Jueves, 23 de Mayo 2024
null
México

Lucha por el Congreso toma relevancia

Académicos invitan al voto y piden a la población reflexionar sobre la pluralidad en las Cámaras por el bien de la democracia 
 

RubíBobadilla

De cara a las elecciones del 2 de junio, politólogos remarcan la importancia de que la población vote y se entere de la importancia de la conformación del Congreso de la Unión, que en estos comicios tiene una mayor relevancia por la forma en la que se disputa por parte de las alianzas o partidos políticos. 

El Poder Legislativo se conforma por las Cámaras de Diputados (500) y Senadores (128). La primera es clave para modificar o crear leyes en el ámbito federal en todos los sectores: seguridad, económico, laboral, agua, medio ambiente y campo, entre otros. Si bien para aprobar cualquier iniciativa general se requiere una mayoría simple, para reformar la Constitución es clave la mayoría calificada (al menos dos terceras partes de los votos). 

Para los expertos, contar con una mayoría calificada en las Cámaras, es decir, que el partido en el poder y sus aliados tengan el control absoluto, representa un riesgo de que se pierda la pluralidad del debate y puede derivar en un abuso de poder.  

Alberto Bayardo, investigador del Departamento de Estudios Sociopolíticos y Jurídicos del ITESO, explica: “El Congreso debe ser plural, a través de la elección de diputaciones de manera equilibrada. En primer lugar, para dar voz a las minorías. Cada diputación representa a un rincón del país, y con ello se asegura que se dé la voz a las minorías. Debe existir una pluralidad equilibrada y no una mayoría directa para el partido en el poder. Permite que exista debate y discusión de ideas, que no sólo se aprueben iniciativas de quien ejerce el mando, pues de lo contrario no se trataría de una democracia, sino de un Gobierno unipersonal y autoritario”, como Venezuela, Cuba o Nicaragua, donde la población está gobernada por dictaduras, reprimiendo las opiniones y libertades de la ciudadanía porque el poder es ejercido por solo una persona o grupo político bajo una misma ideología. “Debe haber pluralidad o lo que se conoce como ‘Gobierno dividido’, precisamente porque hay procedimientos donde se tienen que tomar en cuenta a todas las partes que están representadas”. 

Actualmente, el partido en el poder y sus aliados tienen mayoría simple en las Cámaras, pero no calificada.  

Bianka Aryesha Llamas, académica de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, indica que es necesario que exista una pluralidad para que se generen los espacios de debate donde todas las voces puedan ser escuchadas, y así conformar al final las mejores iniciativas que sumen los puntos favorables que beneficien a la ciudadanía, pues si se da todo el poder a las iniciativas presentadas por el Presidente de México o por el partido al que representa, se pierden los espacios para mejorar los planteamientos. “Existe el riesgo de que el Congreso se convierta en una especie de Oficialía de Partes. Esto generaría una polarización en uno de los órganos más importantes del país, como es la Cámara de Diputados y el Senado, donde se deben representar nuestros intereses directamente”. 

Andrea Bussoletti, investigador de Estudios Políticos y miembro del Comité del Observatorio de Procesos Político-Electorales de la Universidad de Guadalajara, acentúa que el problema viene cuando un solo partido, una sola fuerza política, tiene una mayoría tan amplia para tomar decisiones sin negociar con los demás. “Y eso sí es horrible, evidentemente. Cuando hay escenarios donde un solo partido tiene más de las dos terceras partes de los escaños en estos sistemas siempre se van a generar temores sobre la posibilidad de que se tome un camino autoritario”. 

Los tres expertos opinan que es necesario que la ciudadanía se informe y conozca a los aspirantes a las Cámaras.

El Sistema de Información Legislativa de la Secretaría de Gobernación revela que el Congreso acumula ocho mil 767 asuntos pendientes, principalmente en temas laborales, de acceso al agua, la polémica regulación de la mariguana, además de reformas constitucionales remitidas desde Palacio Nacional, como la que hoy se discutirá en el pleno de la Cámara de Diputados: la Mesa Directiva emitió la declaratoria de publicidad del dictamen de la Comisión de Seguridad para crear el llamado Fondo de Pensiones del Bienestar y se aprobaría hoy en la sesión ordinaria. Esta medida busca crear un fideicomiso que estaría integrado por 40 mil millones de pesos que el Gobierno federal tomará de los ahorros de los trabajadores mayores de 70 años que hayan cotizado en las Afores y no reclamen sus recursos antes de esa edad. 

