Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
Deportes | Los gritos de apoyo al Rebaño se dejaron sentir como hace mucho no sucedía

El reencuentro entre Chivas y su afición

Las tribunas explotaron y los gritos de apoyo al Rebaño se dejaron sentir como hace mucho no sucedía

Por: EL INFORMADOR

Carlos Fierro triunfó esta tarde al anotar dos goles.  /

Carlos Fierro triunfó esta tarde al anotar dos goles. /

GUADALAJARA, JALISCO (07/SEP/2014).- Chivas encontró un alivio temporal para su situación en su victoria frente a los Leones Negros y no hubo momento más feliz para el equipo Rojiblanco que el regreso a la buena comunión con su afición.

Todo fue fiesta y alegría para la afición Rojiblanca, mayoría entre los poco más de 36 mil aficionados que se dieron cita a la casa del Rebaño. Sin embargo, para que los seguidores llegaran al éxtasis en este partido tuvieron que pasar varios minutos de angustia. Y aunque desde los primeros minutos del partido se dejaron sentir como la afición dominante en las tribunas, por momentos la frustración les invadió y comenzaron a recriminarle a su equipo ante las constantes oportunidades falladas.

Todo comenzó a cambiar justo al final de la primera mitad con el gol de Néstor Vidrio. Las tribunas explotaron y los gritos de apoyo al Rebaño se dejaron sentir como en otras ocasiones como local nunca se habían escuchado en este torneo.

Ya en la segunda mitad y cuando el momento era de los Leones Negros, durante algunos lapsos la afición se apagó, pero la comunión de nuevo fue total con el ingreso de Carlos Fierro y la posterior anotación que consiguiera el joven delantero.

Ahora, los abucheos de ocasiones anteriores fueron cambiados por aplausos, cánticos, gritos de ¡Chivas, Chivas!, además de algunos oles cuando el resultado ya estaba en la bolsa. También, la afición se volcó en contra de los seguidores de los universitarios, que se dieron cita en buen número, pero que en proporción a las playeras rojiblancas eran claramente superados.

De abucheos tampoco estuvo exento el zaguero de los Melenudos, Héctor Reynoso, de pasado chiva, que en cada balón que tocaba, en cada intervención que hacía, era recriminado sonoramente por la afición que en algún momento lo vitoreó.

Los gritos de ¡UdeG, UdeG! eran neutralizados en cada oportunidad, la fiesta fue completamente de los aficionados de las Chivas, al grado que las personas que portaban la playera universitaria abandonaron el recinto segundos después de que cayó la tercera anotación, obra también del juvenil Fierro.

El reencuentro culminó con el silbatazo de Paul Delgadillo, Chivas volvió a la senda del triunfo y ahora de manera significativa, en su casa, frente a un rival de la ciudad y con la afición totalmente entregada al equipo.

EL INFORMADOR / ALAN RODRÍGUEZ

Temas

Lee También

Comentarios