Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
Entretenimiento | Hace sólo cinco años nadie se interesaba por la animación a nivel local.

Desarrollo de videojuegos en Guadalajara: Soldados de la realidad virtual

Es necesario formar una simbiosis: universidad y empresa juntos para cerrar contratos y, a la vez, llevar a los alumnos a una realidad, no virtual, sino la que está en el mundo laboral.

Por: EL INFORMADOR

Por: Rubén Madrigal

En un mercado global que rebasa los 36 mil millones de dólares anuales, México busca elevar sus ganancias en el desarrollo de los videojuegos. El año pasado se generaron 107.4 millones de dólares; nuestro país está avisando con proyectos de producción de videojuegos que “darán batalla” en el mundo de los gamers.

La pregunta surgió hace tres años, previo a la creación de Creanimax, asegura Ricardo Gómez, de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti). Cómo medir el talento tapatío para la creación de videojuegos y otras cuestiones multimedia: así surgió Creanimax, ese espacio donde primero los mejores animadores del Estado se reunieron para compartir experiencia y conocimiento.

Así se comenzaron a hilvanar estas piezas, hasta que el año pasado lograron reunir en ese evento a una parte importante de la industria de la animación a nivel mundial; más aún, lograron darles empleo a creadores locales en empresas trasnacionales.

La producción de videojuegos llamó la atención desde ese momento. Guadalajara estaba rebasada por demanda de profesionales para la creación de un videojuego tapatío que se pudiera ofertar a las grandes multinacionales. No se ha logrado.

Ciudades digitales

Gómez asegura que hace sólo cinco años nadie se interesaba por la animación a nivel local. Ninguna universidad tenía un plan de estudio para estos jóvenes que ahora están a punto de terminar un proyecto multimedia. Ahora hay cinco, entre ellas llama la atención 3DMX, compañía multimedia tapatía que apostó hace tres años por llevar en paralelo su empresa con la creación de la universidad para desarrolladores de videojuegos.

Aunque la primera generación aún no termina, Emilio Macías, director del complejo educativo multimedia, ve a corto plazo una gran plataforma de negocios en el mundo de los videojuegos. Empresas internacionales, caso de Canadá y Estados Unidos, ya han venido entusiasmados a encabezar proyectos con talento local.

En su oficina, rodeada de cristales transparentes, Emilio se pone cómodo y agita un poco la mano para darse un poco de aire por el calor. Asegura que el proyecto en el que están trabajando seis de sus alumnos es Francia digital, “es un pez gordo” orquestado directamente por la embajada francesa en México. “Lo que se pretende con esto es que todo el mundo conozca a Francia de una manera diferente; con el videojuego podrán hacerlo de diferentes maneras y además divertida”.

Como turista pero sin pagar en euros, como estudiante pero sin estudiar y como empresario pero sin firmar esos grandes y tediosos contratos, así se visitarán cada uno de los rincones de este país. Subir a la Torre Eiffel, viajar en el Tren Suburbano, todo será lo más apegado a la realidad, pero eso no es lo que hace sentirse realizado a Macías, sino que son sus “soldados” los protagonistas del proyecto.

Adicción con sano enfoque

Lo mataron tres veces, pero no le importó, pues tiene “vidas infinitas”. De nuevo intentó la travesía mientras sus manos muestran la agilidad que estas acciones requieren, volvió a subir al puente, por la mirilla logró asestar dos disparos a sus enemigos. Esta vez salió avante. Pasó de nivel y dice que se puede, cuando tiene el tiempo, pasar hasta tres horas jugando.

Jesús Mireles es un aficionado a las consolas; ha invertido una cantidad importante de dinero en consolas y videojuegos. Él considera que es sano lo que hace, pues el entretenimiento y la interacción lo hace un “hombre más pensante”.

Se le brindó información de lo que está haciendo la industria local multimedia y al preguntarle si estaría dispuesto a comprar los videojuegos hechos por mentes y manos tapatías, se sorprendió de que en Guadalajara existiese siquiera esta industria. Pero asintió con la mirada y un gesto con la cabeza. Mireles ya lo sabe, que seis jóvenes que crearon  Francia digital, quieren saber qué piensa, qué le gusta y qué lo entretiene. Porque ellos trabajan para eso.

Formando un semicírculo, los creadores de este videojuego, platican acerca de los ejes torales de una nueva creación. Tres pasos indispensables: que el juego sea divertido, original e innovador.

Así lo apunta sin dudar Carlos Ramírez, el más entusiasmado de los seis. “Es sano jugar, por eso estamos trabajando en juegos cada vez más interactivos, que hagan pensar a la gente”. Los seis “soldados”, como los llamó su director, hacen énfasis en que las personas, generalizando, tienen un mal concepto de los que son los videojuegos; ellos creen en la férrea idea de que hacen trabajar demás a la mente, la “adiestran y no idiotizan” como suponen muchos.

Enrique Martínez, del grupo de los “soldados”, es introvertido. Dice que los videojuegos son un “deporte.

Waldo Cambrón, Jossué Covarrubias, Miguel Ortis y Daniel Rodríguez, completan el equipo, y coinciden en que los más importante es el futuro que ven con su carrera. Y aunque no es su prioridad, también piensan en los buenos sueldos, que van entre los 35 mil y 60 mil pesos mensuales, según ellos.

Proyección a 2010

Tan sólo en la Universidad de 3DMX, cuentan ya con la Licenciatura en Desarrollo de Videojuegos, con 25 alumnos. Emilio Macías, hace una proyección temeraria, asegurando que en dos años tendrán al menos unos 250 alumnos.

Comprende que el talento está presente en sus “soldados”, pero, siempre falta algo más, y acertaron, dice, con la presencia de Sophi Gagnon, una canadiense “bajita”, que nadie imaginaría el poder creativo de su mente. Funge como directora de arte de Electronic Arts, y se encargó de la mayor parte del desarrollo de FIFA 2008.

Sophi está dando un curso intensivo a los jóvenes para prepararlos hacía Game Developers Conference 2009, una exhibición mundial de prototipos de videojuegos con opción de compra. De ahí surgirían, si logran los objetivos, traer a tierras jaliscienses contratos millonarios, y en consecuencia empleos.

La directora de arte aceptó venir a Guadalajara a impartir el curso, luego de haber conocido en años anteriores el “gran potencial y talento que tiene la gente de aquí”. No habla español, pero se identifica con los jóvenes. La admiran, la escuchan con atención.

Lo que preocupa es el déficit en recursos humanos, algo que arrastra Guadalajara desde hace varios años en materia tecnológica. “Para la producción de un videojuego de calidad se necesitan cuando menos tres mil personas”, apunta Emilio.

Por eso es necesario formar una simbiosis: universidad y empresa juntos para cerrar contratos y, a la vez, llevar a los alumnos a una realidad, no virtual, sino la que está en el mundo laboral.

Temas

Lee También

Comentarios