A este rezago legislativo se suman las 20 iniciativas de reforma constitucional que envió el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la Cámara de Diputados el pasado 5 de febrero.

Diputados y mayorías en San Lázaro

Si bien actualmente Morena y sus aliados, el PT y el Verde, tienen 276 curules en la Cámara de Diputados, en la próxima elección se pondrá en juego la nueva composición del Congreso, en donde el partido en el poder busca la mayoría calificada (333 escaños) para llevar a cabo medidas como el “Plan C”, que contempla cambios constitucionales en materia electoral que no prosperaron en la actual administración federal. 

La oposición frena reformas que manda Palacio Nacional

Para poder generar un debate sobre lo que debe y no debe reformarse a nivel federal, en beneficio de los mexicanos, la Cámara de Diputados debe contar con una distribución equitativa de cargos por partido con la finalidad de que exista un diálogo plural de ideas sobre lo que más conviene a la ciudadanía respecto de alguna propuesta de reforma o iniciativa de ley.

De esta forma podría evitarse que sigan aprobándose propuestas del partido en el poder que ponen en riesgo el Estado de Derecho, como por ejemplo, la aprobada por el Senado a la Ley de Amnistía, que otorga al Presidente, sin sujetarse a ningún procedimiento, liberar a cualquier persona que haya cometido el delito que sea, siempre y cuando aporten elementos para conocer la verdad de los hechos en casos relevantes para el Estado Mexicano, sin que medie o intervengan el Poder Judicial o la Fiscalía General de la República, sin importar si se trata de un narcotraficante, violador, secuestrador, homicida u otro delito grave.

Si bien para aprobar cualquier iniciativa general se requiere una mayoría simple, lo cual representa la mitad de las diputaciones +1 voto, es decir, al menos 251 votos para que se aprueben, para reformar la constitución se requiere una “mayoría calificada”, la cual consiste en obtener el voto en positivo de al menos dos terceras partes de las diputaciones (333 votos).

Actualmente los diputados de Morena alcanzan un total de 202 puestos, lo que representa un total del 40.4%. Y en este sentido, la oposición ha jugado un papel fundamental en el trabajo de frenar las propuestas a la Constitución emitidas por el Presidente, Andrés Manuel López Obrador, perteneciente a Morena, las cuales, según consideraron en los respectivos debates, ponían en riesgo distintas cuestiones de legalidad, operatividad y Estado de Derecho.

Por ejemplo, los diputados de oposición, que corresponden a los partidos PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, lograron frenar, en abril de 2022, la llamada Reforma Energética, que disminuía la transparencia operativa, desalentaba inversiones de privados para generación de energías, frenaba las energías renovables y ponía en riesgo que aumentara el costo de la energía.

También aportaron para insistir en que se revirtiera el traspaso de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional, y continuara su operación bajo mando civil, tal como fue propuesta y emprendida. Lo anterior se dio tras el voto final de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que decidió que se trataba de un acto inconstitucional.

Otro de los frenos alcanzados fue la reforma electoral de Andrés Manuel, que pretendía, entre otros puntos, el debilitamiento del Instituto Nacional Electoral a través de la reducción de presupuesto, recorte de más de 260 plazas y la desaparición de las 300 Juntas Ejecutivas Distritales, entre otros puntos.

Ante esto, el Presidente llamó a un “Plan B”, a través del cual buscaba modificar seis leyes secundarias en materia electoral, ante la imposibilidad de realizar cambios a la Constitución.

SABER MÁS

Detuvieron el “Plan B”

La oposición frenó, por ahora, la iniciativa de Morena para que con solamente cuatro votos de los 11 ministros de la Suprema Corte  se pueda declarar, en automático, la constitucionalidad de una reforma impugnada y por lo tanto sea incontrovertible.

Pleno de la Cámara de Diputados, que este año tiene elecciones. ESPECIAL

ASEGURAN DIPUTACIONES

La democracia se sustenta en la pluralidad

El que puedan existir diputaciones de manera equitativa dentro del Congreso de la Unión, y entre ellos, en la Cámara de Diputados de la Federación, garantiza que exista una pluralidad de ideas y la posibilidad de sostener un debate razonado, pues al final de cuentas, los diputados representan a la ciudadanía mexicana.

