Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018
Entretenimiento | Por David Negro Guerrero

Contemplaciones contra el tedio

Por David Negro Guerrero

Por: EL INFORMADOR

I

Este jueves 27 y viernes 28 de noviembre, en Lagos de Moreno, se llevó a cabo el VI Congreso Nacional de Contracultura, organizado por el Centro Universitario de los Lagos y la revista Generación, que dirige Carlos Martínez Rentería. Como anotamos la semana pasada, esta actividad, única en el país, se ha venido desarrollando desde el año 2003 en una de las ciudades del estado de Jalisco etiquetada como mocha, conservadora, cuadrada, intolerante y demás. Ahora, una cosa es cierta: seguramente así serán quienes ponen esa etiqueta, pero en realidad esos mismos desconocen el espíritu tolerante, plural, maduro y abierto a la diversidad que hoy se respira en la llamada “capital del espíritu provinciano”. De no ser así, ¿por qué entonces siempre han estado a reventar los foros en donde el Congreso se ha llevado a cabo? ¿Por qué han sido sobre todo jóvenes los que se empeñan en estar presentes? José Agustín, escritor irreverente, desmadroso y provocador de las “buenas conciencias” (¿buenas?, ¿según quién?), que en su momento originó que más de tres guaruras de la moralidad ajena se espantaran ante el trabajo de quien hoy día es considerado uno de los escritores fundamentales de la narrativa mexicana contemporánea, dijo, asombrado del nivel de tolerancia que vivió él mismo cuando el Congreso le rindió homenaje por su trayectoria, en 2006, “¡qué poca madre que se haga aquí en Lagos esta actividad que ya quisiéramos en otros lados!”.

II

El jueves, para culminar la inauguración, estuvo presente Rocío Boliver, mejor conocida como “La congelada de uva”, quien fue invitada para presentar su más reciente libro, Saber EsCoger, y participar en un foro sobre diversidad sexual y tolerancia. Las personas asistentes a Casa Serrano, el centro cultural que la Universidad de Guadalajara ha convertido en un recinto necesario, convocante de actividades culturales y punto de reunión no solo para la comunidad universitaria sino para la sociedad en general, no necesariamente laguense, se hicieron presentes desde las seis de la tarde para ser testigos de la primera mesa en torno a la vigencia de la contracultura. Después, Rocío participó junto con un académico -el psicólogo Marco Antonio Pérez Mora- y un integrante de la comunidad lésbico-gay de Lagos -el famoso Macario, quien tiene un respetado activismo social en aquellas tierras alteñas- en una mesa sobre diversidad sexual. El día terminó con el irreverente performance de “La congelada de uva” que, una vez más, utilizó su coño como vitrina corrosiva para sacudir a las conciencias de doble moral.

III

Casa Serrano estaba atiborrada. Vimos a ex funcionarios municipales, a empresarios, a estudiantes universitarios y preparatorianos, a jóvenes integrantes de las tibias tribus urbanas que apenas comienzan a manifestarse en Lagos, como consecuencia inevitable del crecimiento de un lugar como la llamada Atenas de Jalisco. Y vimos a señoras respetables, a padres solteros, a solteras y parejas de recién casados. Cuando “La congelada” comenzó a colgarse muñequitos en sus labios vaginales, con la voz de Elvira Ríos de fondo, nadie se movió de donde estaba. A un lado nuestro estaban tres jovencitas, con los ojos desorbitados pero sin moverse de su lugar. “¿Les molesta? ¿Les ofende?”, preguntamos. “Para nada, lo que nos preguntamos es por qué no se hace más seguido esto en Lagos: luego por eso hay mucha hipocresía y doble moral”. Así lo dijeron. Cuando Rocío Boliver terminó su performance estaba sudando y completamente agotada, pero estaba rodeada de muchos jóvenes, hombres y mujeres, que le solicitaban un autógrafo. Volvió a decirnos: “De plano, el mejor público que he tenido es el de Lagos”.

IV

Al día siguiente, el Congreso estuvo dedicado a conmemorar los 40 años de publicada la novela Pasto Verde, de Parménides García Saldaña, y las primeras dos décadas de existencia de la revista Generación, que dirige el impredecible Carlos Martínez. La noche culminó con un toquín lleno de sudor, ritmo y energía a cargo del estupendo proyecto Sonido Changorama, de la Ciudad de México. Al parecer ,llegaron dos representantes municipales dispuestos a clausurar el lugar. Hoy nos enteramos que sí lo hicieron, con el argumento de que “estaba muy alto el sonido”. “Cackle, cackle”, diría la bruja de La Pequeña Lulú.

V

Durante la inauguración de la Feria Internacional del Libro, en Tapatilandia, el gobernador de Jalisco, a quien por cierto le chiflaron y recordaron su mamacita precisamente en Lagos de Moreno, de donde él es originario, arrancó su discurso esgrimiendo la necesidad del respeto a la tolerancia y la diversidad. Al parecer, el Congreso de Contracultura ha dejado un eco de cerrazón y con un olor rancio a intolerancia por lo que sucedió tanto en Casa Serrano y el Bar Lagos, en donde fue la clausura. Lo raro es que las críticas vienen de quienes no estuvieron. Mucho se logrará avanzar hacia los territorios de la igualdad y la tolerancia, el respeto y la diversidad, cuando entendamos que los pendientes que tiene el país son mucho más grandes que andar censurando y volvernos adalides de las buenas costumbres. No entenderlo así y descalificar lo sucedido sin el contexto adecuado y sin valorar el beneficio cultural y social que el Congreso de Contracultura ha traído a Lagos de Moreno, obliga a que se corra el riesgo de creer, rabiosamente, lo que ya un ilustre dijo: la moral es un árbol que da moras.

Comentarios, quejas y colguije de muñequitos en el escroto a: davidguerrero.lemus@gmail.com.

Temas

Lee También

Comentarios