Domingo, 16 de Enero 2022
Economía | Su objetivo, el viajero de altos ingresos

Invierten 250 MDD en gran turismo

En medio de la crisis, Rosewood construye un singular complejo residencial en San Miguel Allende, con apoyo de Banamex

Por: EL INFORMADOR

CIUDAD DE MÉXICO.- Las crisis económicas, por complicadas que sean, lejos de impedir los grandes proyectos de inversión, los depuran. Es el caso de un desarrollo turístico e inmobiliario en el corazón de San Miguel Allende, Guanajuato que costará 250 millones de dólares (tres mil 300 millones de pesos).

Para ponderar el tamaño del proyecto, sus promotores recuerdan que la Torre Mayor de la ciudad de México, el edificio más alto de América Latina, tuvo un costo final de 280 millones de dólares

El líder del proyecto en San Miguel, denominado Artesana Rosewood Residences, Víctor Cortés, reconoce que la recesión económica afectó el ritmo del avance del proyecto, pero finalmente la convicción de los beneficios empresariales de largo plazo han permitido que estén a un año de culminar la primera etapa.

Para ello confían en el incremento gradual que tendrá el turismo de altos ingresos en el mundo, que demandará servicios de primera clase. “El nuestro es un proyecto mixto de venta y renta de residencias (…) Comenzamos con 22 en la primera etapa en 2010, para culminar con 63 en 2011”.

El proyecto cuenta con un financiamiento de 88 millones de dólares de Banamex, “el mayor préstamo en el área de bienes raíces en la historia del estado de Guanajuato”, subraya el documento que detalla el proyecto

 

Quieren Bon Vivant


La población de San Miguel de Allende ha recibido oleadas de visitantes y residentes estadounidenses desde hace 70 años. Actualmente recibe 300 mil visitantes por año. Este fenómeno lo ha llevado a que sea uno de los 10 ciudades  turísticas más importantes de América para el Readers’ Choice Awards 2009, realizado por el Condé Nast Traveler (http://www.concierge.com/tools/travelawards/readerschoice/cities).

El proyecto de Artesana ocupa un terreno privilegiado en el Centro de la histórica población guanajuatense. Estará compuesto por 63 residencias de dos a cinco recámaras, con superficies desde 214 a 818 metros cuadrados. Las que están en venta están cotizadas de 802 mil a dos millones 950 mil dólares. Las que están en renta costarán de 500 a 800 dólares por noche, explica Cortés. Cada suite contará con un chef particular y un valet personal.

“Para este proyecto pensamos en gente de todo tipo, pero que les interese tener un buen estilo de vida, que le gusten las artes, la gastronomía”, explica el director del proyecto. “¿Quieren Bon Vivant (personas a las que les gusta la buena vida en servicios y consumo)?”, se le pregunta. “Sí, se puede decir así. Son personas que aprecian las experiencias culturales”.

Para sus visitantes, nacionales y extranjeros, ofrecen cuatro albercas, un spa grande con todos los servicios y restaurantes gourmet y con platillos de autor.

El spa ofrecerá áreas de relajamiento en exteriores e interiores, salón de belleza, e instalaciones para condicionamiento físico y práctica de yoga. También ofrecerá tratamientos inspirados en tradiciones indígenas con sustancias tradicionales.

Aunque pretenden atraer clientela “de personas de 45 a 60 años con familias” de Norteamérica, Europa, Asia y Sudamérica, Cortés confía en los texanos, particularmente los de la zona de la ciudades de Dallas-Fort Worth, sede del corporativo de Rosewood, que conocen los servicios que presta en sus desarrollos inmobiliarios en 18 hoteles en varios lugares del mundo.

“Ciertamente, nuestros visitantes son personas con el poder económico para ir a cualquier lugar del mundo. Quien va a venir con nosotros a San Miguel Allende es el que puede disfrutar también la Toscana, en Italia, o París”, explica Cortés. Se trata de personas que buscan destinos singulares en gran turismo.

Artesana Rosewood Residences está generando 900 empleos en su construcción, y cuando opere en todas sus etapas dará trabajo directo a 500 personas.


PERFIL


Con experiencia inmobiliaria

Víctor M. Cortés


Es mexicano, con trayectoria laboral y profesional en el desarrollo de proyectos inmobiliarios en Estados Unidos.

