguantadora”, también lo es que está viviendo un despertar que anteriormente no se le había visto y hoy sabe que con su voto puede castigar severamente a quienes no le presten la atención debida. Es el caso que la profesora Gordillo no goza de la mejor de las imágenes ante la opinión pública, no sólo por su larga permanencia al frente de uno de los sindicatos más fuerte e influyente del país, ni siquiera por lo que algunos han calificado como “la traición” de la profesora en contra de su partido (PRI) y los candidatos que en su momento contendían por alguna representación popular —como Roberto Madrazo—, o por las alianzas realizadas por su partido político con Acción Nacional y más específicamente con Felipe Calderón, sino por la andanada que en el presente año se ha desatado en contra de su persona y el enriquecimiento inexplicable de que se le acusa —y se le nota—. Todo ello sin demeritar las acusaciones directas que le ha hecho su antiguo protegido Miguel Ángel Yunes Linares, quien durante algún tiempo fue su fiel escudero y hoy la tiene contra la pared, incluso con el beneplácito del PRD.