Viernes, 14 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

* Bendita Copa

Por: Jaime García Elías

* Bendita Copa

* Bendita Copa

La Copa América, a pesar de todos los pesares, ha sido de indiscutible utilidad para la llamada “familia futbolera”...
A despecho de la prematura eliminación de los favoritos; de la consiguiente hegemonía de los “colados”; del escándalo, primero, y el mal sabor, después, que dejó la desairada participación del seleccionado mexicano, incapaz de honrar su condición de “invitado” al certamen, etc., la Copa ha servido, en último caso, para salir de la fastidiosa rutina de la etapa final de los recesos entre los torneos que se disputan a nivel doméstico. * El aficionado ha tenido oportunidad de ocupar sus neuronas en buscar explicaciones al fenómeno de que Argentina y Brasil, por ejemplo, no obstante la absoluta superioridad que demostraron sobre sus adversarios en los encuentros del pasado fin de semana, correspondientes a la fase de cuartos de final, mordieran el polvo y se quedaran en la cuneta, “en medio del llanto y el crujir de dientes”, como dice el pasaje evangélico... Como ejercicio para las susodichas neuronas, el asunto es mucho más atractivo que tratar de memorizar los nombres de las “caras nuevas” que tenderán los equipos nacionales para el Torneo de Apertura en vías de ponerse en marcha. * Los inesperados desenlaces de las series de penales en que esas mismas escuadras participaron, aunque al final de cuentas se quede en el terreno de la anécdota, resultan mucho más entretenidos que las informaciones focalizadas en las minucias que constituirán las diferencias entre los uniformes que los equipos mexicanos vistieron en la temporada anterior, y los que usarán —y, sobre todo, comenzarán a vender, que al final de cuentas de eso se trata— en la que está por comenzar. Las reacciones de dirigentes de federaciones, críticos y aficionados sudamericanos, acerca del posible cese o la eventual continuidad de los entrenadores nacionales Batista y Meneses, tienen mucha más sustancia dialéctica que las sosas, rutinarias entrevistas acerca de proyectos y perspectivas de los equipos nacionales —absolutamente uniformes en cuanto a los buenos deseos y a los lugares comunes en que dialécticamente pretenden sustentarlos— con que aquí se trata de llenar el espacio de cualquier manera, en lo que comienza, en caridad de Dios, a rodar el balón. * Por eso, al margen de las imperfecciones que se les hayan detectado y de algunas más que se les quieran inventar..., ¡bendita, mil veces bendita Copa América!