En este sentido, el diputado federal con licencia, Sergio “Checo” Barrera, aseveró que es necesario que en la cámara no exista mayoría para ningún partido político, con la finalidad de que se pueda sostener una democracia desde el sentido de hacer válida la pluralidad de ideas, y que no funcione solo como una “oficialía de partes”.

Por su parte, para Gustavo Macías Zambrano, diputado federal por el PAN, los contrapesos en las democracias son siempre necesarios para evitar los abusos de poder y, destacó, si en la actual legislatura Morena hubiera tenido la mayoría para hacer las reformas propuestas por él mismo, “México ya no sería un país democrático”, pues aseguró, ya habría desaparecido el INE.

“Es muy tentador el poder absoluto cuando se tiene el control de las cámaras, y esos excesos se dan precisamente por el abuso de poder. Lo hemos visto en estos países de América Latina, y es por eso que es muy importante siempre generar un contrapeso al poder ejecutivo”, indicó el diputado.

María del refugio Camarena, diputada federal por el PRI, consideró que el contar con pluralidad y equilibrio numérico entre las fuerzas legislativas en las Cámaras del Congreso de la Unión y en cualquier Congreso de nuestro país, porque esto permite que no haya "mayoriteos" autoritarios en reformas constitucionales y legales, porque se corre el riesgo de que la Suprema Corte de la Nación siga declarando inconstitucionales reformas, tal y como ha pasado en el actual sexenio, lo cual no beneficia a México.

De forma contraria opinó Hamlet García, diputado federal por Morena, quien insistió en que debe tenerse una mayoría en la Cámara de Diputados “para poder aprobar las iniciativas que tendrían que llegar al Congreso de la Unión, en materia de derechos sociales, la reforma al sistema de procuración e impartición de justicia.

Por su parte Salvador Caro, también de la bancada de Morena, indicó que “la mayoría se traduce en eficacia”, por lo cual tener mayoría en la Cámara “permite que las hoy propuestas del partido se conviertan en acciones”.

En las elecciones del 2 de junio se renovarán 500 diputaciones y 128 senadurías. SUN/J. Alvarado

LA VOZ DEL EXPERTO

Vulnerar la pluralidad de una Cámara es vulnerar el Estado de Derecho

Javier Soto Morales, especialista en Derecho y profesor de la UP.

José Pérez, presidente del Colegio de Abogados de Jalisco.

Especialistas en Derecho explicaron a esta casa editorial por qué creen debe evitarse que un partido tenga una mayoría directa en cualquiera de las cámaras que constituyen el Congreso de la Unión, pues consideraron que tener la mayoría simple, y aún más peligroso, la mayoría calificada, vulneran los principios de pluralidad y democracia, y por el contrario, vulneran el Estado de Derecho, corriendo el riesgo de que el partido en el poder caiga en una dictadura.

Por ejemplo, Javier Soto Morales, especialista en Derecho y profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana (UP), explicó que lo que busca un sistema democrático es que existan pesos y contrapesos, y para ello se debe hacer válido el voto de la ciudadanía.

“En México nosotros elegimos al Gobierno, pero el Gobierno no es únicamente el presidente de la República, es decir, el Poder Ejecutivo. Pero no solo existe el Presidente, puesto que existen los tres Poderes de la Federación y en este caso estamos hablando que nosotros como ciudadanía podemos elegir al Presidente de la República, pero también a las y los diputados, que son el Poder Legislativo, y que deben ser autónomos uno de otro”, explicó el especialista.

El presidente del Colegio de Abogados de Jalisco, José Pérez, consideró que tener en las cámaras una mayoría directa pone en riesgo que el Estado de Derecho llegue a ser vulnerado “porque al no existir un equilibrio, podemos decir que la mayoría de las reformas serán orientadas a un mismo beneficio, e incluso, en un dado caso se podría hablar hasta de una dictadura, porque entonces no habrá quien pare al poder”.

Por ello, dijo, es que existen la Cámara de Diputados y a su vez, el Senado, “para que la persona que ocupe la Presidencia no haga lo que quiera hacer”.