Fue vicepresidente de Desarrollo de St. Charles Town Company, con base en Denver, Colorado, a cargo de diversos proyectos residenciales, comerciales y mixtos, abarcando gestión de terrenos, diseño, construcción y desarrollo de estrategias de mercadotecnia.

También colaboró en la compañía inmobiliaria Intrawest Placemaking, a cargo del desarrollo del Winter Park Resort, en Colorado, que incluye villas, hoteles y condominios.

Como director general del Proyecto Artesana, en San Miguel de Allende, para la empresa Bald Mountain de México, reside en San Miguel de Allende, con su esposa y dos hijos.


México, el mejor de América Latina para ajustar planes de inversión

Empresas en América Latina están utilizando la recesión mundial como oportunidad para revisar y reestructurar sus operaciones, anticipando el repunte. En este propósito, se mantienen por encima de las compañías en Europa, aunque van a la zaga de los empresarios más importantes de los países de la región Asia-Pacífico, quienes ya están muy avanzados en sus preparativos para la recuperación.

Ésta es la conclusión a la que llega el estudio Out of Adversity (Fuera de la adversidad), una encuesta a mundial realizada por la agencia consultora KPMG International, que se centra en siete economías clave de América Latina.

En el trabajo “se entrevistaron a 165 ejecutivos de México, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Venezuela sobre cómo han reaccionado ante la crisis y qué lecciones han aprendido de recesiones anteriores, así como sobre los planes que  tienen para la recuperación. La encuesta compara sus respuestas con las de ejecutivos de otras regiones del mundo”, señala el informe de la consultora.

Un descubrimiento clave es que los negocios en América Latina se mantienen en relativa calma sobre el impacto que tiene la recesión en sus operaciones, a diferencia de los europeos.

“Al parecer, en las economías que han disfrutado de prosperidad por algunos años, como es el caso de varios países en Europa y quizá Brasil, es necesario analizar cómo se administra una empresa en tiempos de crisis”, indica Agustín Vargas, socio a cargo de la Práctica de Impuestos de KPMG en México. “Sin embargo, en muchos países que recientemente han enfrentado periodos de dificultad económica, los problemas que se están dando este año son simplemente parte de su operación normal”.

Las experiencias anteriores resultan positivas en la actualidad, dice Vargas. En Latinoamérica, 61% de los encuestados indicó estar haciendo cambios sustanciales en sus estrategias a corto plazo, mientras que 59% está replanteando sus estrategias a largo plazo. Al frente del grupo en ambos replanteamientos a largo y corto plazo se encuentra México, donde 80% considera hacer cambios el año siguiente, mientras que 76% planea cambios a un plazo más largo.

Esto adelanta a México junto a India y China en el deseo de encontrar nuevas maneras de hacer negocios. Sin embargo, aún están por detrás de los líderes mundiales, que son Japón, donde 87% está planeando un cambio radical a largo plazo, y Singapur, con 84 por ciento.
Otros países de América Latina señalaron tener planes inmediatos para reducir costos en el corto plazo: Colombia y Venezuela, seguidos por Argentina, con 65% de los encuestados. “Muchas de las compañías en estos países informaron que se están centrando en reducir los costos de la cadena de abastecimiento y mejorar la eficiencia de sus negocios”, señala un comunicado.

En la encuesta se pidió a los ejecutivos consultados que indicaran qué es lo que les gustaría que hicieran sus gobiernos para impulsar la recuperación. La opción más popular en Brasil, México, Chile y Perú fue una simple reducción de impuestos.

“Los empresarios de América Latina claramente prefieren que sus gobiernos funjan como sus socios de negocios”, indicó Vargas, “y esto se confirmó cuando se les preguntó si apoyaban las medidas que se han tomado a nivel mundial a fin de mejorar las relaciones entre las autoridades fiscales y los grandes contribuyentes”.

 “Hoy más que nunca es fundamental mejorar las relaciones entre las autoridades fiscales y las empresas. Aunque las visiones puedan parecer contrarias, pues las autoridades fiscales tienen la presión de recaudar más impuestos y las empresas exigen aliviar la carga fiscal como un detonador para solventar los efectos de esta crisis, la gran oportunidad que presenta un diálogo abierto y constructivo entre ambas partes favorece la edificación de un sistema fiscal más justo y efectivo", finalizó Vargas.

Temas

Lee También