Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

* Cábalas

Por: Jaime García Elías

* Cábalas

* Cábalas

Todavía no dirigía el primer entrenamiento de su segunda “era” al frente del América, y los reporteros ya lo tenían en la platina del microscopio. Observaban minuciosamente los detalles. Trataban de captar los indicios acerca de los “extras” —más allá de los conceptos futbolísticos— de que echará mano para hacer efectivo el reto que recogió al hacerse cargo de uno de los equipos mexicanos sometidos a mayor presión y a mayores exigencias…

>

Como muchos de sus colegas y como la mayoría de sus compatriotas dedicados al oficio de dirigir equipos de futbol profesional, Ricardo La Volpe es amante de las cábalas. (Supersticiones, en otras palabras, definidas por la Academia como “Creencias extrañas a la fe religiosa y contrarias a la razón”). Manías, amuletos, similares, conexos y derivados, pues… Botón de muestra, en su caso particular, las corbatas con dragones estampados que usaba a instancias de una arquitecta, amiga suya, “que se fue a estudiar cuatro años a China el feng shui y las orientaciones”.

>

*
Los años enseñan. Los golpes que da la vida gourmet —y el futbol—, por lo consiguiente…

>

En su primera conferencia de prensa —multitudinaria, por cierto— como timonel americanista, La Volpe intercaló en la consabida letanía de buenas intenciones, imprescindibles en esos actos, una frase que bien podría interpretarse como señal de que posiblemente Ricardo Peláez, presidente del equipo, acertó al percibir que el “Bigotón”, en efecto, “ha madurado” al paso del tiempo…

>

Fue su aseveración de que “los equipos grandes se hacen por ellos —aludía a los jugadores, a los que dirigió un piropo colectivo al asegurar que constituyen ‘un excelente plantel’—; no por los técnicos”.

>

A diferencia de lo que sucedió en otros equipos —el Atlas en sus dos atapas como técnico, por ejemplo—, La Volpe, en este América, no tendrá margen para lavarse las manos, endosando la factura de los descalabros que ocurran —que los habrá, sin duda— a los directivos que no le contratan a los jugadores que él quisiera… aunque luego sucede que cuando le dan gusto, con bastante frecuencia los arrumba en la banca.

>

*

>

La Volpe, esta vez, fue contratado para ejercer como “bombero”; es decir, para aportar sus conceptos al efecto de conseguir los resultados que se están negando a un equipo supuestamente diseñado para ser ganador contumaz… en el entendido de que “no hay más cera que la que arde”.

>

Lee También

Comentarios