Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Noviembre 2018
Entretenimiento | Bach nace en 1685 en Eisenach, perteneciente a una familia de músicos.

Música clásica: La llegada musical de Alemania

El prestigio musical de Alemania tiene raíces muy profundas que podrían rastrearse primero que nada en su música popular, que definida tras el medioevo, por la influencia juglar por un lado y la profunda tradición religiosa por el otro

Por: EL INFORMADOR

Por: Eduardo Escoto

El Festival Cultural de Mayo es ya una cita obligada para los tapatíos. Junto con la Feria Internacional del Libro, es el evento cultural más importante con el que cuenta hoy en día nuestra ciudad, y que al llegar a su décimo primera edición se consolida como una tradición que, de manera más o menos constante, mantiene un óptimo nivel de calidad en su programación, misma que año tras año trae a la ciudad de Guadalajara, así como al interior del estado, importantes manifestaciones culturales de calidad internacional.

Si bien en el festival se abarcan entre otras disciplinas artísticas la danza, la pintura, la fotografía, la escultura, el teatro y el cine, su punto fuerte es sin duda la música. Desde el año 2003 se sigue el formato de tener un país invitado; Austria, Polonia, España son algunos que con anterioridad se han presentado y que destacan, además, como poseedores de una cultura musical importante e influyente a nivel mundial. Sin embargo, en su edición 2008 con Alemania como país invitado, el Festival Cultural de Mayo acerca a Guadalajara a la más sólida e importante tradición musical de occidente.

Invitado de lujo

El prestigio musical de Alemania tiene raíces muy profundas que podrían rastrearse primero que nada en su música popular, que definida tras el medioevo, por la influencia juglar por un lado y la profunda tradición religiosa por el otro, se conforma en ricos ejemplos que emanan a lo largo de su historia de manera casi natural; canciones para procesiones, coplas infantiles, himnos, villancicos, música para danzas, marchas militares y cantos de soldados; destacan los Volkslieder (canciones populares) -que describen los más diversos paisajes del territorio alemán, así como los más variados sentimientos de su gente- y los corales, una forma destacada de música religiosa creada en el seno de la emergente iglesia protestante y que trascendió al plano de la música formal.

Y precisamente, si se mira en la historia de la música formal alemana, salta pronto a la vista que ésta se encuentra plagada de personalidades de elevada importancia en la historia del arte, involucradas en el progreso mismo del arte musical.

Podría hacerse referencia a Michael Praetorius como el primer gran nombre que aparece en la línea temporal de la historia musical germana. Este organista berlinés nacido en 1571 ayudó a crear el estilo musical alemán de su época, en un camino que posteriormente seguirían Dietrich Buxtehude y, ya en pleno periodo barroco, Johann Pachelbel, Phillip Telemann, el afamado Georg Friedrich Haendel y el más importante de todos: Johann Sebastian Bach.

El grande

Bach nace en 1685 en Eisenach, perteneciente a una familia de músicos. Sus composiciones llevaron a su máximo esplendor la técnica contrapuntística y el uso de las formas musicales de su tiempo; la perfección técnica que brota de sus obras le convirtieron en un referente obligado y en objeto de admiración para los grandes compositores de todos los tiempos, al punto de ser considerado como el padre de la música.

La grandeza de la época

En el siglo XVIII tiene lugar en Alemania otro gran acontecimiento: la creación de la escuela de Mannheim –fundada por el violinista Johan Stamitz bajo el auspicio del príncipe Carlos Teodoro– concentra en esta pequeña ciudad cercana a Bonn a destacados instrumentistas y compositores alemanes y de Europa central que luchan juntos por definir una forma de música nacional alemana en una época en que los elogios no se dirigen sino a las escuelas italianas. Las grandes aportaciones de la escuela de Mannheim, tras su poco más de medio siglo de existencia, fueron la definición de la estructura y estética sonora de la orquesta, el desarrollo de la forma sonata clásica y del sinfonismo.

Terminada esta etapa que devino en el clasicismo, aparece la figura de Ludwig van Beethoven, quien se convierte en el eje de este nuevo periodo y establece así la sinfonía como la más grande de las expresiones musicales. Beethoven cultivó además la música de cámara y la música para piano, a la que incorporó numerosas innovaciones. Considerado el último de los clásicos y el primero de los románticos, abrió nuevas rutas al desarrollo del lenguaje musical.

Es precisamente el romanticismo un movimiento cultural que en Alemania encuentra una gran acogida y experimenta un desarrollo sin par, no sólo en la música, sino en la pintura, la literatura, el teatro, etc. Aparece la figura de Robert Schumann en Sajonia y la de Richard Wagner en Leipzig. Este último revoluciona la ópera hasta sus cimientos, logrando impresionantes obras de una profundidad filosófica y musical como no habían sido creadas hasta entonces. A este periodo pertenece también Johannes Brahms, quien destaca con su música que combina lo mejor del clasicismo y el romanticismo.

Creatividad y excelencia

Durante el siglo XX convergen por una parte la actividad creadora de Richard Strauss, Max Reger, Paul Hindemith, Carl Orff o Karlheinz Stockhausen con la de los grandes directores orquesta, como Wlhelm Furtwaengler, Max Bruch, Hermann Scherchen o el celebérrimo Herbert von Karajan, además de toda una pléyade de agrupaciones artísticas -encabezadas por la orquesta filarmónica de Berlín-, intérpretes y centros de enseñanza que dan continuidad al papel protagónico de Alemania en lo referente a la actividad musical.

Hoy en día existen en Alemania 80 auditorios financiados por el estado, cerca de 140 orquestas clásicas y una gran cantidad de festivales en los que se escuchan lo mismo los grandes clásicos, que estrenos absolutos de música nueva.

El programa de la edición 2008 del Festival Cultural de Mayo abarca no sólo lo más representativo del enorme universo musical Alemán, sino que dará al público la oportunidad de descubrir el trabajo de varios de sus creadores y de los distinguidos intérpretes que visitarán nuestro estado.

Temas

Lee También

Comentarios